Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 5

Zoología. Peces. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 5. Página 201.



Hoy me he levantado con ganas de ser una Cabecita Loca


vista de las costas de Francia, que pereci en el momento de desembarcarle. Nuevos ensayos tal vez serian mas afortunados , y era menester ver en seguida si este pez est en estado de soportar el clima europeo, lo que no seria imposible, si es verdad, como se dice, que procede de la China, pero es singular que ninguno de los autores que han hablado de la historia natural de este imperio hayan hecho mencin de una especie tan interesante. Por lo dems tampoco han hablado de ella los que han tratado de los peces del archipilago de las Indias; Benard y Valentyn no le conocan, como tampoco Russel y Buchanan. No se halla el nombre de gourami goramie en ninguna obra anterior Commerson, y Cuvier sospecha con mucho fundamento que es una corrupcin de los de gouragi, korag korav, que dan en las Indias los oficfalos.

Las costumbres del gourami deben tener alguna cosa de particular. Asegrase que la hembra cava una pequea fosa en la orilla del estanque vivero donde se los conserva para depositar en ella sus huevos, lo cual es un cuidado que no se ha notado en muchos peces.

Se encuentra esta especie en la Isla de Francia, en Bata va y Cayena.

De Java se han recibido dos osfromenos algo distin , tos del gourami, el uno es el osphromenus ntalas, y el otro el vitlatus.

GNERO TRICOPODO

El verdadero tricopodo, el trichopode Iriclnptere de Lacpde, publicado en 1764 por Kocleuter, en hs Nuevos Comentarios de San Petershurgo, bajo el nombre desparts; y por Pallas en un Spiceglia bajo el de labras Irichopterus, no es ni labro ni esparo, sino un pez de la familia cuya historia vamos haciendo, y que casi no se diferencia del osfromeno mas que por una frente un poco mas convexa, y una dorsal menos larga.

Bloch une con mucha ligereza este pez el paugay kapirat de Benard, el ikanmarate de Valentvn, y con su condicin acostumbrada dice que este ltimo nombre es japons de donde concluye que el tricopodo es originario del mar del Japn. Todo esto es imaginario; los individuos de esta especie proceden de Java y de las Molucas, y no es cierto de ningn modo que sea un pez de mar; en ningn caso se le puede tomar por un kapirat, que no tiene caudal distinta, y que muchos naturalistas han tomado por un notpte-ro, pesar de sus largas ventrales.

GNERO ESPIROBRANCO

Despus de todos estos peces mas menos afines de los poliacantos, colocamos uno pequeo de los rios del cabo de Buena Esperanza, que podria tambin aproximarse al anabas por su forma y el menor nmero de radios de su anal, pero que por sus dientes palatinos conduce los oficfalos, y del cual nos vemos por consecuencia obligados hacer un subgnero particular que llamamos espirobranco.

El espirobranco del Cabo abunda en todos los rios pequeos del pas de los Hotentotes, y Delalande asegura que es casi el nico que se encnenlra en algunos de ellos. Las lminas accesorias de las branquias de este pez, no merecen tanto como las precedentes el nombre de laberintiformes, porque no tiene mas que dos cada lado, ligeramente encorvadas apenas como una almeja, y de las cuales la segunda es aun mucho mas pequea que la otta. Con todo estas piezas , asi como el conjunto de sus visceras, confirman la analoga que su exterior mostraba ya con toda la familia de que estamos hablando.

APNDICE

la familia DE los farngicos laberintiformes.

GNERO OFIGFALO

Si fuese posible admitir que en la naturaleza existen seres anmalos, ninguno se le podria considerar como tal con mas motivo que al oficfalo, no solo causa de su cabeza cubierta de placas que recuerdan un poco la de las culebras, y que les ha balido su nombre genrico, que no es mas extraordinaria que la de los mugues, sino por la analoga singular que presentan con los gneros de que acabamos de tratar, como son los anabas, los helostomos, los polyacantos, los osfromenos, y los tricopodos y esto en todas sus partes, fuera de la carencia total de radios espinosos en sus aletas, excepto la espina dess ventrales, nico carcter porque pertenecen los acantopterigios. Asi es que estn punto de romper la gran divisin de los peces seos en acantopterigios y malacopterigios, que hasta ahora no habia parecido destruir ninguna relacin natural.

Teofrasto tuvo ya conocimiento de estos peces singulares, pues ellos se refiere el pasaje de aquel filsofo que ya hemos citado, y en el que en las Indias hay unos peces semejantes los mugues, que pasan una parte de su tiempo en tierra; pero los modernos los conocen hace muy poco. Bloch describi hizo grabar dos especiesque la fueron enviadas de Tranquebar por el misionero John; y todo lo que se ha dicho de ellos en las ictiologas generales est tomado de su obra, copindole tambin en el error que ha cometido tantas veces de confundir la lengua malabrica con la malaya. Como John le escribi que uno de estos peces se llama en tamul karuvei y el otro en malabar t>ra varal, Bloch y sus sucesores han creido siempre que vral 6 varal era un nombre malayo, y no dudaban que malabar era el nombre que los europeos dan comunmente la lengua de la costa de Coromandel, cuyo nombre propio es tamul, y que por consecuencia el malabar y el tamul son el mismo idioma, pero muy diferente del malayo que no se habla en la pennsula que est este lado del Ganges.

Despus de Bloch dos autores originales han extendido mucho los conocimientos sobre los oficfalos. Russel en sus Peces de Vizagapatam represent tres especies y describi cuatro, y Hamilton Buchanan en su Historia de los Peces del Ganges dio hasta siete, no dejando ignorar nada de sus costumbres ni de los usos que los destinan los Indios.

Los seores Sonnerat, Leschenault, Kulh, Duvau-cel, Belenger y ussumier han aadido algunas especies las que se conocan y han proporcionado el que se pueda entrar en nuevos detalles sobre los caracteres del gnero y sobre su organizacin.

Se distingue los oficfalos de los dems peces de aletas blandas y de ventrales torcicas por las escamas, y mejor aun por las placas polgonas que cubren su crneo y su frente, como en los mugues y en los anabas.

Su cuerpo es bastarde prolongado, poco comprimido de atrs y casi cilindrico de delante. Su cabeza se deprime mas menos, y es un poco mas ancha que el cuerpo. El hocico es muy corto, ancho y obtuso; los ojos se aproximan su extremidad; los dos orificios de la nariz se presentan bastante alejados; porque el anterior, provisto de un pequeo tubo carnoso, est bajo el borde del hocico, y el posterior, en forma de un simple agujero se ve cerca del ojo. La boca est hendida travs, en la punta del hocico, anch, pro-