Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 604 Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.


torcidas, segim sienta el mismo Alberto refirindose un pasaje de Aristteles mal entendido, y cuya es-plicacfot ha sido admitida por Gessner con algunas modificaciones, y desechaba por los dems naturalistas.

La Avutarda es ave granvora, se alimenta con yerbas, granes y toda especie de semillas, con berzas, diente de leen, nabos, mijosotis vellosilla, arveja, apio, daucus y aun con heno, y aquellos grandes gusanos de Mena que hormiguean sobre los mganos en las maanas de verano anles de salir el sol: en el rigor del invierno y en tiempo de nieve suele comer la corteza de los rboles, y en todos tiempos traga piedrecitas y tambin piezas' de metal como el Avestruz, y veces en mayor cantidad. Habiendo los seores de la Academia abierto el ventrculo de una de las avutardas que habian disecado, lo encontraron en mucha parte lleno de piedras, algunas de las cuales eran del tamao de una nuez, mezclarlas con monedas de cobre en nmero de noventa, todas castadas y bruidas, en los puntas expuestos la frotacin, aunque sin ninguna apariencia de corrosin.

Perrault aade estas observaciones anatmicas la de que entre tantos individuos como habian disecado los seores de la Academia no se habia encontrado una sola hembra. Mas ya hemos dicho en el articulo del Avestruz lo que pensbamos de esta observacin.

En la estacin de los amores el macho va gallar dendose alrededor de la hembra, y describiendo una especie de rueda con la cola.

Sus huevos no son mayores que los del ganso, de un color pardo bajo aceitunado , salpicado de man-cbitas mas oscuras, y evidentemente anlogo al del plumaje.

Esta ave no construye nido alguno , y se contenta con escavar un agujero en la tierra, donde deposita dos huevos que cubre por espacio de treinta dias, imitacin de las dems aves mayores , segn refiere Aristteles. Cuando la madre est recelosa de los cazadores , para evitar que descubran sus huevos, los mete debajo dess alas (no se dice de que manera), y los transporta otro paraje mas seguro. Suele posar ordinariamente en los trigos cuando estn ya granados, depositando en ellos su puesta, y siguiendo en esto el instinto comn de todos los animales, que colocan sus hijuelos en los parajes mas propsito para el alcance del alimento que necesitan desde el momento de nacer. Klein pretende que esta ave prefiere los cebadales por ser mas baios, con el fin de no verse sorprendida mientras est empollando los huevos , dominando su cabeza la campia y acechando cuanto pasa su alrededor: mas este hecho no concuerda con la opinin general de los naturalistas , ni con la naturaleza de la Avutarda, la cual siendo tan salvaje y recelosa, debe buscar su seguridad escondindose mas bien en los trigos elevados, para no ser vista de los cazadores que la persiguen.

Abandona algunas veces sus huevos para ir en busca de alimento ; mas si durante su momentnea ausencia los ha tocado alguno empaado solo con el aliento , al momento de advertirlo su vuelta la madre , segn dicen , los abandona.

La Avutarda, aunque de mucho volumen, es un. animal muy tmido y sin la menor idea de sus propias fuerzas ni instinto para emplearlas. Renanse veces en bandadas de cincuenta sesenta, sin que su nmero la inspire mayor confianza de seguridad que su fuerza y tamao : la menor apiriencia de peligro, el mas leve accidente las asusta, y solo con la fuga creen poder asegurar su conservacin. Temen sobremanera los Perros, y esto debe ser cierto, supuesto que suelen servirse de ellos para cazarlas; aunque tambin deben temer la Zorra, la Fuina y otro cualquier animal por mas pequeo que sea, con tal que

se atreva atacarlas; y con mucha mayor razn a lo5 animales feroces y auna las aves de Rapia, contra las cuales se defenderan mucho menos: siendo tal su pusilanimidad , que por poco que se las hiera mueren mas bien del susto que de las resultas de sus heridas. Klein pretende no obstante que se encolerizan algunas veces, y que entonces se les ve hinchar una piel floja que tienen debajo del cuello. Si debemos dar crdito los antiguos, la inclinacin de la Avularda al Caballo, iguala la antipata que la infunde el Perro ; de modo que apenas lo descubre cuando vuda su encuentro y se deja casi hollar de l, despreciando el temor que por naturaleza la caracteriza. Si llega justificarse esta singular simpata entre unos animales tan diferentes, bien se puede mi entender descubrir el motivo, el cual consiste en que, la Avutarda suele encontrar en el estircol del caballo algunos granos medio digeridos, que son para ella un gran recurso en tiempo de escasez.

Cuando se le da caza corre muy veloz, batiendo sus alas y andando algunas millas sin detenerse ; pero como ro toma vuelo sino con mucha dificultad y cuando se halla ayudada, si se quiere llevada por un viento favorable, y por otra parte no se posa ni puede encaramarse encima de los rboles, ya sea causa de su pesadez, ya por faltarle el dedo posterior para asirse de la rama y sostenerse en ella; es de creer, segn el testimonio de los antiguos y modernos, que pueden alcanzarlas los Galgos y Sabuesos. Tambin se las caza con aves de Rapia, finalmente se la* tienden lazos y atrae donde se quiere, colocando un caballo en sitio conveniente, cubrindose tan solo con la piel de uno de aquellos animales. No hay trampa, por mas grosera que sea, que no surta efecto, si es cierto, como dice Eliano, que en el reino del Ponto logran las Zorras atraerlas hacia s solo con tenderse en el suelo y levantar la cola, dando esta en cuanto es posible la apariencia y movimiento del cuello de una ave; de manera que equivocando la Avutarda, segn dicen , este objeto por una ave de su especie, se acerca sin recelo y sirve de fcil presa al astuto animal : mas esto supondra mucha sutileza en la Zorra, mucha estupidez en la Avutarda, y aun tal vez mayor credulidad en el escritor.

Ya he dicho que estas aves suelen reunirse en bandadas de cincuenta sesenta, lo que sucede particularmente en otoo en las llanuras de la Gran Bretaa , en cuya estacin se echan sobre las tierras sembradas de nabos, y hacen en ellas grandes estragos. En Francia se las ve pasar regularmente en la primavera y otoo, aunque en bandadas mas pequeas, y solo se posan en los parajes mas elevados. Se ha observado su paso por Borgoa , Champaa y Lo-rena.

La Avutarda se encuentra en la Libia , hacia los alrededores de Alejandra segn Plutarco, en la Siria, en la Grecia , en Espaa, en las llanuras de Poilon y de la Champaa pouilkuse, en los territorios abri-gades del Este y del Sur de la Gran Bretaa, desde la provincia de Dorcet basta la de Mercia, y en la Lothiaua en Escocia, en los Paises-Bajos, en Alemania, en Ukrania y en Polonia, en donde, segn Rzaczynski pasa algunas veces el invierno en medio de las nieves. Los autores de la Zoologa britnico aseguran que estas aves no suelen alejarse de su pas natal, y que sus mayores excursiones no pasan de veinte treinta millas; aunque Aldrovando pretende que hacia fines del otoo llegan en bandadas Holanda, y se mantienen con preferencia en las campias lejanas de las ciudades y de los lugares habitados.

Aldrovando acusa Gessner de haber incurrido en alguna contradiccin sobre este particular, especialmente cuando dice que la Avutarda emigra cuando lo efectan las Codornices, despus de baber dicho mas arriba que no salan de Suiza , en cuyo pas se



Índice de páginas de Zoología Aves.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada informanos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.