Zoología. Reptiles. Ofidios o Serpientes. Página 401 Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza.. Tomo 4. Museo pintoresco de Historia Natural.
Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 4

Zoología. Reptiles. Ofidios o Serpientes. Página 401 Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 4.



supra-maxilar, porque se mueve ó se articula sobre los frontales anteriores y posteriores. Estos últimos representan los yugales ó molares de los mamíferos, y ios anteriores corresponden al punto por el que se articulan encima de la nariz las apófisis ascendentes del supramaxilar. Estas ramas maxilares superiores llevan la serie longitudinal de los dientes cónicos encorvados, que varian por su número y tamaño relativo según los géneros.—Las dos ramas palatinas son casi paralelas, llevan numerosos dientes acerados, separados y un poco menores que los mandibulares. Se hallan articulados y móviles delante de las órbitas debajo del cráneo; y detrás, que es donde principalmente se ejecuta su movimiento , están confundidos y unidos por una sutura muy sólida, con las ramas epterigoideas de las cuales vienen á ser una prolongación continua. En el punto de sutura reciben estas láminas al exterior los palato-maxilares que las unen con los supra-maxilares cuya longitud y dirección varian, si bien comunican los movimientos de reparación ó de diduccion que les son trasmitidos por el cuadrado hacia la parte posterior del occipucio.—Ahora se comprende como todo este aparato se halla enlazado y en connivencia en todos los movimientos que se imprimen al intra-articular, el cual se mueve hacia adelante, ó hacia atrás de esa especie de tren móvil que arrastra también la mandíbula inferior , asi como en los movimientos de diduccion al exterior, por medio de los trasversos, se separan hacia atrás las ramas palatinas, pterigoideas y supra-maxilares.—Este hueso intra-articular ó intra-maxilar, confundido á veces hasta con el mastoideo ó temporal, representa aqui un gran papel. Hállase situado á cada lado entre las dos prolongaciones posteriores de los temporales, entrando, por la otra extremidad, en la cavidad con-diloidea posterior del infra-maxilar. Este hueso jamás es cuadrado, sino que su longitud es tanto mayor cuanto mas extenso movimiento de detrás adelante han de tener las mandíbulas, como en las serpientes venenosas, etc.

Las diferentes piezas óseas que acabemos de dar á conocer se encuentran en todas las serpientes ; pero en las venenosas se nota mayor desarrollo en su grosor; una fosa en el supra-maxilar para recibir la glándula secretora del veneno , y alguna corta diferencia en los movimientos.

Los incisivos ó inter-maxilares están muy poco desarrollados, salvo en algunas especies cabadoras, como los erix. A menudo están soldados en una sola pieza, distinta de los supra-maxilares, y situada en la parte anterior del hocico. En los mas de los ofidios presenta el borde rostral debajo una escotadura, cuya corvadura forma la bóveda del puentecito por debajo del cual pasa la lengua, aun cuando esté cerrada la boca. Solo algunas especies entre los pitones y los tortrix tienen dientes implantados en estos huesos; su número vara de dos á seis, y suelen ser cortos y estar un poco dirigidos al exterior.

La mandíbula inferior se compone de dos largas ramas unidas por medio de un ligamento elástico (en vez de sinfisis) que les permite separarse y dilatar considerablemente la boca. Estas ramas inframaxila-res presentan dos regiones principales, una que apenas mide un tercio de la longitud total y que lleva los dientes, recibiendo la otra en una especie de muesca ó entalladura angular. Esta última tiene hacia su extremidad una pequeña cavidad condiloi-dea para recibir el hueso intra-articular. La mandíbula se mueve sobre el cóndilo, pero ademas se dirige hacia adelante, al exterior y recíprocamente, porque le sigue en todas estas direcciones. Linneo, refiriéndose á las mandíbulas de las serpientes , decia constantemente : Maxillae dilatabiles пес articúlala;, siendo asi que son , por el contrario, entre todos los. vertebrados, los que tienen los huesos de las mandí-j

touo iv.

bulas mas móviles entre s! ó mejor articulados; pero es de suponer que aquel insigne naturalista trató de expresarla faltado articulación fija, sinartrosis ó de sinfisis.

Merced al cóndilo único del occipital, situado debajo del grande agujero vertebral , se articula la cabeza con el espinazo , por el intermedio del atlas, sobre la eminencia del axis. Esta porción redondeada y saliente del axis parece, con efecto , que esté constituida por la reunión de tres pequeñas facetas cuyos límites se encuentran indicados por dos líneas salientes que revelarían la soldadura ó los puntos de unión de las apófisis articulares con el cuerpo ó la prolongación de la eminencia basilar del cráneo. Por lo demás esta articulación se verifica del mismo modo que en los quelonios y los saurios.

La coluna vertebral es sencillísima y uniforme pues no sostiene ni esternón , ni pelvis, ni miembros articulados. Los ofidios son los vertebrados de armazón ósea mas larga , relativamente á un diámetro y compuesta de piezas mas numerosas , mas móviles y mas uniformes. Esa columna no solo sirve de base á los movimientos generales, sino que ademas por su movilidad trasmite los impulsos que recibe de las diferentes regiones del tronco.

Es exclusivo de los ofidios el modo particular de unión recíproca de las vértebras. Cada una de estas presenta en la parte anterior una foseta cóncava, y en la posterior una cabeza convexa, con su cuello correspondiente á la foseta que ha de recibirla. Las dos facetas articulares que asi se corresponden por medio de corvaduras inversas, están cubiertas por una verdadera ternilla de incrustación y llevan una membrana sinovial que protege una cápsula fibrosa, de suerte que permite movimientos de enáhrosis análogos á las articulaciones geniculadas de los mecánicos. Viene á ser una esfera embutida, que puede girar sobre sí misma en todos sentidos. Conviene mucho tener preséntela disposición que acabamos de describir, porque las numerosas eminencias que cubren estas vértebras en todos sentidos, limitan , facilitan ó dificultan , por su extensión, su inclinación y sus corvaduras, la variedad de los movimientos del conjunto del cuerpo.

Lo primero que llama la atención en las vértebras, es su semejanza y uniformidad en las dos regiones del tronco y de la cola, pues solo se distinguen por ir disminuyendo gradualmente de grosor. Suelen ser cortas , anchas y muy resistentes, de suerte que es mas fácil desarticularlas que romperlas. Su número jamás baja de ciento , pero llega hasta cuatrocientos en algunas boas y pitones; por manera que los ofidios son los vertebrados que mas vértebras cuentan , asi como los batracios ó ranas los que menos tienen (ocho ó nueve á lo sumo). Se ha observado que son comparativamente mas largas y mas estrechas en las especies trepadoras y arbóreas Ahora se comprenderá, en vista del gran número de vértebras y de su gran movilidad, cómo es que los ofidios pueden adaptarse á todas las superficies sean cuales fueren sus corvaduras, encontrando en ellas puntos de apoyo.

Hay algunas vértebras que se distinguen, sin embargo , por su forma particular. Con efecto , el atlas es un simple anillo óseo que da paso á la médula espinal y ala eminencia anterior del cuerpo del axis, la cual, en vez de ser dentiforme, presenta en su parte truncada una concavidad articular que recibe el cóndilo del occipital, de modo que en esta superficie son recíprocos los movimientos de la cabeza y de la coluna.— Las vértebras abdominales ó costales, que siguen inmediatamente después, se distinguen por las impresiones de las superficies articulares que han de admitir las costillas; y asi es que la falta de estas impresiones , ó la de las facetas cartilaginosas en las apófisis trasversas, lo mismo que su mayor riejarrollo unto con la dirección de estas eminencias, dan, 26



 

Índice de páginas de Zoología Reptiles. 

Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza. Tomo 4 Zoología. Reptiles. Ofidios o Serpientes. Página 401 Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor cuentanoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.