Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 5

Zoología. Peces. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 5. Página 271.



Hoy me he levantado con ganas de ser una Cabecita Loca


ICTIOLOGA o TRATADO DE LOS PECES. 271

dor de piala ilc su piel, los hermosos colores ile su* aletas, y el tamao que llegan algunas de sus especies , los hacen muy dignos de atencin.

El nombre gymnetros fue compuesto por Bloch para designar peces de ventrales de un solo radio y sin anal, y en efecto el gnero que se aplica tiene toda la regin comprendida entre el ano y la caudal , toda la parte inferior de la cola desprovista de aletas y hasta de las pequeas espinas que las representan e los triquiuros.

En este mismo sentido ide Brnnich la palabra gimnogaster para el hogmar de Islandia , pez que se acerca bastante los que se han designado con el nombre de gimnelros; pero el gnero que ese toa-mar gimnogastro pertenece , y que se diferencia particularmente de los gimnetros por sus ventrales compuestas de muchos radios, habia sido muy bien caracterizado por Gouan bajo el nombre de traquipte-ro, que es el que se le da tambin en esta historia.

Por el estado de mas menos mutilacin en que cada autor los ha visto, se les han asignado nombres diferentes. Rondelet y Belon hablaron de ellos casi un mismo tiempo, presentando diseos que nadie podra adivinar que pertenecan un mismo gnero, ni siquiera una misma especie, sin embargo de que asi era en efecto.

El falx benetorum de Belon, de que Gouan compuso en 1770 su gnero Traquiptero, adoptado en seguida por Forster, por Bloch, y que posteriormente se ha convertido en el Cepola trachyptera de Gmelin, no se diferencia del tenia altera de Rondelet, sino en estar el primero representado con el hocico extendido, en tener todava completas sus ventrales y caudal, y en haber exagerado los tubrculos de su lo ventral.

Puede tambin creerse que el taenia prima del mismo autor, convertida en el cepola tenia de Linneo, es tambin un gimnetro, privado como suele suceder casi siempre de sus aletas ventrales.

No pudiendo Linneo formarse una idea exacta de los caracteres distintivos de estos peces con arreglo las incompletas descripciones que habian dejado los anteriores naturalistas, se desentendi de ellos en su Sistema natural, y sus discpulos se fueron paulatinamente olvidando de su existencia ; de manera que cuando tuvieron ocasin de ver algunas de sus especies no descritas, les impusieron nuevas denominaciones.

Asi lo hicieron Olafsen, Powelsen y Brnich, quien sigui Bloch estableciendo su gnero bogmarus y su especie de bogmarus islandicus.

Habiendo tenido ocasin Mr. Risso, al publicar la primera edicin de sus obras de ver un traquiptero que conservaba sus ventrales, y no habia perdido mas que su alta aleta de la nuca, lo consider como un gimnetro, y lo denomin gimnetro cepediano, pero el diseo que present de este pez , aunque en realidad era superior los anteriormente publicados, careca de exactitud por lo tocante la caudal. En la segunda edicin , el mismo autor aadi otra especie, denominndola longiradiatus, y de la cual se hablar en esta historia entre los gimnetros: en seguida continuacin de estos coloc un bogmaro, al cual dio el nombre de bogmaro de Aristteles, y que en concepto de Valenciennes y de los naturalistas del Norte, no es mas que un traquiptero privado de sus ventrales, y de la aleta de la cola.

El individuo observado por Gouan, y que sirvi de base la descripcin genrica de su traquiptero, conservaba al parecer sus ventrales y su caudal; pero careca de la aleta de la nuca: asi por lo menos puede presumirse de la circunstancia de 110 haber hecho mrito de ella en su descripcin , que por otra parte es muy exacta.

Otro tanto debi suceder Mr. Ralinesque al des-

cribir y dibujar su arqyctius qiindrimaeulatus, que luego le sirvi para establecer su vigsimo tercio r->-den igimnclridi, los gimnetros, dejando pesar de eso en su vigsimo segando el cepola tracliypera de Linneo.

El difunto Mr. Bonnelli fue entre todos los naturalistas , el que tuvo ocasin de ver uno de estos peces en el estado mas cercauo su perfeccin.

No se ocult Mr. Valenciennes que muchos naturalistas consideraran como una extraa paradoja el que sostuviera que el trachyptcrus cristatus, no se diferencia genricamente del epidermus maculatus, del cepola trachyptera , del aryyetius quadrimacu-lalus, del gimnetro cepediano, ni del gymnogasetr arclicus, dependiendo nicamente eslas denomina-" cinos del diverso estado de conservacin en que se hallaban los individuos observados; pero ocurri el continuador de esta historia semejante observacin, diciendo que su opinin se fundaba en una serie de investigaciones practicadas sobre individuos que haba tenido la vista, todos de diversas dimensiones, y entre los cuales no poda menos de ver una semejanza fundamental al travs de las diversas modificaciones que su estado de conservacin pareca imprimirles. Esa misma afinidad fundamental asegur haber observado entre el regalecus glerne de Ascanius, (gymne-trus remipes de Bloch), y el gymnetrusgryli de Liniiroth, etc.

Efectivamente, la separacin de los gimnetros y traqupteros, no est basada sino en la composicin de las ventrales, y en la armadura de la lnea lateral.

Podrn esas aparentes diferencias, tan extraordinarias como las que se han observado en esas numerosas descripciones explicarse, cuando se tendr conocimiento de la singular organizacin de los peces que constituyen su objeto.

Su esqueleto aunque libroso, es en todas sus partes tan tierno como el de un cicloptero; los huesos de su cabeza apenas tienen mas consistencia que el cartn mojado; sus vrtebras estn adheridas tan dbilmente entre s, que el cuerpo se quiebra meramente por los esfuerzos del individuo, como el de n ofisau-ro, como la cola de un lagarto. Sus largos radios, particularmente en la primera edad, se rompen como abujetas de cristal; su carne es tan blanda que bastan algunas horas para descomponerla, y hasta es muy difcil que su cuerpo se conserve entero en el espritu de vino. Nada pues tiene de extrao que un pez que no os muy superior por lo relativo solidez un molusco pierda por la edad, y por el inlinito nmero de accidentes que el gnero de vida le expone, esos ornamentos exuberantes y dbiles que le distinguen en los primeros momentos de su existencia.

Casi todos los peces gastan con la edad sus aletas, de manera que aquellos que en un principio las tuvieron muy prolongadas tenues, las presentan obtusas truncadas al llegar viejos. Asi se ha demostrado al hablar de los lampris y de los zeos lema.

Los traqupteros no merecen ningn aprecio como alimento. Bellon dice que en algunos puntos de Italia, les dan el nombre de pesce-colla, pez cola porque de cualquiera modo que lo condimenten siempre conserva sabor esa materia.

Rondelet habla mas ventajosamente de sus tenia, comparndolas al lenguado ; pero es de presumir que fund este aserto relirindose los autores antiguos, como si estuviera seguro que era de esta especie de la que ellos habian tratado ; por eso de all poco aade que su carne es dura, glutinosa y mal sana. No puede en realidad afirmarse que esos peces corresponden los tenia de los antiguos. Aristteles no dijo de los tcenia, sino que 110 tienen mas que dos aletas como las anguilas y los mugues del lago Sipa , lo cual signfica que carecen de ventrales, pues aquel naturalista n0 daba el nombre de aletas sino las pares. Esto rigu_