Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 4

Zoología. Reptiles. Ofidios o Serpientes. Página 423. Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 4.



FAMILIAS. GÉNEROS.

i visibles exteriormente. I. Fenopodos.......Boa, Python, Eryx, Tortrix.

I óseos! ocultos debajo de la

Con vestigios V I piel.........II. Cmptopodos......Anguis, Tiphlops, Amphislimna.

de los miem- 'que consisten en un par de fibrös posterio-, lamentos cartilaginosos perdi-res /dos en los músculos ó bien

V nulos.............Ul. CóKDROPODOS ó ápodos. CWu&er, Crotalus, Trigonocepha-

tus, Cacilia.

tamaño no acusan diferencia alguna notable comparados con los primeros dientes de la mandíbula superior.

La configuración del cuerpo de los acerniofidíos , lo mismo que la del de las demás serpientes, está reducida á la mayor sencillez posible, porque no hay apéndices locomotores, ni crestas, ni papada, ni ninguna de aquellas modificaciones particulares que se observan en muchos saurios.—Su cabeza no presenta configuraciones tan caprichosas como las de los basiliscos, camaleones y lofiros, sino que afecta en general la forma de un cono ó de una pirámide cuadrangular, distinta del tronco ó confundida con él. La extremidad anterior puede ser puntiaguda, redondeada ó cortada á escuadra en las especies que viven en tierra; en los árboles ó en el agua; al paso que se presenta deprimida y tallada en bisel, ó alta y comprimida en el vértice en aquellas que han de servirse de su hocico para abrirse una morada subterránea.—El tronco, cuya longitud varía considerablemente, es siempre casi cilindrico en las especies que pasan la mayor parte de su vida ocultas en las cavidades del suelo, debajo de las piedras, de troncos viejos ó de montones de hojas; en otras es menor su grueso en las dos puntas que en la parte medía , y su forma no es ni absolutamente cuadrangular, ni positivamente redondeada ; los que habitualmente viven en las ramas de los vegetales , tienen el cuerpo muy largo, ó comprimido, ó casi tan ancho como grueso, ó el dorso lectilorme (xenodermo de Java), ó el vientre aquillado, etc.—La longitud de la cola no es siempre proporcionada á la del tronco, pudiéndose decir en general que los ofidios cavadores son los que mas corta la tienen, y los arbóreos los que la presentan mas desarrollada. Suele ser mas ó menos cónica , goza generalmente de gran flexibilidad, pero solo se arrolla en espiral en unas pocas especies, casi todas pitónidos. En todas estas es cónica, pero en el acrocorde de Java y en ei listado, es, al propio tiempo quevolable, muy distintamente comprimida , particularidad que no se observa en ningún otro ofidio.

El sub-órden de los acomiofidios comprende especies con vestigios de miembros posteriores, pues es evidente que debemos considerar como tales las dos series de buesecillos que en los pitónidos y los tor-tricidos, se ven exteriormente á derecha é izquierda de la hendedura aloacal, bajo la forma de espolones cónicos , envueltos por una cubierta córnea. Van siendo cada vez menos distintos en los bocideos, pitónidos y erieldeos; véseles con dificultad en ei fondo de una loseta en los tortrícidos, y en el Spilotes variabilis, según Mr. Mayer ; están representados por un par de filamentos ternillosos perdidos en las carnes. Su degradación en esta especie es menor, como se ve, que en los tiflops los cuales los tienen representados á cada lado por dos tenues estileses que se tocan por las puntas.—El naturalista que acabamos de citar ha propuesto una clasificación fundada en parte en la conformación y disposición de los miembros vestigiarios de los ofidios. Nada diremos de esta clasificación en que al lado de las boas y de los coluber vemos los ánguis, las anfisbenas y las Cecilias.

Hé aquí sin embargo la clasificación otiológica de Mayer.

luyen una serie de verdaderos dientes de desigual longitud, y muchos de ellos casi con la forma de los incisivos de ciertos mamíferos.

Los dientes supramaxilares varían al infinito por su tamaño, forma , posición y número.—La principal distinción referente á su tamaño es la de ser iguales ó desiguales entre sí, pues las demás diferencias estriban en ser estos ó ;.quellos los mas largos ó los mas cortos, en presentar tales 6 cuales mayor ó menor desarrollo, etc., etc.—La forma de los dientes de la mandíbula superior es no menos variable que su tamaño, pues pueden ser cilindricos, cónicos, triedros, curvos, angulosos, como ahorquillados (enicognatos), comprimidos, ote., etc.—Per su posición pueden estar verticales (une es el caso mas ordinario), ó bien mas ó menos inclinados hacia la línea niedio-longí-tudinal del paladar, l'nas veces se tocan todos por su base, y otras se presentan diversamente espaciados.— El número de dientes supra-maxilares sulre importantes modificaciones, pues unas serpientes cícuri-forines solo tiento una fila a cada lado (es lo general), al paso que otr.is presentan dos y hasta tres (las especies acuáticas), sin incluir la que forman siempre en el fon lo v á lo largo de la pared interna del surco do la encía, los dientes nuevos destinados á llenarlos huecos ó vacíos que causan entre los antiguos el tiempo ó varias causas accidentales. Estos dientes de reserva se hallan tan poco adheridos á los huesos, que permanecen de ordinario insertos en las encías, cuando se separan ó asilan estas para dejar á descubierto las mandíbulas, y casi siempre se encuentran algunos de ellos en los excrementos, á veces reunidos en paquetes. El número de dientes que comprende la fila externa, á la cual corresponde el de la interna, ó el de las internas (si hay dos), varía desde cinco á cuarenta en toda la serie de los acesniofidíos, pero es menos inconstante á medida que se desciende en los grupos, y Duméril asegura que es fijo en cada especie, aunque otros naturalistas aseguran lo contrario.

En los dientes infra-ma.xilares, algo masnumerosos que los de la mandíbula superior, presentan las mismas desemejanzas de tamaño y de forma que estos últimos, sin mas diferencia que'en aquellos, los posteriores nunca son mas largos que los anteriores y los medios; observándose que los mas desarrollados son algunos de los cinco primeros, decreciendo luego gradualmente todas las demás.

Los dientes palatinos y los epterigoídeos se extienden , estos á continuación de aquellos, en dos líneas paralelas y continuas, que principian constantemente en la extremidad anterior de los huesos palatinos, y terminan á mayor distancia en los epterigoídeos internos, según las familias. Estas dos especies de dientes se parecen por su forma, que es generalmente la de un cono mas 6 menos afilado, ó comprimido, ó encorbado hacia atrás; y ademas son todos de igual tamaño, ó bien tos que ocupan la cabeza de las dos series son mas altos que los otros, los cuales van acortándose por grados de delante atrás.

En los casos muy raros de presentarse dientes en el intermaxilar, la fila que constituyen á lo largo de este hueso dilatado al través, se halla siempre interrumpida mas ó menos en su parte medía. Su forma y su

 

Índice de páginas de Zoología Reptiles. 

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor cuentanoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.