Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 5

Zoología. Peces. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 5. Página 298.



Hoy me he levantado con ganas de ser una Cabecita Loca


298

sin embargo, pasar desapercibidas del naturalista.

Lo difcil es poderlas expresar con palabras: tal vez podra conseguirse empleando trminos comparativos; pero lo que al parecer es casi imposible ser el hacer de manera que cada especie pueda ser conocida por parte del que no podr verlas sino aisladas.

mgil liza.

(Valenc.)

El primero de estos mgiles americanos, que segn parece es el que llega mayores dimensiones tiene el cuerpo prolongado: su cabeza est comprendida cinco veces en la longitud total, y la altura en el centro casi seis. La altura de la cabeza cerca de la nuca no compune mas que los dos tercios de su longitud. Lacurva de su preoprculo es-menos arqueada que en las dems especies y desciende mas vertical-mente. La membrana adiposa que rodea su ojo es gruesa y se extiende en un grande espacio. El ngulo posterior de su suborbital presenta una truncadura oblicua; y su lengua y paladar tienen la misma organizacin que la de nuestro cfalo.

El color de este pez, segn las descripciones de los seores Ple y Poey, es azulado en el dorso y blanco en el vientre: ni uno ni otro observador hablan de lineas laterales.

Se han visto individuos de esta especie procedentes del Brasil de un pi de largo; pero puede afirmarse qu los hay muchomayores, pues se encuentran hasta de dos pies y medio de longitud en la coleccin de mon-sieur Ple. Los espaoles damos este pez el nombre de liza, que es el que en Ibiza se aplica al mgil de ruesos labios, y todo el gnero en comn en Cerea. En Francia lo llaman carmot, mas bien ca-mol, palabra que tal vez se deriva de camus (chato), bien de cabot, nombre que se da al cfalo capitn en varias de las costas francesas.

De Surinam se han recibido ejemplares de la misma forma, pero mas pequeos, y sin presentar en el estado de conservacin en que se hallaban, lneas pardas; por lo cual no puede basta ahora decirse si esa diferencia depende de la edad, es mas bien signo caracterstico de otra especie.

Tambin se han tenido la vista individuos procedentes de Cayena remitidos por Mr. Frere con la denominacin de mulet, y de Buenos Aires, en donde se les da el mismo nombre que en Espaa.

De estos dice Mr. Orbigny que suelen remontarse en invierno por el rio de la Plata basta Buenos Aires presentndose en bandadas y dejndose coger con redes sobre fondos de arena. Es uno de los mejores peces y su longitud llega desde un pi y medio dos.

Se sabe tambin que suele subir por los rios de la Martinica y que en Maracaibo es uno de los peces | mas comunes en la parte norte del lago. Aprcianlo en aquel pas como uno de los manjares mas agradables y lo mismo sucede en Puerto-Rico.

En los rios de Cuba suelen coger individuos de esta especie de diez y ocho mas pulgadas de longitud y que veces suelen pesar basta doce libras. Es muy abundante pero traga con dificultad el anzuelo, sin duda porque no tiene aficin nutrirse de alimentos slidos.

Cuando las lizas han llegado ya su mayor dimensin , pierden su nombre primitivo y son llamadas lebrancas.

Hay motivos para creer que Margrave describi este mgil prolongado bajo el nombre de hurder (pastor) que es el que en Holanda se da los mgiles en general , aadiendo ademas un mal diseo que volvi reproducirse en la obra de Pisn con la denominacin de parati, del cual habl tambin Margrave como de un mfjgil, pero sin acompaarlo de diseo.

Esos parati de Pisn se pescan en grande abundan-

cia en los estanques de agua salada y su carne fresca preparada con sal sirve de grato manjar, llegando a ser tan crasa durante la estacin de las lluvias, que no necesita de ningn otro condimento para ser comida.

Aade Margrave que la carne de dichos peces suele ser objeto de grandes saladuras y que se los coge con redes, de las cuales procuran escaparse como los mgiles de Europa.

mgil curema.

(Valenc.)

Esta segunda especie procedente del Brasil aunque tambin es conocida en la Martinica con el nombre demuef, se compone de individuos proporcional-mente mas altos: su cabeza, que tambin sigela misma proporcin, es algo mas angosta y su oprculo mas ancho deadelante atrs. En este sentido ocupa los dos quintos de la longitud de la cabeza y la especie anterior no ocupa mas que un tercio.

Distingese particularmente por su segunda dorsal y por su anal cubierta de escamas, cuyo nmero entre el oido y la caudal es tambin treinta y cinco treinta y seis, extendidas en una lnea longitudinal. El suborbital presenta una forma truncada y con den-telladuras en su extremidad : el vmer carece de la cavidad que se nota en el cfalo: su lengua est cubierta de fuertes asperezas , que no es posible distinguir en el paladar particularmente en su parte anterior.

El color del individuo conservado en alcohol, parece haber sido plateado con algunos reflejos amarillos, y no puede decirse que haya tenido ninguna linea parda. Su caudal est bordeada de negro.

El individuo que posee el gabinete de Pars no tiene mas que de nueve diez pulgadas de longitud, pero en la coleccin de Mr. Ple ios hay de n pi y quince pulgadas.

Esta es ta especie que Mr. Desmarets ha hecho representar en el Diccionario clsico de Historia natural con el nombre de mugil Gaimardianus; pero el colorido con que all la han representado es demasiado pardo y demasiado uniforme.

Tambin se han recibido ejemplares remitidos de Cuba y de Bahia, cuya especie debe indudablemente referirse el mugil brasiliensis de Spix, aunque el negro de su dorsal est poco expresado.

Este curcma , dice Margrave , habita en el mar; su carne es muy crasa y se come cocida asada sin aceite ni manteca. Consrvanse grandes cantidades de estos mgiles salados, desecados al sol bien sumergidos en una fuerte salmuera. El mejor bocado de todo su cuerpo es el vientre, pero Pisn hace notar que despus de haberlos tenido mucho tiempo en sal suelen ponerse rancios. Con sus ovarios acostumbran en el Brasil hacer un condimento igual al de Europa.

Sus costumbres son absolutamente las mismas que las de los mgiles de nuestros mares , y los dos observadores que se acaban de citar los han visto con frecuencia escaparse de las redes dando enormes saltos.

mgil de las rocas.

Diferenciase esta especie de las anteriores, en que sus labios son mas delgados, en que carece de mancha en el ngulo de la pectoral, y en que el borde de la caudal apenas est teido de negro.

Existe esta especie en el Brasil, en Surinam, en el golfo de Mjico, en Cuba, y se sabe que suele avanzar basta el Norte de New-York. Su dimensin no pasa de siete pulgadas',