Zoología. Reptiles. Ofidios o Serpientes. Página 403 Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza.. Tomo 4. Museo pintoresco de Historia Natural.
Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 4

Zoología. Reptiles. Ofidios o Serpientes. Página 403 Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 4.



ARTICULO III.

De la neurología en los ofidios.

El encéfalo eiactamente amoldado en la cavidad del cráneo es lan pequeño, que se ha calculado que representa un setecientosavo del peso total. No tiene en su superficie ni eminencias ni cireonvoluciones, habiéndose distinguido las dos meninges pegadas ó inmediatamente aplicadas sobre su superficie. Se ha estudiado ademas la circulación de las arterias que llegan por la base y las venas que se abren en la región superior.

Dos masas principales y simétricas constituyen este cerebro. La anterior prolongada debajo de los fronlales, da gruesos nervios olfatorios que terminan en masa. Los dos lóbulosque siguen constituyen los tálamos ópticos, tienen cada uno una especie de ventrículo, y dan los nervios de los ojos y de las mandíbulas El cerebelo que forma el lóbulo posteriore^ mas ancho que largo; cubre el origen de la médula oblongada, la cual se aloja en una especie de corredera, en la base posterior del cráneo, hacia el agujero occipital. Entre el cerebelo y la médula tienen su origen les nervios acústicos y ios pneumo-gástricos.

Mr. Otto observó el nervio gran simpático ó tripla— nico en el pitón. En su origen está ligado con el pneumo-gástrico, con el cual se confunde al parecer en algunos ofidios ; y los cordones prevertebrales tienen rehenchimientos ganglionares, en corto número, si'bien reciben filetes de los nervios raquídeos como en los demás vertebrados.

Basta no haber olvidado la excesiva longitud del espinazo de los ofidios y sobre todo el gran diámetro del canal raquídeo, para comprender el considerable desarrollado que tendrían la médula y sus derivaciones los nervios, máxime si se les compara con el reducido volumen del cerebro.

ARTÍCULO IV.

De la fisiologia de los sistemas óseo y muscular en los olidios.

Aunque faltos de miembros , imprimen los ofidios una sorprendente variedad de movimientos á su cuerpo. Ora se pliegan y repliegan formando muchas ondulaciones flemosas ó sinuosidades alternativas, ora se alzan casi verticalmente, ora permanecen emboscados, arrollándose en las ramas de los árboles y balanceándose para dispararse súbitamente á grandes distancias. Ya cavan la tierra ose insinúan en galerías subterráneas para encontrar un refugio ó buscar una víctima; ya nadan ó se mantienen en la superficie de las aguasó en su profundidad, porque allí tan solo espían y persiguen las victimas que han de coger vivas, y tragar de una vez sin dividirlas.

La reptacion es la progresión mas general de las serpientes, verificándose por medio de contracciones sucesivas comunicadas á su larga columna por los numerosos músculos que se insertan en las vértebras y las costillas. Ya en el Génesis se lee (c. 3, v. 14) que el Criador dijo á la serpiente : Quia fecisti hoc, male-dictus es inter omnia animalia, et super ventrem tuum gradieris. También Columela en su poema se expresa del modo siguiente :

.....Coluber oodoso gramine tectus,

Ventre cubat fleio semper collectns in orbem.

Para comprender bien el mecanismo de la reptacion, supongamos que el animal parado, y apoyado, como de ordinario, sobre su abdomen , levanta primero la porción posterior y móvil de una ó muchas láminas córneas sólidas, del vientre y de la cola, de modo que avancen las placas situadas delante, sobre las

cuales parece como que se deslice, observándose sucesivamente lo mismo en las demás ; porque estas placas obran por medio de las costillas que en ellas se fijan, de tal manera que se mueven como otras tantas patas correspondientes á las de los miriápodos. Estos movimientos se verifican al mismo tiempo y del mismo modo, repitiéndose sucesivamente con admirable orden; pero esta progresión se verifica en muchos casos, á la vez en las partes laterales del cuerpo por una serie de ondulaciones ó sinuosidades que se forman y se reproducen, dando á las serpientes puntosde apoyo sobre los objetos que á derecha é izquierda ofrecen alguna resistencia. Esta especiedeserpenteamientoóde reptacion se observa también en las anguilas y en los saurios ápodos.

En algunos casos erectan ó ponen erguido su cuerpo apoyándose ó en un cuerpo sólido, ó en una porción posterior del tronco. Vése entonces que la serpiente ¡dza verticalmente la cabeza sostenida por una especie de cuello de cisne, para hacerla girar y mover suavemente en todos sentidos , conforme se íbservaen las naias cuando toman á compás extrañas actitudes, cual si obedeciesen á la cadencia de los variados sonidos de los instrumentos ó de los cantos de los titiriteros indios que las someten públicamente á esas especies de bailes después de haberlas sujetado á previa educación.

También saltan los ofidios, pero arrollando en espiral su tronco y manteniéndole terso ó contráctil mediante los músculos de la región lateral interna, para que al contraer instantáneamente los del borde exte-no, se despliegue el cuerpo con sorprenderte fuerza y considerable rapidez. Válese el reptil de este recurso siempre que trata de correr con mayor velocidad.

La natación se hace p r medio de las ondulaciones del cuerpo, verificándose en la superficie ó en el interior de las aguas, según sea mas ó menos considerable la cantidad de aire que contenga su larguísimo pulmón. Claro está que la cola es un poderoso auxiliar que con su conformación facilita el movimiento natatorio. Algunas especies se pueden volver hidrostáticamente mas pesadas que el agua, á cuyo fondo bajan y en el cual permanecen inmóviles espiando á los animales acuáticos que constituyen su alimento habitual. Es de presumir que siempre se quedarán con la suficiente cantidad de aire para ocurrir á las necesidades^de la respiración.

ARTÍCULO V.

De la fisiología del sistema nervioso en los ofidios.

La sensibilidad eslá muy poco desarrollada, y ademas se suspende, á lo menos aparentemente, por el letargo que determina el frió. Sin embargo , la irritabilidad muscular es verdaderamente sorprendente por su energía y su persistencia. Su corazón se contrae y palpita mucho después de estar aíilado ó separado del cuerpo; sus mandíbulas ejecutan toda clase de movimientos aun cuando no estén unidas ya con el tronco. Privados de la facultad ó de los medios de respirar, envueltos en yeso, sumergidos en el mercurio ó sometidos los ofidios al vacío de la máquina epneumáti-ca por dias enteros, recobran poco á poco sus funciones, y buscan en la fuga su salvación. Quitáronse á una serpiente sus visceras principales y la piel colgó-sela de un árbol y dividiósela en pedazos, cada uno de los cuales manifestó movimientos evidentes trascurridos muchos dias, al excitar la contractilidad de sus músculos. Todos estos fenómenos dependerán probablemente mas bien déla irritabilidad muscular que de la acción de los nervios y del cerebro, porque es probable que no tengan los ofidios conciencia de su existir, una vez aislada la cabeza del tronco.

Todos los ofidios tienen cinco sentidos, pero muy poco desarrollados, como nos lo indicará el estudio



 

Índice de páginas de Zoología Reptiles. 

Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza. Tomo 4 Zoología. Reptiles. Ofidios o Serpientes. Página 403 Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor informanos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.