Zoología. Reptiles. Lagartos o Saurios. Lacertidos o Autosaurios. Página 283 Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza.. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 4. Museo pintoresco de Historia Natural.
Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 4


Zoología. Reptiles. Lagartos o Saurios. Lacertidos o Autosaurios. Página 283 Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza.

SAURIOS O LAGARTOS. 283

nos resta decir, en estas consideraciones generales, nos atenemos simplemente á las particularidades propias de los lacértidos, pues en todo lo que no se oponga á estas, se entiende que rige cuanto desenvolvimos con relación á los saurios en general.

Los órganos de los sentidos lian sufrido importantes modificaciones, si bien , como ya es de suponer, no es muy considerable su desarrollo. El tacto se halla embotado por tegumentos córneos, cuyas modificaciones suministran buenos caracteres. El oido y el olfato eiisten evidentemente, pero dirigen muy poco los movimientos del animal, pues es mudo en ambos sexos aun en la época del celo, y en vano también la presa que buscan manifestaría de lejos su presencia mediante sus emanaciones. El gusto se halla al parecer mas desarrollado, atendido que su lengua está cons- i tantemente húmeda, siempre móvil, exértíl, y atendida también la previa masticación á que someten los alimentos. Todos, sin mas que una excepción, tienen ojos con párpados movibles y viven á la luz.

La piel de los lacértidos presenta muchas modificaciones importantes según las partes del cuerpo, tomando ademas las láminas córneas que cubren el epidermis los nombres de placas, escamas, escamitas, laminitas, granitos, etc,, según su forma.

Las que protegen el cráneo, ó sea el llamado escudo supra-craneal, se hallan íntimamente pegadas á los huesos, y son de ordinario lisas en su superficie exterior. Sus bordes están tan perfectamente unidos, que parece que solo formen líneas yustapueslas, que hasta continúan cuando el epidermis, en la época de la muda, se desprende en una sola pieza. Estas placas, en número harto constante , afectan formas particulares que varian según las especies. Se han dividido en medias y laterales. Las primerasson sencillas, impares , angulosas y siempre simétricas; las otras son dobles ó pares, en general mas redondeadas y se corresponden de derecha á izquierda. Las medias se llaman sincipitales, micraneales ó mesocefálicas, pero como son impares se deja su nombre en singular. Contándolas de atrás adelante se designa la última del lado posterior de la cabeza como la occipital. La que sigue, situada entre las dos piezas laterales, se llama interparietal. Vienen después sucesivamente la frontal, la internasal y por fin la rostral que termina el hocico. Total: cinco placas sincipitales medias. Los pares laterales examinados en el mismo orden , del occipucio á la frente, toman sucesivamente estos nombres: las últimas son las parietales, y luego las fronto-parietales, los pares palpebrales, cuyo número varia según el género y hasta las especies; las fronlo naso-rostrales, y las naso-rostrales. Hay en seguida á cada lado de ia parte anterior de la cabeza , región de figura triangular, comprendida entre la punto del hocico, y el borde anterior de la órbita , y que denominaremos frenal, algunas otras , placas, de las cuales una, dos y hasta tres contribuyen á veces á formar el contorno escamoso de la abertura de las narices. Estas placas son las naso-fronales inferior ó superior, primera ó segunda postnaso-frenal, según su posición y sus relaciones con las placas inmediatas. Adviértase, sin embargo, que algunas de estas placas faltan en ciertos casos, al paso que en otros su número es mas crecido. Con efecto, en el género Thorictis se ven , ademas de las placas ordinarias , dos pares de posl-naso-rostrales laterales, un parjde post-naso parietales y un par de occipitales laterales.

Las placas labiales cubren el contorno de ambas mandíbulas , presentándose en general muy pulimentadas en la superficie, diversamente redondeadas ó enclavadas entre las piezas inmediatas, pero talladas en escuadra por el lado de la hendedura de la boca. Las labiales inferiores raras veces forman una doble fila, y las Sü6-íraa;ilarc6a(lquieren dimensiones muy i

considerables. Las placas denominadas rostral y mental , forman parte de las filas labiales y ocupan su porción media. La una protege el hocico y la otra la barba.

Las escamas cervicales caracterizan ciertos géneros por su presencia ó por su falta; en este último caso se observan en el cuello varios pliegues trasversos, cuyo número varia, como en los géneros Salvator, Thorictis , Crocodilurus, Cuemidophorus, Ameiva y Aporomera. Los demás tienen un collar muy distinto formado por escamas redondeadas ó acuminadas en el borde libre; unas veces son lisas,y otras llevan en medio una pequeña quilla.

Los granitos se observan de ordinario en los pliegues del cuello, debajo del collar y en el contorno de la cloaca. Algunos géneros (Tachydromus) los tienen en los costados y en los dobleces de los muslos y de los brazos. Siempre los hay en las plantas de los pies, y en las palmas de las manos.

Las láminas ventrales se hallan distribuidas con muchísima regularidad , son de forma cuadrangular las mas de las veces, pero de ángulos redondeados. Preséntanse como encajadas y dispuestas en fajas longitudinales, cuyo número varía entre seis y diez y ocho ; y al propio tiempo se cuentan de veinticuatro á treinta y seis fajas trasversas. De ordinario son lisas y brillantes esas placas ventrales; encontrándose recargadas en los tropidosaurios, y en algunos otros, como en los Centropyi, los cuales las tienen ademas aquilladas.

Por lo que hace á los tubérculos de los muslos y á los escuditos de las piernas se observan notables diferencias. A lo largo del borde interno del muslo se ven los tubérculos atravesados por un poro, y dispuestos regularmente en lineas longitudinales sencillas, pero su número varia en una misma especie. Unas veces están muy distantes unos de otros, y otras muy aproximados. Vense tan solo algunas en la base del muslo en los taquidromos. Los escuditos de las piernas no presentan particularidad alguna en los Aporomera, Tropidosaurus y Dracaena; pero están muy desarrollados en los Salvator, Lacerta y Ameiva. Los Centropyx y otros muchos los tienen aqui-llados.

Las escamas de la cola son en general placas dispuestas en anillos ó en verticilos. En los mas de los géneros están aquilladas.

Los colores de la piel varian muchísimo, siendo el mas común el verde en sus diversos matices. El amarillo , el gris, el negro, el blanco, el azul y el rojizo, forman manchas, líneas ó sinuosidades bastante constantes en los individuos, empajados ó conservados en alcohol.

Todos los pormenores que acabamos de exponer indican que el cuerpo de estos reptiles solo goza muy débilmente del tacto pasivo ó de la sensación que resulta del contacto de la materia, pues su cuerpo se halla al nivel de la temperatura de los objetos que les tocan, no pudiendo apreciar el calor y el frió cuando tiende a establecerse el equilibrio recíproco. Podemos ademas deducir también que el tacto activo se hallará en ellos poco desarrollado, en razón de los granitos y de las láminas córneas que cubren las articulaciones de los dedos. Solo la lengua podría auxiliar esa percepción que por otra parte es casi nula.

Poco valen los órganos olfatorio:. Sus narices son poco extensas, y se abren al exterior por medio de dos agujeritos, protegido cada uno de ellos por una especie de válvula membranosa, situada en el contorno de la abertura que se nota en una ó muchas escamas llamadas nasales. Su trayecto es muy corto, porque abocan á la cara palatina de los huesos incisivos. No se ven grandes aufractosidades, ni láminas cubiertas por la membrana olfatoria, aunque estén húmedas y un poco mucosas en el interior. Por otro

 

Índice de páginas de Zoología Reptiles.  

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Actualiza la información que consideres obsoleta dinoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.