Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 5

Zoología. Peces. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 5. Página 310.



Vinos Divertidos : Colección Wine Animals


do en el dorso, ligeramente comprimido en los costados, y grueso y cilindrico cerca dla cola detrs de la segunda dorsal. Su altura en las pectorales est siete veces contenida en la longitud total, y el grueso cerca de ese sitio compone la mitad de la altura. En el nacimiento del trozo de la cola, mas all de la dorsal y de la anal, su grueso iguala la altura y se encuentra contenidoquince veces y media en la longitud total.

En esa misma est representada cinco veces y un tercio la de la cabeza: ei hocico es comprimido, pero redondo y obtuso por causa de su grueso en las dems dimensiones. Estando cerrada la boca excede la mandbula superior un poco la inferior. El ojo es de un regular dimetro y perfectamente redondo; el crculo de la rbita est colocado bajo la lnea del perfil sin interrumpirla; su dimetro es el quinto de la longitud de la cabeza, y no dista del otro ojo mas que una vez y media la longitud de ese dimetro. El semicrculo posterior est bordeado de poros profundos, cuyas aristas de separacin son de naturaleza crnea. La porcin anterior del crculo est rodeada de una piel angosta y cubierta de finsimas granulaciones, delante de la cual se ven tambin algunos poros, pero no tan profundos , ni aparentes como los otros. Entre los tos, el extremo dei hocico y el borde de la mandbula superior hay un ancho espacio triangular, en cuya base existe un suborbital oculto bajo una piel gruesa y cubierta de speras granulaciones , que vistas con el lente aparecen dispuestas en sutilsimos

i filetes unidos entre s y muy numerosos. Remntanse estas asperezas hasta la extremidad del hocico y se extienden sobre el crneo un poco mas all de los

I ojos. Tambin se ven algunas en la porcin visible y horizontal de la mandbula inferior. El suborbital es grande, delgado y cubre al estar cerrada la boca al maxilar y la mayor parte del intermaxilar. No tiene dentelladura alguna, ni sinuosidad, en el borde del suborbital; lo dems del hueso se percibe al tacto, y uo tiene movilidad. Las ventanas de la nariz estn situadas tan arriba del perfil que pueden verse al mirar el vrtice, y la lnea trazada de la una la otra es oblicua respecto al perfil del hocico. Ambas aberturas

, son redondas, bastante grandes y hundidas, y la an-

I terior es la mayor de las dos.

Propiamente hablando no tiene labio mas que en la mandbula superior: dicho labio es alto y forma una especie de rodete carnoso que se remonta un poco

! sobre el hocico entre los dos suborbitales; pero ni es grueso, ni movible y oculta enteramente los dientes de aquella mandbula. Cuntanse veinte y cuatro veinte y cinco de estos en cada uno de los lados, y

! son sencillos, cnicos y algo encorvados hacia atrs:

! su punta parece ser mas dura y est teida de un

, color rojizo: estn ademas poco adheridos al hueso, y en casi toda su longitud permanecen envueltos en el rodete carnoso formado por el borde interno del labio al travs del cual salen. No deja de presentar, siu embargo, todo este conjunto alguna semejanza con lo que se ha observado en los mgiles. La mandibula inferior presenta una conformacin

i nica en los peces. Cada una de sus dos ramas es muy delgada, pero tan alta que hacia el centro la altura iguala la mitad de la longitud de la mandbula: el borde en que estn situados los clieutes est encorvado en forma de arco, cuya convexidad mira al paladar , y como las dos ramas se aproximan por una de las extremidades de este arco convexo resulta que la altura del snisis no llega la tercera parte de la altura de la rama. La extremidad articular es mas alta, casi el doble de la anterior. El borde inferior es horizontal y al estar cerrada la boca se oculta enteramente en lo interior, de manera que no se ve mas que la porcin horizontal y plana de la rama de la mandbula, la cual da entonces este rgano un as-

Su cuerpo prolongado en forma de huso, las crestas salientes que se observan en cada lado de su cola, la disposicin de las espinas de su dorsal, y hasta la forma y situacin de los dientes de los palatinos y su prolongamiento en figura de lanceta , son una combinacin de caracteres anloga la que presentan muchos escomberoideos; pero las ventrales estn situadas detrs de las pectorales como las de los mgiles, y esta circunstancia les da el carcter de abdominales.

No es solo esa particularidad la que tuvo presente Mr. Cuvier al aproximar este singular pez los mgiles. El maxilar delgado y oculto bajo el borde anterior del suborbital, y el grueso del labio superior que forma una prominencia sobre el hocico dan este pez tal semejanza con la familia de los mgiles, que no pudo pasar desapercibida de muchos antiguos observadores.

En efecto Cuvier conoci que Rondelet habia obrado en este sentido al presentar un diseo bastante mediano, copiado, como el mismo lo dice, de un individuo que le fue comunicado en Pisa por un tal Portius Porcio, hombre que segn Rondelet se distingua por la estension de sus conocimientos y ilustracin.

Es sensible que el ictilogo de Montpeller no hubiese entrado en mas detalles acerca de este pez. Parece que el individuo que tuvo ocasin de observar estaba en mal estado de conservacin, y asi se explica el no haberle visto Rondelet mas que siete ocho espinas en el dorso, y el haber incurrido un ictilogo tan distinguido en el error de incluirlo entre los mgiles , puesto que le dio la denominacin de mugil niger.

Salviani, contemporneo de Rondelet, no hace mencin de este pez al hablar de los de Roma; pero posteriormente encontramos un diseo suyo en Aldobrando con el ttulo de corvus nilolkus. Este fue el nombre con que se lo remitieron; pero el autor no da ningn otro detalle por donde se pueda justificar que el ejemplar proceda de las costas de Ejipto. Tuvo tambin Aldobrando la idea de compararlo con el mgil, como Rondelet. El diseo que con este motivo present y que por su tamao se aproximaba mucho al natural era mas exacto que el Rondolet.

Gesner segn su costumbre reprodujo el artculo de este ltimo sin la menor alteracin. Causa admiracin y demuestra cuan raro debe ser este pez la circunstancia de no hacerse mencin de l en la ictiologa de Nisa. Mr. Risso lo describi en la primera edicin de esta obra publicada en 1810; pero desgraciadamente present pocos detalles, y el diseo que present es aun mas imperfecto que la descripcin.

Teniendo sin embargo presente uno de los caracteres mas notables de este pez se vali de l para formar el gnero tetagronuro. En la segunda edicin estableci una familia para ese gnero nico con el nombre de tetragonuridos. Esto es lo nico que el infatigable ictilogo de Niza aadi lo que habia dicho en su primera edicin, y en realidad lo aadido era de poca importancia. Mas adecuado los principios de historia natural hubiera sido dejar ese gnero entre los mgiles, que reunir bajo el nombre de mu-giloideos en una sola familia estos ltimos los apo-gones, y los pomtomos. A pesar de eso la ciencia debe mucho Mr. Risso, pues l fue quien dio conocer la procedencia y algunas de las costumbres del telragonuro.

El no hacerse mencin de este pez en las obras de Mr. Ralinesque, ni en la Fauna italiana del prncipe Musignano, ni existir ejemplar alguno en las colecciones de Mr. Savigny, acaba de demostrar lo muy raro que debe ser en las aguas del Mediterrneo.

El tetragonuro tiene el cuerpo prolongado, redon-