Zoología. Reptiles. Lagartos o Saurios. Lacertidos o Autosaurios. Página 282 Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza.. Tomo 4. Museo pintoresco de Historia Natural.
Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 4

Zoología. Reptiles. Lagartos o Saurios. Lacertidos o Autosaurios. Página 282 Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 4.



282 LOS TRES REINOS DE LA NATURALEZA. ZOOLOGÍA.

La familia de los saurios autosaurios, tal cual vamos á describirla, corresponde: t.° casi á la que Cuvier designaba también con el nombre de Lacértidos, pues lian sido separados los monitores ó varánidos, bástanle parecidos á la presente familia ; 2." á los ameivoideos y lacertoideos de Fitzinger, que son, los primeros nuestros pleodontes, menos los tupinam-bis y los varanus, y los segundos nuestros celodontes; 3." á los lagartos autarcoglosos de Wagler, 6 mejor á todos sus antarcoglosos acrodontes, y á una porción tan solo de sus autarcoglosos pleurodontes, es decir á sus géneros Lacerta, Zootoca, Podareis, Aspistis, Psammuros, que lorman parte de nuestros celodontes ; los demás autarcoglosos pleurodontes se hallan repartidos entre nuestros ciclosaurios y escincideos; 4.° á la familia de los Lacértidos (Lacertidce) de Mr. Bonaparte, subdividida por él en dos grupos que comprenden los Ameivinos y los Lacertinos, ó sean nuestros pleodontes y celodontes; 5.° á los ameivas de Wiegmann y á sus Lacertos, que pertenecen también á la familia, cuya historia estamos escribiendo; pero este autor indicó como de lengua retráctil en un zurrón, muchas especies en las cuales no se observa realmente tal estructura.

La familia de los lacértidos es la mejor conocida, porque varias de sus especies viven en nuestros climas. Su tamaño regular no pasa de cinco ó seis pulgadas, pero los Salvator y los Dracama llegan á medir un metro. Los colores y las manchas que adornan su piel varian según la edad y el sexo, y á menudo según las estaciones y la naturaleza de los terrenos donde fijan su morada. De ahi el origen de numerosas variedades en una misma especie. Hoy dia se sabe ya que, en los primeros meses de su existencia; la mayor parte de los individuos jóvenes llevan una especie de librea que, por la disposición y los matices de los colores, les da á veces un aspecto tan diverso del de la especie, que á duras penas se la puede referir á ella, y otras puede hacerles confundir con el sexo á que no pertenecen. Estos colores varian ademas en el mismo momento de su muerte, ya por la desecación, si solo se quiere conservar su piel, ya por la naturaleza de los líquidos en que se les introduce para prese: varios de la descomposición. Añádase á lo dicho que la determinación de estas manchas, de estos matices de color, es á menudo muy difícil y hasta falaz en los individuos vivos, por cuanto su piel toma tonos muy diferentes en las diversas épocas mas ó menos cercanas de la muda ó del cambio de epidermis, que al parecer se verifica muchas veces cada año.

El número de poros femorales varia también, lo mismo que la proporción relativa de las diversas partes del cuerpo en un mismo individuo, sobre todo por lo que hace á la región de la cola.

Los mejores caracteres, los mas constantes, se encuentran al parecer en la forma, el tamaño, y la disposición recíproca de las escamas que protegen las diversas regiones de la cabeza, del cuello, del dorso, de los costados, del vientre, de la cola y de las diferentes partes de los miembros anteriores y posteriores.

La presencia ó falta de los dientes palatinos no es un carácter tan bueno como habían indicado varios autores, pues en una misma especie hay individuos que los tienen y otros no. Pero la implantación de las mandíbulas sirve para dividir los autosaurios en dos subfamilias completamente análogas á las admitidas en los iguánidos. Pero no depende esto, como creía Wagler, de que estos dientes, en ciertas especies, estuviesen fijos en el vértice ó en el ángulo ó borde mismo de las mandíbulas, y en las demás, se encontrasen aplicados sobre el borde interior de los maxilares. Nada de eso se observa, pues todos, sin excepción , se hallan en este último caso. La diferencia consiste en que, ó están llenos y muy sólidamente adheridos á los huesos, ó por el contrario, se hallan

huecos y como simplemente suspendidos en sentido vertical por su cara lateralmente externa en la pared interior de las mandíbulas. De ahí las citadas denominaciones de pleodontes y celodontes.

Los lacértidos son tal vez las especies mas vivarachas entre los reptiles, y sus movimientos de locomoción se ejecutan de un modo tan brusco y tan pronto, que se ha comparado á la rapidez de una centella, la velocidad con que se trasladan de un sitio á otro. Pero estos movimientos los verifican, sin embargo, como á empujones y á cortas distancias, de suerte que si no encuentran en seguida el retiro que se han buscado, y hacia el cual procuran constantemente huir; se fatigan muy pronto y caen presa de sus enemigas. Por eso jamás se ve que emprendan grandes marchas ni que abandonen las inmediaciones de los sitios donde han nacido , y donde, por decirlo asi, se halla al parecer confinada su raza. Los lacértidos no se reúnen por lo visto para emprender emigraciones, conforme se observa en algunas razas de animales en las otras clases, y según hemos dicho de las tortugas marinas, Sin embargo, son seres muy vigorosos en punto á movimientos , pues si se examina unatónicamente el cuerpo de un reptil de esta familia se verá que la mayor parte de la masa material del ser está representada por los órganos locomotores. Su esqueleto y sus músculos constituyen en peso los nueve décimos de la totalidad del animal como en la gran mayoría de los peces.

Aunque los lacértidos estén muy bien organizados para verificar súbitos movimientos, debemos sin embargo reconocer que su tronco es en general demasiado pesado para que puedan sostenerle las patas, las cuales se articulan en él en ángulos rectos, y cuyos pares se hallan recíprocamente situados á demasiada distancia entre sí para sostener la porción intermedia de la coluna. Por eso, durante el reposo, su cuerpo se halla constantemente aplicado sobre el plano que le sostiene. Las palas son realmente cortas, pero sus dedos tan largos que las manos ó los pies igualan en longitud al antebrazo óá las piernas, estando profundamente divididos en toda la extensión de las falanges en cuatro ó cinco partes desiguales, bien distintas unas de otras, sin membranas intermedias, y terminadas cada una por uñas robustas y corvas.

Cuando los lacértidos se mueven sobre un suelo pedregoso ó cubierto de plantas de poca talla , se auxilian mucho con su cola, conforme se nota en los ofidios, cuando se les introduce en agua, cuyas ondulaciones originadas por el animal depende principalmente de la movilidad de la coluna. En los lagartos, siendo entonces inútiles sus miembros, no los despliegan sino en el sentido de la longitud del tronco, á fin de que presenten menos resistencia al líquido, en cuya superficie nadan teniendo el cuerpo sumergido. Las patas, sin embargo , constituyen su mas poderoso agente cuando recorren una playa lisa y llana, ó suben por planos inclinados. En tales casos, la cola parece que mas bien perjudica por su peso, aunque es de suponer que mantenga tal vez el equilibrio, ó bien encorvándose un poco dé al animal la facultad de saltar. Como sea, es lo cierto que á menudo se ven lacértidos sin cola, §¡n que por eso sus movimientos hayan sufrido de un modo aparente. Ya hemos dicho en mas de una ocasión que la cola se desprende con suma facilidad, sin graves inconvenientes, reproduciéndose muy pronto la parte separada. Sabido es también que á menudo la región perdida está reemplazada por una, dos y hasta tres colas, cuando se bifurca una de las dos'horquillas. Esta regeneración de la cola presenta las mas de las veces al exterior 1 escamas diferentes ó verticilos de otra tinta, y las mismas vértebras están reemplazadas por una serie de ternillas que se osifican por completo. Tanto en lo que llevamos dicho, como en lo que



 

Índice de páginas de Zoología Reptiles. 

Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza. Tomo 4 Zoología. Reptiles. Lagartos o Saurios. Lacertidos o Autosaurios. Página 282 Tomo 4. Los Tres Reinos de la Naturaleza.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada cuentanoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.