Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 5

Zoología. Peces. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 5. Página 216.



Hoy me he levantado con ganas de ser una Cabecita Loca


mas estimacin que el atn alalnnga. Aproxmase alas costas de aquel pas durante la primavera y cae con mucha abundancia en las redes atuneras. Slanlo como el atn preparndolo del mismo modo y contndolo como uno de los objetos mas importantes del comercio de aquella isla.

Segn Mr. Risso pasa por las aguas de Niza en la primavera y el otoo, y cae tambin abundantemente en las atn. ras.

No cabe duda de que este pelamis no sea, como Rondelet lo habia observado, el verdadero amia de los antiguos. En efecto, ese amia, era el nico pez de esta familia que se haya representado como feroz, y capaz de atacar otras especies mayores, cuya circunstancia conviene perfectamente al pelamis de dorso rayado por la particularidad de sus agudos djentes.

Aristteles hizo eipresa mencin de ellos diciendo; Este pez tieue el diente fuerte: se ha visto ser arrastrados diversos peces, entre otros una lamia, por idos amia. Y un poco antes habia dicho tambin: Los amias asi que ven un pez voraz se arrojan sobre l; los mas corpulentos nadan circunvalndolo y si utoca alguno de ellos los dems lo defienden. Por esta ra'on Oppiano los design con el epiteto de feroces , y dijo que cuando caian en el anzuelo rompan el sedal con los dientes.

Aun hay mas: Aristteles conoci perfectamente la forma y longitud de la vejiga de la hil: La vejiga de la hil del amia (son sus palabras textuales) est recostada lo largo del intestino, igualndolo en lon-gitud; y no pocas veces llega basta dar una vuelta.

Esos amia eran muy apreciados particularmente los de Bizancio y del Helesponto ; pues los del Archipilago no eran ya considerados como de tan buena calidad.

Cuvier crea que indudablemente no existan pela-mis en el espacio del Mediterrneo, pues habia visto individuos trados de las islas del Cabo Verde y de las costas del Brasil que en nada se diferenciaban de los de Europa. Mr. Mitchill describe estos pelamis entre sus peces de Nueva Yorck, y su descripcin est tan conforme con los individuos que Cuvier tuvo la vista que no puede caber duda acerca de la identidad de las especies.

Hay tambin en el occano Pacfico un pelamis muy arecido al de los mares de Europa, pero que sin em argo constituye una especie distinta. Esta especie, segn parece, atraviesa el mar Pacifico, pues est representada de un modo muy terminante en el impreso japons de los peces de que ha hablado ya bastantes veces.

GENERO CIBIO

(Cuvier).

Los peces de que nos vamos ocupar renen las falsas aletas de toda la tribu, y la primera dorsal larga de los atunes, dientes grandes puntiagudos, las mas de las veces comprimidos, cortantes y en forma de lanceta, un cuerpo prolongado, una quilla en los lados de la cola, y una piel uniforme y sin coselete. Este ltimo carcter los distingue de los pela-mis, los cuales, no siendo por esa circunstancia, se aproiimarian los cibios, especiamente aquellos cuyos dientes son menos cortantes. Sus palatinos y los situados delante del hueso de la nariz no estn guarnecidos mas que de una especie de atercopela-miento muy raso, semejante al que guarnece la lengua y los arcos de las agallas.

Aplicrnosles el nombre de cbios (cibium) que en la antigedad servia para designar unas veces ciertos trozos del atn, y otras una especie de ese gnero.

Hay cibios en los dos Ocanos, y muchos de ellos adquieren grandes dimensiones v son muy apreciados,

Por lo dems, el nombre tassard en francs, asi como el de sierra en espaol, parecen haber sido dados por los colonos y por los marineros franceses especies bastante diversas. Hemos visto el cibio de Commerson que no es mas que un Auxis. Aquel de que se hacen grandes pescas en las costas de Berbera , segn Duhamel, y que tiene dientes pequeos y muy finos tampoco puede ser de este gnero.

Con la denominacin de koninys-visch sucede lo mismo que con la de tassard. Los colonos holandeses del archipilago de las Indias, la han aplicado las especies del mar de las Indias mas menos semejantes las del Brasil, sin pararse examinar si las especies eran idnticas.

Hemos hablado ya del mangelang de Renard, konings-visch verde de Valentn , sea konings-visch comn de este ltimo: esos son verdaderos cibios. Tambin lo es el konings-visch de Nieuhof, copiado por Villughby, cuyas manchas longitudinales sobre dos lneas parecen sin embargo indicar una especie particular. Pero Valentn dio un diseo que designa con el nombre de poisson-de-roi-an, y que pertenece un gnero enteramente distinto como lo veremos en lo sucesivo.

Bloch, sin distinguir ocanos, ni tener en cuenta dimensiones, ni colores refiere todos esos peces en general al cibio de Plumier, dndoles por esa razn el nombre de regalis.

Cuvier por su parle penseque esas indicaciones no solamente se refieren especies distintas, sino que es preciso considerar algunas de ellas como pertenecientes especies del gnero que colocamos continuacin , el de los tirrites. El cibio de Duterterre podra hallarse especialmente en ese caso: desgnalo con el nombre de brochet de mer, y lo compara con la gran esfirena, la cual los tirrites se parecen efectivamente mucho por sus dientes.

GENERO TIRRITES-

(Cuvier).

Despus de los cibios colocaremos aquellos peces igualmente prolongados, sin coselete y de dientes comprimidos y puntiagudos; pero cuyos anteriores de la intermaxilar son mas largos y fuertes que los dems como en los triquiuros y lepdopos, cuyos palatinos tienen una fila de dientes puntiagudos y no de simples espinoides , y cuya cola finalmente no tiene on los lados ni la quilla de los atunes, ni siquiera las crestas de los escombros. Estos nos ofrecern un trnsito mas marcado hacia los lepdopos.

GENERO GEIWPILO

(Gempilus Cuvier).

No se puede menos de colocar continuacin de los gempilos y de los tirrites dos gneros de peces que se les parecen casi en todo menos en la absoluta falta de falsas aletas y hasta de radios blandos en su dorsal: estos son los lepdopos y los triquiuros, peces muy notables por su brillo y formas singulares.

Su cabeza , dientes, piel y esqueleto recuerdan absolutamente los gneros que los asociamos ; la longitud de su cuerpo en forma de cinta que les da analogas con los cepolodeos, ha sido ya anunciada por la forma de muchos gempilos.

Se describirn por de pronto los lepdopos que no presentan mas que indicacin de ventrales, y estn por esa circunstancia mas prximos los gempilos que los trichiuros, que carecen enteramente de ellas y no tienen tampoco anal ni caudal.