Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 5

Zoología. Peces. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 5. Página 204.



Hoy me he levantado con ganas de ser una Cabecita Loca


LOS TRES REINOS DE LA NATURALEZA. ZOOLOGA.

ESCOMBROS.

Henos llegado por fin una de las familias de peces mas tiles al nombre, tanto por su agradable sabor y su tamao, como por su inagotable reproduccin que los atrae todos los aos los mismos sitios y los ofrece como una fcil presa la actividad de los pescadores y la industria de los que poseen el arle de prepararlos y conservarlos. Solo la familia de los arenques en la clase de los peces puede rivalizar con la de los escombros. No existe una persona que no baya oido hablar del atum , del bonito y del escombro, asi como de las ricas presas y excelentes saladuras que de ellos se viene haciendo desde la mas remola antigedad.

Fcil de caracterizar seria esa clebre familia de peces considerndola aisladamente. Solo la separacin de los radios posteriores de su segunda dorsal y de su anal bastara para el objeto; pero no son mas que gefes, digmoslo asi, de una numerosa serie de gneros y subgneros en los cuales la forma que les es propia se va alterando por grados, y pasa insensiblemente otras, donde no se encuen'ra ni ese carcter ni casi ningn otro de los que la distinguen en sus primitivos tipos. Escamas por lo regular muy pequeas, que presentan la vista la mayor parte de su piel como si fuera lisa, alelas verticales no escamosas; piezas oper- culares sin espinas ni dentelladuras; intestinos ciegos generalmente numerosos : he aqu casi todo lo que acerca de ellos se puede decir en general, y sin embargo todos presentan un aire de familia que no los abandona en ninguna de sus modificaciones; de manera que componen lo que los botnicos llaman una familia por serie, por transicin. Sin embargo la mayor parte tienen los lados de la cola aquillados , armados de escamas, de escudos aquillados tambin, bien los radios de su segunda dorsal y de su anal son libres, tal vez son los radios espinosos de la primera los que carecen de la membrana que los une. La mayor parte de las veces su aleta caudal presenta una dimensin y un vigor notables. Tambin hay otros muchos casos en que los primeros radios espinosos de la anal estn separados del resto de la aleta, y constituyen otra pequea y distinta. Pero ninguno de esos caracteres es comn todos y hasta podra decirse que la transicin llega al punto de aproximar por una parte aquellos peces en forma de fajas, deque se ha formado la familia de los tenioideos y por otra los acanturos y hasta los anfacantes. En una palabra ningn grupo de acantopterigios demuestra mejor que el presente, que este orden inmenso por el nmero de gneros y especies que abraza no constituye en el fondo mas que una sola familia, y que las divisiones de este grado que algunos han querido establecer sobre bases mas menos constantes no estn ni con mucho tan separadas entre s como lo estn las de los malacopterigios, los siluroides, y los clupeodes 6 los lucioides.

Por lo menos es posible formar en el interior de la familia de los escombros grupos tribus mejor determinados que la misma familia.

En una primera tribu se pueden por ejemplo colocar las especies que tienen la primera dorsal continua y los ltimos radios de la dorsal y de la anal separados, 6 como suele decirse formando falsas pnulas, y cuya cola se presenta aqullada por los lados, pero nb armada de escudos.

En una segunda tribu pueden tener lugar aquellos, cuyos radios espinosos del dors > no forman una aleta continua sino que permanecen sueltos.

En una tercera pueden figurar los que tienen la lnea lateral armada en parte en su totalidad, y principalmente los que en los lados de la cola presentan escudos, d escamas fuertes aqulladas 6 espinosas. Este mismo earcter va disminuyendo gradualmente en ciertos gneros que por otro lado se distinguen por su cuerpo alto y comprimido.

Hay ademas grupos menos considerables que no se aproximan los precedentes sino por algn carcter parcial, y no dependen de la gran familia mas que por el conjunto y acaso por la pequenez d las escamas. Unos de estos, por ejemplo el pez espada no tienen mas que las quillas de los lados de la cola; otros como las teriolas , solo la pequea aleta delante de la anal, etc.

Nos hemos esforzado en presentar con toda la claridad que nos In sido posible esas diversas combinado-| nes de carcter en el siguiente cuadro.

PECES HUESOSOS.

ACANTOPTERIGIOS. escomuekoideos. Piezas operculares no den talladas: escamas pequeas y lisas: aletas verticales generalmente no envueltas de escamas. De primera dorsal continua; los radios de la segunda y de la anal separados en forma de falsas pnulas. La primera dorsal dejando un intervalo entre ella y la segunda. Escamas igualmente pequeas en todo el cuerpo.

Dos pequeas crestas en cada lado de la cola.

escombros.

Las escamas de la regin pectoral mas grandes y formando un coselete. Una quilla en cada lado de la cola. asidos

La primera dorsal extendindose hasta la segunda.

Un coselete.

Una quilla en cada lado de la cola. Dientes pequeos medianos, muy unidos.

atunes.

Dientes fuertes, puntiagudos, ralos.

pelmides.

Sin coselete.

Una quilla en cada lado de la cola. Sin quilla en la cola. Dientes puntiagudos, cortantes , los anteriores mas largos. tirsites. Ventrales completas aunque pequeas. tempiles. Ventrales solamente indicadas.

Una sola dorsal continua; sin armadura escamosa en la linea lateral. Sin coselete. Sin quillas. Todos gran parte de los radios de la