Zoología. Reptiles. Ofidios o Serpientes. Página 408 Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza.. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 4. Museo pintoresco de Historia Natural.
Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 4

Zoología. Reptiles. Ofidios o Serpientes. Página 408 Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 4.



pulimento , y con apegamiento á la lengua. Suponíase que tenia la propiedad de absorber el veneno, cualquiera que fuese su naturaleza. Para atribuir á esta piedra mas prodigiosa virtud, fingíase que se encontraba en la cabeza de la naía de las Indias 6 serpiente de sombrero (Cobra de capello), de suerte que los naturales del país las vendían á los viajeros á subidísimo precio , adornándolas ron un aro ó cerco de un metal precioso para llevarlas pendientes del cuello, á guisa dé amuleto. Redi demostró públicamente y en presencia del gran duque de Toscana cuan quimérica era la pretendida virtud de la piedra de serpiente, asi como la falsedad de los procedimientos para restituirle sus propiedades, dejándola macerar por algunas horas en leche.

Encuéntranse en las obras de historia natural y en muchas disertaciones de. materia médica, una multitud de recetas mas ó menos compiladas, dadas la mayor parte por los indígenas de los países cálidos donde abundan los ofidios. Plinio y Galeno ensalzan muchas, y Russel da por infalible su tranjorc, compuesto de mercurio, arsénico blanco, pimienta, raices de velli-navi y de neri-viham, y almendra de ner-valam (pesos iguales). Se agita el mercurio con el jugo del Asclepias gigantea hasta que desaparezcan los glóbulos, echándose luego los demás ingredientes para formar una masa pilular que se divide en drac-mas y que se administra de hora en hora, después de haber aplicado sobre la mordedura un hígado caliente de gallina ú otra ave de corral, y de haber empleado otros varios medios accesorios. Se ignoran los nombres botánicos, cuyas raices cita tan vagamente el autor, sospechándose si la almendra ó semilla será la de un Crotón.

Linneo en tres disertaciones (Morsura serpentum, Itadix Scnega y Lignum colubrinum) hizo recoger todas fas indicaciones de las plantas preconizadas contra la mordedura de las serpientes. La lista , aunque larga por demás, es incompleta y comprende las siguientes: Ophiorhiza mungos, Strychnos colubrina, Spinea trifoliata, Asclepias gigantea, Periclymenum zeilanicum, Ophioxylon serpentinum, Polygala se-neka, Aristolocbia indica et serpentaria, Veratrum luteum, Praenanthes alba , Actasaracemosa, Osmunda virgiana, Aletris farinosa, Clnoeoccadensífolíafcjínfa) Kuntbia montana, Ovularia grandiflora , Heliopsis (herva das covras).—Vése, pues, que el catálogo de las plantas indicadas por los autores es muy extenso, y tanto que Gesner dio uno por orden alfabético de mas de cien especies. Linneo, al hablar de la mordedura de las serpientes en la prolegómenos de la clase délos anfibios, se expresa asi: Imperans benepeus homini dedit Indis ichneumoncm cum ophiorhiza; americanus suem cum senegá ; Europceis ciconiam cum oleo ct álcali.— Poderosas razones inducen á creer hoy día que la mayor parte de estas plantas de maravillosas virtudes, tomadas de la creencia de los indígenas quienes atribuían su descubrimiento á fantásticos relatos, no obran con eficacia las mas de las veces, y si se obtiene algún buen resultado es debido este á la circunstancia de que se administran en cocimientos calientes y en gran cantidad , y de que se comportan á la manera de los sudoríficos enérgicos.

Basta ya sobre el veneno de las serpientes, y pasemos al estudio de los dientes de los ofidios á fin de continuar el examen de los actos de la digestión. Los dientes de los ofidios, que no les sirven para mascar, sino para retener su presa, son siempre cónicos puntiagudos y están encorvados , de suerte que su punta acerada y muy fina, se halla dirigida hacia tras ó hacia la garganta. Nunca están implantados en el espesor de los huesos, sino soldados en su superficie atravesando las encías. Víseles en la mandíbula inferior, en los supra-maxilares, palatinos, epterigoideos, nunca en los palato-maxilares (aunque se haya pretendido

lo contrario), y raras veces en los incisivos. Lo regular es que formen una ó muchas líneas longitudinales. Existen intervalos entre estos dientes que suelen ser largos é ir aumentando ó disminuyendo de atrás adelante. Suelen fracturarse á menudo quedando introducidos en la carne de la presa y siendo expulsados con las materias excrementicias; pero pronto les reemplazan otros, cuyos gérmenes se dirigen lateralmente de dentro afuera. Divídense éstos dientes en supra-maxilares, palatinos, epterigoideos internos, inter-mandíbulas é infra-maxilares, por su inserción.

Las serpientes venenosas no tienen de ordinario mas que un diente venenoso canaliculado, fijo y soldado á cada lado de la mandíbula superior, cuyos movimientos sigue. Sus cármenes son libres y están encerrados en una bolsa. Estos dientes presentan cerca de su punta una estría ó medía caña muy fina que parece una hendedura linear, pero que es la verdadera continuación del canal que da paso al veneno.

Solo la familia de los uropéltidos y el género Oligo-don carecen de dientes en los palatinos y epterigoideos. Nunca se observan en los trasversos, por lo que Mr, Duvernoy se equivoca al afirmarlo contrarioen un ofidio arbóreo.—Entre los demás dientes, no canaliculados interiormente, con movimiento de báscula, merced al infra-maxilar, los hay propios para hacer muy venenosas ciertas serpientes. Esos dientes se hallan también implantados en los supra-maxilares ó en las ramas externas de las mandíbulas superiores, ya delante , ya atrás; presentan en la convexidad de su curvadura , ó en su cara anterior, un surco longitudinal , una especie de estría poco profunda; de ordinario están aislados ó separados entre sí por mayor; y á menudo son también mas largos y mas robustos. Tal es el casó que se puede observar en los dipsas, bongaras, hidrofis, etc. Mr. Schlegel, al hablar de estos dientes en su Fisonomía de las serpientes, dice que se ha cometido un error creyéndoles destinados para introducir el veneno, pues solo vierten saliva que proviene de las glándulas mas voluminosas, situadas en la inmediación de sus raíces. El mismo observador estableció, en una memoria, que los gérmenes de todos los dientes se componían, primero de una lámina replegada sobre sí misma y soldada á lo largo de una línea, cuyo indicio lo mismo que los indicios de la soldadura ó de la hendedura en muchas especies de serpientes que tienen asi dientes acanalados.—Por fin, el número de dientes es en general mas considerable en las serpientes no venenosas que en las demás del urden.

Hemos insinuado ya que la deglución de la presa se verifica de una vez y poco á poco, principiando en general por la cabeza, porque así bajan con mas facilidad las plumas, los pelos, etc. En cuanto i la deglución de los líquidos sabemos, por lo dicho al principio de este artículo, que beben muy poco, ya porque viven en sitios muy secos, en desiertos áridos, ó en bosques privados de agua; ya porque les bastan los humores y la sangre de sus víctimas; ya porque traspiran poco y la secreción de sus ríñones es una papilla espesa en la que se encuentran todas las materias salinas ó salino-terrosas extraídas de la sangre.

Para convencerse del poco fundamento del vulgo en atribuir á las serpientes la virtud de chupar las mamas de los rumiantes, los cuales, por una maléfica influencia, pierden desde entonces la leche, bastará tomar en consideración las circunstancias que se requieren para efectuar la succión, circunstancias que solo reúnen los mamíferos. Con efecto, este acto exige muchas condiciones que faltan en las serpientes; porque se necesita primero que la cavidad de la boca pueda cerrarse momentáneamente alrededor del pezón por medio de labios móviles ó carnosos; luego que no comunique directamente con las focas nasales ni con la glotis; y por fin que quede esta cerrada jwr

 

Índice de páginas de Zoología Reptiles.  

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada cuentanoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.