Burgos. Blasones Españoles. Página 34. Por D. Estéban Paluzie y Catalozella. Barcelona. 1872. Heráldica. Blasones. Escudos.
Aragón > Heráldica

Burgos. Blasones Españoles. Página 34. Por D. Estéban Paluzie y Catalozella. Barcelona. 1872. Heráldica.

Libro Blasones Españoles



Hoy me he levantado con ganas de ser una Cabecita Loca




Burgos. Blasones Españoles. Por D. Estéban Paluzie y Catalozella. Barcelona. 1872.
Burgos.

Capital de su provincia de 2.ª clase; es residencia de la capitanía general de Castila la vieja y de su silla arzobispal, cuya catedral fue restaurada en 884; es cabeza de partido judicial; tiene escuela normal, instituto, seminario y 26.030 habitantes. No se sabe cn certeza quienes fueron los fundadores de Búrgos, ni sus alrededores contienen vestigios por los cuales se pueda venir en conocimiento de la época de su fundación; pero todos los historiadores la atribuyen al conde de Castilla Diego Rodriguez por encargo del Rey D. alfonso III en el siglo IX. La circustancia de ser cabeza del condado de Castilla y morada de los reyes, contribuyó mucho a su engrandecimiento.

En 1111 se apoderó de Burgos el rey D. Alfonso de Aragón; sitiaronla los castellanos y a pesar de la resistencia de los aragoneses, tuvo que rendirse el castillo en 1112. este vino en poder de las tropas de Alfonso IV de Portugal en sus pretensiones a la corona de Castilla; sitiolo en 1475 D. Fernando el Católico, y se rindió en 1476 a la reina D.ª Isabel.

En la guerra de las comunidades, Burgos se pronuncio en primeros de junio de 1520, defendieron tan justa causa como buenos comuneros, por lo que sufrió las consecuencias como las demás ciudades. Tenía por armas antiguamente el ángel de la guarda con un castillo en la mano izquierda y la espada desenvainada en la derecha, en actitud de defenderle. Aún cuando no es fácil fijar exactamente la significación de estas armas, se cree con muchísimo fundamento que representaban ya las ideas dominantes en los primeros tiempos de la reconquista en que se ponía a las ciudades y pueblos bajo la protección de algún santo tutelar, ya que el 1.º de marzo de 884, día en que se celebra la festividad del santo Ángel de la guarda, fue en él que el conde don Diego Rodríguez ( por celos) dio principio a la fundación de la ciudad, o ya, y es lo mas probable, por ambas cosas a la vez. pero habiendo cambiado completamente las ideas, y estando en todo su vigor en siglo XIV la afición a la ciencia heráldica y a la representación por medio de ella de los hechos, fueros y preeminencias adquiridas durante la época gloriosa de nuestras guerras con los moros, fue concedido a la ciudad de Burgos por el rey D. Enrique II el escudo de armas que en la actualidad ostenta. Consiste este en un medio cuerpo de Rey coronado, en campo de gules, orlado con diez y seis castillos de oro, y al timbre una corona condal; y en un sobre escudo que contiene los lemas o motes de la ciudad, que son: en la parte superior caput castellae, a La derecha Prima voce et fide, a la izquierda cámara régia, y debajo formado suelo o peana insigna civitatis quae reger peperit et regna recuperavit. El rey coronado en campo de gules significa que esta ciudad que desde el principio fue corte y cabeza de antiguo condado de Castilla, se había convertido a fuerza de batallas y a costa de la sangre de sus hijos en Corte y Cabeza de un reino que abarcaba en aquella fecha casi las tres cuartas partes de la península española. La de los diez y seis castillos de oro representan las diez y seis fortalezas que tanto dentro de ella como en diferentes pueblos de la comarca, pertenecían a la ciudad, y en las cuales en los días de peligro ondeaba su bandera. Y por último la corona condal al timbre, el orígen y preponderancia que debía a los primitivos condes castelanos convertidos primero en independientes de los reyes de león y luego en reyes de León y Castilla.

Desde que en el reinado de D. Alfonso X empezaron a redactarse en castellano los documentos públicos, se encuentra que en todos ellos se llama a Burgos cabeza de castilla y cámara real, hasta el punto de no hallarse privilegio alguno de los concedidos en aquella y posteriores épocas en que no digan los reyes al concejo de la ciudad de Burgos, cabeza de castilla mi cámara. Con la particularidad que durante dicho reinado y el de su hijo D. Sancho el Bravo, en casi todos los documentos no se llama a Burgos, sino ciudad de Castila, cabeza del reino mi cámara. Esta circustancia tan notable y tan digna de llamar la atención de los historiadores, tuvo su orígen en que siendo el rey sabio tan aficionado, como es notorio, a las cosas de Roma, quiso imitar en castilla, lo que sucedia allí, y así como roma era conocida autonomáticamente por la ciudad Urbs y a los romanos vecinos de ella por ciudadanos ( eivis romanus sum) de tal manera que cuando se decia la ciudad, se entendia única y exclusivamente por Roma, del Mismo modo quiso, que su corte capital de sus estados, fuese también conocida con el solo nombre de la ciudad y sus vecinos con el de Ciudadanos, hasta el punto de que, a diferencia de lo que sucedia en todos los demás pueblos y ciudades de castilla y aun de la Europa entera, en Burgos eran iguales todos su vecinos; no había entre ellos la distinción tan conocida por entonces de nobles y plebeyos, todos tenían los mismos magistrados y el mismo derecho a elegirlos y aun a serlo, y hasta los moros y judíos que en todas partes tenían alcaldes apartados, y pechaban por aljamas, los de Burgos no tenían otros alcades que los demás vecinos y no pechaban, puesto que estos no lo hacían sino voluntariamente por ser ciudad libre, como entonces se decía; y así cuando alguno venía a avecindarse a ella, fuera noble o plebeyo de otra parte, al tomar la carta de vecindad perdia, digámoslo así, dicho estado y se convertia en ciudadano o vecno de Búrgos, igual en todo y para todo a los demás.

Esta prerogativa, este fuero, el mayor tal vez que se concedió en lo tiempos feudales, hizo que a Burgos, se la llamara patria común, porque comunes eran todos los derechos para el que una vez se avecinaba en ella. Cuando los reyes de Castilla, a fin de contrarestar el influjo del clero y de los grandes, concedieron a algunas ciudades y villas de su reino el derecho de mandar a las cortes sus procurradores, Burgos, como era natural, por ser cabeza de corte, fue la primera que obtuvo esta distinción, y desde entonces adquirió también la de ser la primera que se sentara, la primera que hablara y la primera que votara en el estamento de procuradores. Sin que nadie se la disputara, estuvo en posesión de esta preeminencia por espacio de cuatro siglos, hasta que en las Cortes celebradas en Alcalá de Henares en 1349, los procuradores de Toledo solicitaron para su ciudad tan honorífica distinción. Larga fue la disputa, y aun ocasionada a que las cortes se disolvieron por no querer ceder ninguna de las dos partes; pero el Rey teniendo en cuenta la costumbre establecida, el poder e influjo de esta ciudad y sobre todo el ser cabeza de su reino, zanjó la cuestión en aquella fórmula tan conocida de hable Burgos la primera, que yo lo haré por toledo; desde entonces, lo que era solo un derecho consuetudinario, vino a convertirse por la intervención del rey y de las cortas en un derecho constituido, y desde entonces pudo también ostentar con mejor razón el lema que había adoptado de de prima voce et fide. Consistía esta prerogativa en que los procuradores de Burgos no solo ocupaban el primer asiento a la derecha del Presidente, sino que, cuando en nombre de las Cortes había que dirigir la palabra al Rey, era uno de ellso el que la usaba; cuando había que discutir algún punto de importancia, eran ellos los primeros que sobre el hablaban, y cuando había que votarle, eran ellos también los primeros que votaban. Finalmente el insigne civitatis que reges peperit regna que recuperavit manifiesta como título glorioso que estas son las armas de la Ciudad madre de reyes y reconsquistadora de reinos, aludiendo el primer estremo ( quae reges peperit) a que Burgos fue el punto en que nacieron y residieron los condes de Castilla, cuya estirpe dio origen a la de los monarcas que después vinieron a reinar y aun reinan en toda España, por lo cual se llama esta ciudad madre de todos ellos, y en el segundo ( regna que recuperavit) que de ella arrancó, puesto que los condes y especialmente Fernan Gonzalez fueron os que la dieron vigor e impulso, la reconquista de los estados musulmanes de Toledo, Córdoba, Sevilla, Murcia y Granada, es decir, la reconquista de la mayor parte del territorio que poseyeron los árabes en España, por lo cual se la aplica el dictado de reconquista o restauradora de reinos.

Los títulos que los reyes de Castilla concedieron a esta Ciudad y que ha ostentado y ostenta en todos sus documentos solemnes son: los de muy noble y muy leal ciudad de Burgos, cabeza de castilla y cámara de S. M.

Cuando los privilegios y demás documentos oficiales se escribían en latín, los reyes no daban título alguno a las ciudades a quienes se dirigían, pero desde que como queda dicho, el rey D. Alfonso el Sabio mandó que se escribieran en castellano, empezaron a darse los que a cada una correspondían. Desde entonces, pues, se dio a Burgos los de Noble y ciudad, cabeza de castilla y cámara real. Su nieto D. Fernando IV., queriendo premiar la fidelidad que Burgos le guardó durante su turbulenta minoría, en ue los parciales de los Infantes la Cerda, protegidos por las fuerzas de Aragón pusieron mas de una vez en peligro su Corona, y los esfuerzos que hizo para arrojarlos de toda esta comarca, conquistar a viva fuerza a Lara y Villafranca, que ellos poseían, y defender a amabas villas de las frecuentes tentativas que hicieron para recuperarlas, la concedió entre otras mercedes el título de muy noble ciudad. Sabido es que al empezar a reinar los reyes católicos, les disputó la corona la hoja de Enrique IV, D! Juana ( la beltraneja) con ayuda de algunos grandes de Castilla y con el auxilio del rey de Portugall. Entre aquellos se contaba D. Luis Osorio de Acuña, obispo de Burgos y su primo D. Iñigo Lopez de Zúñiga alcaide del alcázar o castillo; el cual encerrándose en él y protegido por el Obispo, no quiso admitir a la reina Isabel cuando se presentó al efecto y se declaró contra ella en abierta rebelión. La Ciudad, por el contrario, tan pronto como supo la muerte de su hermano, la proclamó por Reina de Castilla y la recibió con el mayor entusiasmo, cuando fue a tomar posesión del castillo que el alcaide, como se ha dicho, no quiso entregarla. Ocupados los reyes en rechazar al de Portugal, que habia invadido los domino de Castilla, no tenían fuerzas con que hacer entrar en la obediencia a los rebeldes del alcázar, por lo cual encargaron a la ciudad que les pusiera sitio, y los combatiera hasta que se rindieses. Así lo hizo en efecto; los vecinos de Burgos bajo el mando del condestable de Castilla que era uno de ellos, cercaron el castillo y combatiéndole sin cesar consiguieron, aunque con inmensas pérdidas en hombre y en edificios, pues los enemigos en diferentes salidas quemaron calles enteras, y con un gasto, que según las cuentas, ascendió a cincuenta y dos millones de maravedises, apoderarse de la fortaleza al cabo de siete meses; que no menos tiempo fue necesario para conquistar un castillo tenido por inespugnable y guarnecido por gente numerosa y escogida. Semejante servicio le premiaron los reyes, añadiendo a los dictados en la ciudad el de muy leal.

Por último el emperador D. carlos la concedió que se llamara muy mas leal, en recompensa de los muchos y relevantes servicios que prestó cuando los franceses invadieron el reino de Navarra en 1523, en cuya época, siendo muy escasas las fuerzas reales para rechazarlos, la Ciudad formó un cuerpo de mil infantes y doscientos gastadores, con el cual tomó parte en la famosa batalla de Pamplona, y poco después en la toma de Fuenterravia ocupada por los mismo, gastando en la manutención de dichas fuerzas mas de tres millones de maravedises.

Entre las muchas aciones de guerra habidas en esta provincia durante la guerra de la Independencia, las principales son:

Burgos el 10 de noviembre de 1808 contra el general Lasalle.

Burgos el 5 de noviembre de 1811 y 19 de septiembre.

Burgos el 18 de septiembre de 1812 contra el general Du Breton.

Belorado el 22 de noviembre de 1810 contra el general Roquet.

Celada 23 de octubre de 1812 contra el G. souhan.

Espinosa 10 y 11 de noviembre de 1808 contra el duque de Bellune.

Medina 14 de junio de 1808 contra el general Bessieres.

San quirce 5 de mayo de 1813.

En los trastornos civiles ocurridos desde aquella época, ha acreditado Burgos su ilustración y dignidad sin que tenga que lamentar las escenas desagradables acontecidas en muchos pueblos. Su ayuntamiento disfruta el tratamiento de Escelencia.



Índice del Libro Blasones de España

Página inicial.
Objeto de esta obra.
Preliminar.
Advertencia.
Armas Reales de España.
Albacete.
Alicante.
Almeria.
Avila.
Badajoz.
Barcelona.
Bilbao.
Burgos.
Caceres.
Cadiz.
Castellón de la Plana.
Ciudad Real.
Cordoba.
La Coruña.
Cuenca.
Gerona.
Granada.
Guadalajara.
Huelva.
Huesca.
Jaen.
León.
Lerida.
Logroño.
Lugo.
Madrid.
Malaga.
Murcia.
Orense.
Oviedo.
Palencia.
Palma.
Pamplona.
Pontevedra.
Salamanca.
Santa Cruz de Tenerife.
San Sebastian.
Santander.
Segovia.
Sevilla.
Soria.
Tarragona.
Teruel.
Toledo.
Valencia.
Valladolid.
Vitoria.
Zamora.
Zaragoza.



 

Heráldica.

 

Conceptos en orden alfabético sobre Aragón desarrollado en Pasapues ademas de

Una colección de imágenes que atesoran años que documentan los pueblos de Aragón; con muestras de fotografías e ilustraciones de la Virgen del Pilar.
Puedes documentarte con algunas publicaciones sobre Aragón.
y añadir a tu visualización unas imágenes de San Jorge Patrón de Aragón.

Tienes una invitación a recorrer la Provincia de Zaragoza.

La defensa de la naturaleza aragonesa es soportada por la asociación Ansar.

Todo el mundo está en las fotografías de Jesús Antoñanza.



Aragón en datos | Aragoneria | Mapas | Documentos | Naturaleza



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2020 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Actualiza la información que consideres obsoleta informanos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.