Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 573 Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.


Act-camello ( nombre que antes sedaba al Aveslruz) mayor parte de estas milicias me parecen evidente

no podia menos de juntarse del misino modo, y lodi aun por hecho positivo: sin embargo, esla suposicin es tan inexacta por lo que toca al Ave-camello mismo, conforme tenemos apuntado ya en ulro paraje : v aunque segn todas las a|iarieiicias son muy pilcos los observadores que hayan sido testigos de esta c-pula, y ninguno haya dado cuenta de ella .debemos CON todo presumir que tiene lugardel modo acostumbrado hasta que la experiencia nos d una prueba de lo contrario. .,

Los Avestruces son muy lascivos y se juntan muy menudo, segn es faina, y si se tiene presente.lii que' hemos dicho mas arrilKi acerca de las ilion n siones del pene en el macho, se echar de ver que e.stas cpulas n se limitan meras compresiones; como en la mayor parte de las aves, sino que hay una verdadera intromisin de las partes sexuales del macho en las de la hembra. Tilcrennl es el nico autor

teniente exageradas; porque, cmo puede ser que un huevo cuv.t rascara solo pesa una libra, y contiene por lo mas media azumbre de liquido, tenga sin embargo un peso tolal ib- quince libras? Seria menester para eso que la clara y la yema de esle huevo fuesen siete veces mas densas que el agua, tres veces mas que el rarmoj, > easi tanto mino el citano, lo que es muy duro de suponer.'

V si admitisemos con Willnghhy que el Avestruz pone cincuenta huevos en un ao, del peso de quince libras cada uno, resultara de ello que el peso total de la aovacoii seria de setecientos cincuenta libras,

(t) Hallndose Jaonequn en el Sneca!, puso en una rapta dos huevos Je Avestruz bien envueltos en estopa, y algn tiempo despus enmiitr que uno de dichos huevos estaba muy prximo romper el cascaron. (Vase la Historia general de los Viajes.)

doctos que van i parar aiIi en una hendidura bastante considerable. Mucho se engaara id que quisiese deducir de la estructura algo complicada de estos rganos, que el Avestruz sobresale en el sentirlo del olfato, puesto que los hechos mas justificados nos harn ver luego todo lo contrallo : generalmente baldando , parece que las sensaciones principales y dominantes de este animal son la de la vista \ del sentido.

La sucinta exposicin que acabamos de trazar de hi estructura interna del Avestruz , nos parece mas que suficiente para conlirmar la idea que dimos desde un principio de este animal singular. que debe reputarse como un sur de naturaleza equivoca, y constituyendo I trnsito del Cuadrpedo al Ave. Si se tratase de representar metdicamente el verdadero sistema de la naturaleza , ni debiera colocrsele en la clase de las aves, ni tampoco en la do los Cuadrpedos, y sislo en el eslabn intermedio , pasoequidislante deunas y de otros. Dgasenos sino, qu otra categora puede acaso perlenecer un animal cuyo cuerpo organizado en parte como el de una ave, y en parle la manera de un Cuadrpedo, descansa en pies de cuadrpedo , y termina en una c dieza de ave, cuyo macho est provisto de pene, y de elidirs la hembra, as como en los Cuadrpedos; no obstante de que es ovparo, y que tiene molleja semejanza de las Aves, al propio tiempo que presenta varios estmagos intestinos , que por su capacidad y su estructura corresponden en parte los de losRuniiantes, yon parto los de otros Cuadrpedos?

En orden la fecundidad . parece tambin pertenecer el Avestruz mas de cerca la clase de los Cuadrpedos que la de las Aves, puesto que es muy j fecundo y produce sobremanera. Dice Arisl teles que despus del Avestruz el ave que llama Alricujiilla es ! la que pone mas, aadiendo luego que dicha Atrica- j pilla pone vciqte y mas huevos.; de todo lo cual re- | soltara que el Avestruz debe poner cuando menos veinte y cinco ; fuera de que . segn los historiadores modernos y los viajeros mas instruidos, hace varias incubaciones de doce quince huevos cada una. Asi pues, si se le considerase en la clase de las Aves, seria sin duda la inayor, y por consiguiente debiera ser la que produjese menos , insiguiendo el orden cons-lanle de la naturaleza en la multiplicacin de los mi- males, cuya proporcin parece haber lijado en razn inversa del tamao .le los individuos; al paso que si l se le incluye en la clase de los animales terrestres, se echa de Verdeado luego que es muy pequea relativamente los mayores, y aun mas que los de estatu- j . ra regular, tales como el cerdo, y entonces su gran- ' de fecundidad entra de nuevo enol orden nalutal.

Persuadido Opiano de que los Camellos de la Bac-triaca se juntaban al revs, y volvindose la parle ] posterior , crey tambin por un segundo error que el

que asi gura se parean, j que cada macho no tiene mas que una hembra contra el uso de las (lemas aves pei-adas.

El tiempo de la puesta depende del clima en que habitan, y es siempre en las inmediaciones del solsticio de verano, es1 decir, primeros de. julio en el frica septentrional, y lines de diciembre en el frica meridional. La temperatura del clima influye mucho tambin en su modo de empollar; pues en la zona trrida se contentan con depositar los huevos en un montn de anua que apian toscamente con los pies, y en donde el solo calor del sol hace quo nazcan los polluelos ; asi es que apenas se echan encima de. ellos durante la noche , y ni aun esto es siempre necesario, pues se ha visto desarrollarse el germen sin previa incubacin por parte de la madre, ni haber oslado aun expuestos los rayos del sol (I). Con linio, no por esto se crea que los Avestruces abandonen sus huevos; por cuanto lejos de esto vigilan asiduamente su conservacin, y sin perderlos apenas de vista; lo que dio lugar decir que los empollaban ia.n ella. Diodoro nos indica cierto modo de coger estas aves, fundado en la grande adhesin que tiene sus huevos, e| cual consiste en hincar en el suelo hacia las inmediaciones del nido y proporcionada altura algunas estacas armadas de puntas bien afiladas, en las cuales se atraviesa la madre por s mirma cuando vuelve apresurada echarse sobre sus huevos.

No obstante de que el clima de Francia es mucho menos calido que etilo Berbera,-o han visto aovar algunos Avestruces en la casa de lie: as de Versados; pero por mas pruebas que lucieron los seores de la Academia para que se empollaran los huevos mediante una incubacin arlilicial, ya por el calor del sol bien por un fuego giminado y una leim'criitu a sostenida con arle, todo fue intil, sin que jams llegasen descubrir en unos ni en otros ningn jirincipio de organizacin, ni la menor tendencia aprenle la generacin de un nuevo ser. La clara y la yema del que habia estado expuesto al calor (hi fuego se haban condensarlo algn tanto; y el que se puso al m habia contrado una fetidez insufrible ; pero ninguno presentaba la mas ligera seal de que el embrin se hubiese principiado desarrollar; de suerte, que aquella incubacin lilesfica no tuvo ningn resultado. Reau-mur no exista todava.

I.os huevos del Avestruz son muy duros, pesados y grandes, s bienes verdad que veces se les ha querido suponer mayores todava de lo que realmente son, por haber equivocado sin ddalos huevos del Cocodrilo Con los del Avestruz. Se ha dicho que eran lmanos como la cabeza de un nio, y que contenan hasta media azumbre de lquido; qu pesaban quince libras, y que un Aveslruz produca cincuenta en un ao. Eliano se adelant aun hasla chenla; pero la



Índice de páginas de Zoología Aves.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada comunicasnoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.