Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 602 Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.


tud, del mismo modo que al Gradatina de los latinos, y al Andante de los italianos; y en esta aceptacin puede aplicarse la palabra Trapp la Abutarda; la cual cuando no se ve perseguida, camina lentamente y con pesadez, aunque tambin le seria muy propio cuando no tuviese aneja aquella idea accesoria de lentitud, pues basta caracterizar una ave por el hbito de caminar, para suponer que vuela poco.

Con respecto la palabra gansz es muy susceptible de equvoco: aqu debe tal vez escribirse, segn yo lo he hecho, con una z linal, y de este moda significa mucho, y anuncia un superlativo; al paso que si se escribe con s (gans) significa un nsar. Habindolo tomado algunos autores en este ltimo sentido, lo han traducido en latn por Anser Trappus; y como ste error de nombre influye en la cosa, no han dejado de suponer que la Avutarda era una ave acutica que se placa en los pantanos; y el mismo Aldrovando, quien un mdico holands haba enterado de esta equivocacin de nombres, y que se inclinaba tomar la palabra gansz en el mismo sentido que yo, hace no obstante decir Belon, traducindolo en latn, que la Avularila busca los pantanos por mas que Belon diga precisamente lo contrario; y como este error ha producido otro nuevo, se ha dado el nombre de Avutarda una ave verdaderamente acutica, una especie de ganso blanco y negro que se encuentra en el Canad y en varios parajes de la Amrica septentrional. Sin duda por una consecuencia inmediata de la expresada equivocacin recibi Gessner de Escoca el diseo de una ave palmpeda bajo el nombre de Gus-tardr , que es el que se da en aquel pas la verdadera Avutarda, y que Gessner hace derivar de tarde, lento, tardo, y de guss y goose, que en ingls y en holands significa nsar. Ved ah, pues, la Avutarda, ave absolutamente terrestre, trasformada en acutica, con las qne nada tiene de comn , no pudiendo dimanar tan chocante metamorfosis sino de un equvoco de palabras. Los que han querido justificar escusar el nombre de nsar trappus Irappgans han tenido que decir, unos que las Avurtardas volaban en bandadas como los Gansos , y otros que eran del mismo tamao que estos, como si la corpulencia el hbito de volar en bandadas pudiesen por s solos caracterizar una especie ; en cuyo caso los Avestruces y los Gallos silvestres deberan estar colocados en la misma clase que el nsar. Mas basta ya de insistir en la refutacin de un absurdo: apresurmonos terminar esta lista de errores y una crtica tal vez demasiado larga, pero qu- me ha parecido necesaria.

Belon ha pretendido, aunque sin fundamento, que el 7rfr<70 alter de Plinio era la Avutarda, porque este ltimo habla en el mismo lugar del Avis tarda. Es verdad que. Belon, defendiendo su error con otro, pretende que el Avis tarda de los espaoles y el Otis de los griegos designan al Buho; mas debera probarse con anticipacin: 1." que la Avutarda permanece en lasabas montaas, como Plinio lo asegura del Tetrao alter (gigp.unt eos Alpes), lo que es contraro cuanto de esta ave han dicho todos los naturalistas, excepto Bawere: 2. que el Buho y no la Avutarda, fue en efecto conocida en Espaa bajo el nombre de Avis tarda, y en Grecia bajo el de Otis, cuya frgil asercin se "halla combatida con el testimonio de casi todos los escritores. Lo que tal vez dio lugar al engao de Belon es que Plinio nos presenta su segundo Tetrao, como una de las aves de mas corpulencia despus del Avestruz, lo que segn Belon no puede convenir sino la Avutarda; mas luego veremos que el gran Tetrao Gallo silvestre excede algunas veces en tamao la Avutarda ; y Belon hubiera podido suponer que este naturalista confunde el Otis con el Otus, segn lo tengo observado mas arriba ; y que atribuyendo una sola especie las propiedades de dos muy distintas designadas en sus colecciones con nombres casi seme-

jantes , no debiera concluir de ello que el Avis tarda es en efecto el Buho.

El mismo Belon se inclina creer que su adignr-mus designaba al oatardeau, y en efecto, esta ave no tiene mas que tres dedos, todos anteriores como la Avutarda, aunque difiere mucho en el pico; tiene el tarso mas grueso, mas corto el cuello, parecindose mas bien al Chorlito real que la Avutarda; circunstancia que examinaremos luego con mas detencin^

Advertimos por fin, que algunos autores engaados, segn parece, por la semejanza de las palabras,, han confundido el nombre de Starda, que en la misma lengua significa Perdiz.

Resulta, pues , de todas estas discusiones que nuestra Avutarda es el Otis de los griegos, y no el Otus; que se le aplic el nombre de Raphos por casualidad, como despus al Dronto, que el de Anapha que le dan los judos modernos perteneci en otro tiempo al Milano; que este es el Avis tarda de Plinio, ornas bien de los espaoles en tiempo de Pliuio, llamada as causa de su lentitud , y no como pretende Nifo, por no haberse conocido en Roma hasta muy tarde, que no es ni el Telrix de Aristteles, niel Tetrax del poeta Nemesiano, ni aquella ave de Esci-lia deque habla Aristteles en su Historiade los animales, ni el Tetrao alter de Plinio, ni una ave acutica ; y finalmente, que es la Starda y no la Starna de los italianos.

Para penetrarse de la importancia de esta discusin preliminar, bastar discurrir la estravagante y ridicula idea que formara de la Avutarda aquel principiante que recogiese sin criterio y con ciega confianza todo cuanto han atribuido los autores esta ave, mas bien los diferentes nombres con que la designan en sus obras. No podra menos de considerarla la vez ave diurna y nocturna, ave de montaa y de valle, ave de Europa y de Amrica, ave acutica y terrestre , ave granvora y carnicera, ave muy grande y muy pequea ; en una palabra, un monstruo imposible; bien si tratase de optar entre tan contradictorios atributos, no podra hacerlo sin rectificar su nomenclatura, como acabamos de conseguir, comparando lo que se sabe de esta ave con lo que han dicho de ella los naturalistas que nos han precedido.

Despus de tanta detencin en el nombre, justo ser que nos ocupemos del objeto. Gessner se ha lisonjeado de haber sido el primero en notar que la Avutarda podia incluirse en el gnero de las Gallinceas ; pero si bien es igual en el j)ico y en la pesadez, se diferencia de ellas en el tamao; en tener solo tres dedos en cada pi, en la forma de la cola, en la desnude/, de la parte inferior de la pierna, en la grande abertura de las orejas, en los manojos de plumas que le caen sobre la barba, en vez de aquellas membranas carnosas que tienen las Gallinceas, sin hablar de las diferencias interiores.

Aldrovando no es mas feliz en sus conjeturas cuando toma por Avutarda aquella guila frugvora de que habla Eliano, causa de su tamao, como si este solo atributo bastase para fijar la idea de un guila: me parece muy verosmil que. Eliano quera hablar del gran Buitre, que es una ave de Rapia como el guila, aun mas poderosa que la comn, y que se hace Frugvora en casos de necesidad. He abierto una de estas aves, muerta de un escopetazo, que habia permanecido por algunos dias en los campos sembrados de trigo, y no hall en sus intestinos mas que una papilla verde," que seria probablemente yerba medio digerida.

Seria mas fcil hallar los caracteres dla Avutarda en el Tetrax de Ateneo, que es mayor que los Gallos mas grandes (y ya se sabe que en Asia los hay degran tamao): tiee'esta ave solo tres dedos en los pies, unas barbas, que le cuelgan cada lado del pico, el plumaje esmaltado, y la voz grave; al paso que su



Índice de páginas de Zoología Aves.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Actualiza la información que consideres obsoleta escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.