Los Tres Reinos de la Naturaleza. Página 14. Tomo 6. Zoología. Invertebrados. Museo pintoresco de Historia Natural.
Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la naturaleza > Tomo 6

Los Tres Reinos de la Naturaleza. Página 14. Tomo 6. Zoología. Invertebrados



Hoy me he levantado con ganas de ser una Cabecita Loca


mes de agosto, no se abren hasta abril del año siguiente. En ciertas circunstancias podemos adivinar hi causa que apresura ó retarda la abertura. Por ejemplo, entre los Lepidópteros que hacen varias puestas al año, las que tienen lugar en el verano producen las orugas muy pronto, mientras que las de otoño no dan las suyas hasta la primavera del año siguiente. Es claro que la diferencia del calor atmosférico del estío y del otoño es el medio de que se vale la naturaleza para apresurar la abertura de unos y retardar la de los otros; pero la causa primera es que las orugas que nacieran en otoño perecerían por falta de alimento, mientras las del estío le tienen abundante y seguro.

El hombre puede modificar en esto algún tanto el plan de la naturaleza, apresurando ó retardando la rotura por medios artificiales. En ciertas comarcas de Oriente donde se hace la cria de los gusanos de seda que no se obra naturalmente hasta al cabo de seis semanas, las mujeres los llevan en el seno, y adelantan mucho aquel término. El retardo es mas difícil de conseguir y en ciertos casos imposible. Cuando el calor atmosférico ha llegado á cierto grado, en vano se colocarían los huevos en cuestión en un lugar fresco, pues aseguran algunos que se abren en una nevera en el mes de junio.

En el estado de huevo, pueden los Insectos experimentar sin morir una elevación ó un descenso extraordinario de temperatura, cuyos límites sin embargo no son exactamente conocidos. Habiendo vuelto á la vida ciertas larvas después de haber sido heladas y convertidas por el frío en una masa sólida, se puede deducir que lo mismo sucede con los huevos. En cuanto al calor se puede sacar una conclusión análoga de los lugares en que ciertos insectos depositan los suyos. Los melasomos por ejemplo, que habitan principalmente las comarcas mas áridas y mas abrasadoras de ambos continentes, los colocan á cierta profundidad en las arenas en que el termómetro de R. se eleva á mas de 70 grados durante el calor fuerte del día. Sabido es por otra parte, la temperatura extrema á que es necesario someter las colecciones anatómicas infestada de Insectos destructores, cuando se quiere destruir no solo los individuos perfectos sino los huevos que han puesto.

La falta de aire es mas fatal á los insectos que el frió ó el calor. Spallanzani ha hecho abortar algunos colocándolos bajo el recipiente de la máquina neumática y haciendo el vacio, aun cuando existían todas las demás condiciones necesarias á su desarrollo. La oxigenación es tan importante para los Insectos como para los demás animales; en los huevos de las abejas antes de su salida del ovario se ha descubierto una redecilla formada de una multitud de vasos aéreos ramificados en su superficie, y es muy probable que exista también en los huevos después de puestos, aunque entonces sea invisible. La naturaleza ha dispuesto también otros medios, pues siendo porosos los nuevos de los insectos, cuando están adheridos á la superficie de las plantas, ó encerrados en el interior de los tallos y de las hojas, se encuentran en situación muy favorable para la absorción del oxigeno; es probable también que la sustancia gelatinosa que cubre los huevos acuáticos sirva para el mismo uso, asi como el capullo que envuelve los de los Hidrófilos.

Los insectos tienen sus enemigos en el estado de huevo, como en los otros tres; un Icneumón pequeño, llamado por esta razón Icneumón de los huevos (I. ovulum) por Linneo, destruye un gran número, y quizá no será el único en su tribu que lo haga asi; algunas especies horadan un huevo con su taladro é introducen allí el suyo.

La cantidad de huevos destruidos de esta manera es inmenso y si se añade á esto que tienen enemigos hasta en las larvas de su misma especie, que cuando

que sigue el embrión dentro de su envoltura, apenas es conocida, y no podemos juzgar de ella sino por analogía con lo que pasa en los nuevos de las aranas que han sido objeto de curiosas observaciones. Bajo la primer cubierta de que hemos hablado, se observa una película finísima, que algunos anatómicos han considerado como análoga al corion y al amnios del feto de los mamíferos, mientras que otros consideran la envoltura exterior del huevo como correspondiente al corion, y los despojos sucesivos de la larva al amnios. La membrana en cuestión cubre un fluido blanquecino, cuya naturaleza no está aun determinada, pero que sin duda tiene por objeto desarrollar los órganos del embrión. Cuando el huevo acaba de ser puesto, no se distingue en él mas que este fluido, sin señal alguna de otras partes. El primer cambio que se opera en los Coleópteros en particular, es la aparición de dos puntos que según Swammerdam son los rudimentos de las mandíbulas y de los estigmas; en seguida se hacen visibles la forma general del embrión y sus miembros, y por último cuando todas sus partes se han consolidado y son propias para la locomoción, rompe la cubierta del huevo inflando su cuerpo, despliega sus miembros unos después de otros y comienza una nueva vida.

Esta laboriosa operación se ejecuta de diferentes maneras; en general cuando la concha del huevo tiene cierta dureza, la larva se abre paso royendo con sus mandíbulas la parte mas cercana á su cabeza, lo que le cuesta algunas horas de trabajo cuando la concha es muy dura. En muchos casos sin embarco, la naturaleza na ahorrado esta pena á la larva, poniendo en el huevo una especie de ventanilla ó casquete, que aquella no tiene mas que levantar para salir. Este mecanismo existe en los huevos de un aran número de Lepidópteros diurnos y nocturnos, del miojo común, etc.

La época de la abertura del huevo depende del momento en que se ha terminado la absorción de todo el fluido por el embrión, pero esta absorción depende á su vez del mayor ó menor calor de la atmósfera, á cuya acción esta sometido. Hay sin embargo casos en que el calor necesario al desarrollo de la larva tiene otro origen; asi los huevos de los Estros son calentados por el cuerpo del animal á quien los confió la hembra. El orujo en fermentación, el estiércol, los vegetales descompuestos, en que depositan sus huevos el Oryctes nasicornis, los Ateuchus y otros, producen un calor artificial que les es favorable, y en fin los huevos ó mas bien las ninfas de la Nycteribea, de la Golondrina, depositados por la hembra en el nido de esta ave, son calentados por ella al mismo tiempo que los suyos.

La incubación de los huevos tiene lugar en los insectos aunque Fabricius haya sentado como principio el hecho contrario. La Forfícula hembra incuba los suyos y es probable que suceda lo mismo con la Pentatoma grísea que cuida á sus hijos como la gallina á sus polluelos.

El calor atmosférico no es aun la única causa que determina la época de la rotura del huevo. La mayor ó menor dureza de la cascara; y tal vez algunas diferencias en la naturaleza del fluido que contiene, ocasionan el que entre muchos huevos expuestos á la misma temperatura unos se alzan mucho mas pronto que otros. Asi los de la Hosca carnicera que están cubiertos de una ligera membrana, se abren á las veinte y cuatro horas, y según algunos á las tres ó cuatro; los de las Abejas y otros insectos en tres dias; los de la Coccinella bipunctata en cinco á seis dias; los de los Grillos en un mes: los huevos de los Bombgx neustria y castreusis, que por el contrario están cubiertos de una cascara dura, no se abren sino el cabo de nueve meses, y aun los de otro Lepidóptero (Liparis dispar), puestos en el



Índice de páginas y de contenidos,
Índice de ilustraciones.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza.

Copyright 1996-2020 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada dinoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.