Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 5

Zoología. Peces. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 5. Página 272.



Vinos Divertidos : Colección Vintage


GENERO TRAQUIPTEROS

Los peces reunidos en este primer gnero son aun mas delicados, si esto es posible que los gimnetros, y solo en individuos muy jvenes es posible observar los caracteres en toda su integridad: este es el motivo de que para componer la descripcin siguiente, se haya preferido el ejemplar que al parecer se hallaba mas inmediato la poca del nacimiento.

traquipixro de espinla.

(Valenc.)

Este nombre tan clebre en la historia militar y poltica del siglo XVII, pertenece tambin a un sabio naturalista , Agustn Espinla , cuva memoria nos es muy grato consagrar esta especie, mayormente debindole el mas perfecto ejemplar de uno de sus individuos.

Su longitud es de dos pulgadas y tres lneas sin contar su caudal; su aspecto es igual al de una tira de tis de plata y terminar en punta.

Su altura est cuatro veces contenida en su longitud , y todo l es delgado como un papel algo grueso. Domina la linea de su dorso basta por encima del ojo y luego desciende rpidamente para formar el perlil. La longitud de su cabeza es casi igual la altura y est cinco veces representada en la longitud. En el vrtice de la cabeza, es decir, en la extremidad anterior de la nuca presenta una aleta, mas bien un lbulo de aleta que se eleva una altura igual ala mitad de la longitud del cuerpo y est sostenida por siete sutiles radios: inmediatamente detrs de esta sigue la dorsal ordinaria, que se enlaza con esta especie de penacho por medio de una membrana, no ex-tando separada de l mas que por una profunda escotadura ; de manera que en todo rigor no puene decirse que sean dos aletas distintas. Esta dorsal se estiende sobre toda la longitud del dorso exceptuando solamente el pequeo extremo de la cola, la altura media es la mitad de la del cuerpo y acaso algo menos, y en ella se cuentan ciento treinta y siete radios, que unidos los del penacho formaran la suma de ciento cuarenta y cuatro; pero es muy difcil distinguir bien los ltimos, ni asegurar si hay algunos mas. La cola es muy delgada y presenta, no en su extremidad, sino en su borde superior, una

ATURAI.EZA.ZOOLOGA, ateta dirigida oblicuamente baca arriba que tiene m"8 de la mitad de la lonjitud del cuerpo y est sostenida por siete dbiles radios. El extremo misinodela colaque al parecer constitnye un segundo lbulo de la cauda' no tiene mas que cinco pequeos radios, cuyo superior no llega la dcima quinta parte de la longitud de la aleta : van estos radios creciendo un poco hasta el inferior que viene ser un (lamento de la cuarta parte de extensin de la misma longitud; bajo el borde de la cola, y delanle de este filamento se ve una espina pequea y encorvada hacia atrs.

Las pectorales son muy cortas y apenas componen la dcima cuarta parte de la longitud total: sus rauios son once.

Las ventrales adheridas bajo las anteriores representan dos tercios de la longitud del cuerpo y son tan dbiles, y sus radios tan sutiles y blandos que desde luego se comprende la facilidad con que pueden ser destruidas. Su espina es cinco veces mas corta que sus radios blandos y se echan ya de ver en ella los pequeos aguijones que la erizan.

Tambin se v;n parecer ya dos manchas negruscas al travs del hermoso color de plata que brilla en todo el pez, ambas cerca de la linea dorsal: el primero en el tercio anterior de la longitud , y la segunda pasa por el centro.

traquipteros de eonelli.

(Trachgnkrus crislatus BonelJ

El traquiptero representado por Mr. Bonell si bien presenta muchos puntos de contacto con el anterior, no parece que pertenezca la misma especie. Su conservacin no estaba en proporcin con su volumen , pues ya contaba veinte y una pulgadas de lon-gilud. Habia logrado tambin conservar aquel naturalista su individuo el penacho de la nuca y sus ventrales en disposicin que aun tenan el primero la cuarta parte y los dems la quinta de su longitud. Todas las dems aletas estaban dispuestas como en los ejemplares anteriormente descritos, excepto todos los pequeos radios del lbulo inferior de la caudal, y que el ltimo de estos lilamentos era tambin algo mas largo.

traquiptero hoz.

(Valenc)

En pos de esos pequeos traquipteros en que el nmero de los radios dorsales (comprendiendo ambas) no llega ciento cincuenta, falta hablar de los que tienen desde ciento sesenta ciento ochenta.

Se han observado diez individuos de esta especie desde tres pies de longitud hasta cuatro y medio enteramente parecidos por su consistencia y sus manchas, pero diferentes por lo relativo las proporciones y detalles hasta el punto de poder formarse con ellos tres especies por lo menos tres variedades pronunciadas.

Siete de aquellos individuos conservaban su caudal; tres sus ventrales enteras, y solo uno su penacho de la nuca; pero en todos aparecen restos, es decir, raices de los radios que compusieron las aletas, de manera que no puede dudarse en considerar esas ventrales y ese penacho como caracteres genricos.

Describiremos por de pronto la especie que tiene mas altura con relacin su longitud. La altura de la nuca , que se eleva sobre la cabeza est representada cinco veces y un cuarto por la longitud total no incluyendo la caudal. La cabeza, al retirrsela boca forma un rombo cuya diagonal vertical es algo superior la horizontal. El grueso en medio de esta altura es en los individuos procedentes de Sicilia y Crcega, constituye su novena parte. El dorso y el vientre siguen disminuyendo de manera que sus bordes vienen a ser

rosamente hablando, podrid entenderse tambin dicho por los grandes gironetros cuando han llegado al caso de perder sus aletas , tanto mas, cuanto que su forma corresponde perfectamente con el nombre de iwnia, esto es , cinta.

El epteto de blandos que Opiano da los tsnias, j podra convenir tambin estos peces; mas por otra parle se cita un pasaje de Speusippo en Ateneo, que j dice que el tcenia es semejante al lenguado y la barbuda , y otro de Epicarmis en que se presenta este pez como un manjar delicado, cuyas circunstancias no se avienen de ningn modo con nuestros traquipteros. En efecto, el testimonio de Risso conlirma el de Belon , y asegura que su carne es mucosa y se descompone prontamente , diciendo ademas en su nueva edicin que es blanda inspida.

Las costumbres de estos peces parecen ser solitarias, pues generalmente habitan en la profundidad de los mares; sin embargo los individuos jvenes se acercan durante la primavera la orilla , y los mas grandes solo alguna que otra vez. Uno que Mr. Nardo describi , fue cogido flor de agua en el puerto de Chioggia. tiempo de ir persiguiendo unos pececillos. Mr. Laurillard adquiri los individuos, cuya descripcin va leerse en la playa de Niza, durante iguales circunstancias.