Zoología. Reptiles. Lagartos o Saurios. Calcididos o Ciclosaurios. Página 327 Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza.. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 4. Museo pintoresco de Historia Natural.
Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 4


Zoología. Reptiles. Lagartos o Saurios. Calcididos o Ciclosaurios. Página 327 Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza.

Poco conocidas son las costumbres de estos reptiles, á causa de que viven en climas cálidos y en lugares desiertos. Algo nos revela, sin embargo, sobre el particular su conformación general.

La mayor parte tienen el tronco redondeado, y de ahí la denominación de ciclosaurios. Su cabeza está las mas de las veees confundida con el cuello, el cual solo es distinto en las especies que tienen patas anteriores. Esta disposición no es favorable para ejecutar movimientos rápidos y prolongados, y hasta indica su forzada permanencia en la superficie de la tierra ó en cavidades interiores. La poca longitud de ambas mandíbulas, principalmente de las ramas de la inferior, limitando la abertura y la capacidad de la boca, obliga á estos saurios á buscar piesas muy pequeñas; y como carecen de dientes propios para cortar ó para retener sus víctimas, tienen que perseguir y acometer á las débiles y de corto diámetro. Faltos de todos los medios de ataque y de defensa, la naturaleza no debió dotarle de valor, ni de energía. Solo buscan anima-lejos vivos que no puedan resistirles, como débiles moluscos, anélidos é insectos terrestres, puesniogun calcidido se halla organizado para vivir ó para permanecer en el agua, ni siquiera momentáneamente.— Las especies ápodas ó de patas mal conformadas, reptan como las serpientes, pero sobre todo por medio de las sinuosidades laterales que imprimen á su tronco. Debemos suponer ademas en este caso que el surco lateral y profundo que se observa en la mayor parte, á lo largo de la línea lateral inferior que separa los costados del abdomen, puede abrirse, ensancharse y dilatarse para permitir una especie de dislocación en la extremidad. Libre de las numerosas costillas que representan verdaderas prolongaciones en las apófisis trasversas de las vértebras. De suerte que por medio de estas costillas se apoya el tronco sobre los cuerpos inmediatos que oponen alguna resistencia.—Las especies tetrápoda pueden trepar, correr, desarrollar mas actividad en los movimientos, y por lo tanto sus instintos son semejantes á los de los lagartos de nuestro país.

Las dos sub-familias de los calcididos se distinguen fácilmente por la naturaleza de sus tegumentos. Con efecto, entre los calcididos propiamente dichos ó epti-copleuros, la mayor parte de las especies tienen la piel protegida por escamas córneas, distintas, distribuidas en segmentos circulares ó en anillos regulares; y por eso viven mas particularmente sobre la superficie de la tierra. Véase por qué presentan ojos con párpados y cuerpo muy liso, sobre todo los ápodos ó los de pies muy cortos, para que puedan deslizarse fácilmente por el suelo en el sentido de la cabeza á la cola. La mayor parte, pues, habitan en la superficie de la tierra, al paso que los gh'ptodermos, privados de párpados, con la piel sin escamas ó desnuda, tuberculosa , dividida en pequeños espacios cuadrados, distribuidos igualmente en anillos, viven de ordinario debajo tierra, ó en lugares donde no penetra la luz. Consta que muchas especies se albergan en medio de los nidos ó de los montones de tierras arenosas que forman los térmites, que son insectos neurópteros, cuyos individuos neutros, privados de alas como las hormigas trabajadoras, sirven esencialmente para alimento de esos saurios serpentiformes. Como las dos extremidades de su tronco tienen casi el mismo diámetro , se parecen á los anélidos. Preténdese también que su cuerpo obra en la progresión casi como el de nuestras lombrices, y que puede igualmente moverse de arriba á bajo y en el sentido inverso cuando ocupan las galerías ó los conductos cilindricos que se abren en la tierra húmeda, por cuyo motivo se les denomina anfisbenas, esto es, ambi-andadoras 6 de doble progresión, que pueden dirigirse en dos opuestos sentidos.

Acerca de su esqueleto nos limitaremos á decir

ahora que sus miembros anteriores y posteriores, ó faltan, ó están no mas que bosquejados en algunas especies. Otro tanto sucede con el esternón y con el hueso cuadrado intermaxilar, impropiamente llamado del tímpano, que se suelda con el cráneo, con especialidad en las anfisbenas y en otros géneros afines. Pero lo que sobre todo distingue á los saurios de esta familia, que tienen el cuerpo cilindrico, sin patas ó con apéndices pares, poco ó mal desarrollados, es: 1.° La articulación de sus vérlcbras, las cuales no presentan en la región anterior de su cuerpo esa fosa cóncava hemisférica , esa especie de cavidad sotiloi-dea , correspondiente al tubérculo, por punto general redondeado de la vértebra que precede, y cuyos movimientos de genuflexión se verifican por medio de tt millas de incrustación , y de una membrana sino-vial como en las serpientes; 2.° La presencia de un esternón mas ó menos desarrollado en la parte anterior de la cavidad formada por las costillas; 3.* La soldadura, entre sí, y con el cráneo, de las piezas que contribuyen á formar la mandíbula superior, asi como también la sinfisis sólida de las dos ramas de la inferior; y 4." Por fin , la forma del hioides, siempre en relación con la estructura y los movimientos de la lengua que no puede ocultarse en un zurrón.

La piel presenta, según hemos dicho ya, dos aspectos diferentes.—En los epticopleuros toda la superficie del cuerpo está protegida por escamas córneas, distintas, cortadas á escuadra , de moflo que por su unión forman filas regulares que dividen aparentemente el tronco en muchos anillos ó verticilos, situados los unos detrás de los otros casi á igual distancia. Constituyen ademas, muy á menudo, un surco ó una especie de incisión lateral en toda la longitud del tronco, hasta el origen de la cola ó el orificio de la cloaca. En algunos géneros de este grupo, principia el surco inmediatamente después de la cabeza ; pero en otros comienza en la axila 6 en el origen de las patas anteriores. En los mas, una piel mas fina, mas flexible y con granitos escamosos reviste interiormente á este.piiegue lateral. En torios ellos la cara y taparte anterior del cráneo están protegidas por escudos ó por grandes placas poligonales que varian en los diferentes géneros por la forma, la disposición y la extensión, de suerte que son bastante buenos los caracteres que se toman de estas modificaciones. No se ve surco medio en el espacio comprendido entre las dos ramas de la mandíbula inferior.—El grupo de los gliptodermos (que Duméril quiso elevar á la categoría de familia) tiene la piel completamente desnuda; pero su superficie lleva impresa líneas huecas, ó cinceladuras trasversas en anillos regulares, y otras mas numerosas, mas cortas, pero longitudinales. Estas últimas se hallan di-tribuidas en quincuncío, de suerte que cada una de las pequeñas eminencias que circunscriben y que están comprendidas entre los lineamentos marcados en el espesor de la piel, representa un tubérculo cuadrilátero, á menudo prolongado, y de diferente color. Resulta de esta disposición que toda la superficie del cuerpo simula una especie de mosaico ; compuesto de piececitas tuberculosas, ó de compartimentos, cuya simetría es muy singular.— Sin embargo, en todas las especies, el vértice de la cabeza, por lo menos en la corta región de la cara y de la parte anterior del cráneo, por placas poligonales mayores, y notables sobre todo en el Lepidosternon cephalopeltis, porque una de estas placas simula en cierto modo un casquete ó gorra. Ademas, toda la

: región inferior del cuello lleva escudos muy grandes que forman una especie de peto; y por otra parte, se

I ven en los costados los indicios del surco longitudinal, no mas que indicado y apenas excavado, manifestándose por medio de una ligera depresión que interrumpe un poco la regularidad del anillado y de las piezas. En este punto se nota una serie de pequeñas líneas

 

Índice de páginas de Zoología Reptiles.  

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada dinoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.