Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 569 Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



ZANCUDAS. 569

superior por su sola resistencia todos los medios de que la naturaleza sabe echar mano para levantar y hacer resbalarse en el fluido atmosfrico unos cuerpos, cuya gravedad especifica es mil veces mayor que la de aquel; y d aqu la razn porque ninguna de las aves, cuya corpulencia se aproxima la del Avestruz, tales como el Tuy, el Casoar y el Drontu, ni tienen ni pueden tener la facultad de volar. Bien es verdad que el peso no es el nico obstculo que se opone ello; supuesto que la fuerza de los msculos pectorales, la grande extensin de las alas, su posicin ventajosa y la firmeza de sus pennas (2), remeras, etc., serian condiciones tanto mas necesarias cuando que es mayor la resistencia que se tiene que superar; pero es sabido que estas aves carecen absolutamente de tales condiciones, pues, limitndonos al Avestruz, se puede en sentido absoluto decir que no tiene alas, en razn de que las plumas de que estn revestidos sus alones, son delgadas y descompuestas, guarnecidas, en vez de barbas propiamente tales, de largas hebras sedosas desprendidas unas de otras, y que no pueden hacer cuerpo comn para romper el aire con ventaja, lo que constituye la principal funcin de las grandes plumas plumas del ala. Las de la cola tienen asimismo igual estructura, no pudiendo por lo tanto oponer al aire una resistencia proporcionada , ni menos estn aun dispuestas para poder gobernar el vuelo, desplegndose encogendose propsito, y tomando diferentes inclinaciones ; siendo muy digno de notarse que todas las plumas que cubren l cuerpo presentan la misma conformidad. La mayor parte de las aves estn provistas de varas clases de plumas, unas la-nuginosas velludas inmediatas la piel, otrs de una consistencia mas firme y mas tupda que cubren las primeras, y otras en fin, mas fuertes y mas largas que facilitan el movimiento y corresponden las que se llaman obras vivas de un navio; pero distinto de aquellas aves el Avestruz, todas sus plumas son de la misma especie, todas tienen por barbas unos filamentos desalados, sin consistencia y sin reciproca unin, inutiles todas en una palabra para volar, lo mismo que para dirigir el vuelo. As es que el Avestruz se halla ligado . la tierra, por decirlo as, como con doble cadena, cual es su excesvo peso y la conformacion de sus alas, condenado recorrer laboriosamente su superficie a la manera de los Cuadrpedos, sin poder jams elevarse en los aires; y de ah es tambin

que tanto en su estructura interna, como en su configuracin exterior, presenta varias relaciones de semejanza con aquellos animales. La mayor parte de su cuerpo est como en ellos, cubierto mas bien de pelo que de plumas, y aun su cabeza y costados apenas lo tienen es muy poco, lo propio que sus muslos recios en extremo y sumamente musculosos, en donde reside su fuerza principal, sus grandes pes nerviosos y carnudos no tienen mas que dos dedos, muy parecidos los del Camello, que tambin es un animal singular entre los Cuadrpedos por la forma de los misinos; sus alas, armadas de dos puntas semejantes la del l'uerco-espin, son mas bien una especie de brazos que de alas, que lo fueron dados para defenderse; el orificio de los odos est descubierto y guarnecid tan solo de pelo en la parte interior hacia donde empieza el tubo auditivo; el prpado superior es movl, de la misma suerte que en casi todos los Cuadrpedos: y esl circuido de largas pestaas, como en el Hombre y el Eldante : sus ojos se asemejan mas bien los humanos por su forma tota1, que los de las

(2) Asillainoy me propuco llamaren eicurso de la obra las grandes plumas del ala de la rola, que sirven ya para la accin del vuelo, ya para su direccin, con formandome en esto con la analoga de la lengua iatija y el uso de los escritores de los siglos privilegiados, quienes nunca enplearon la palabra nenna en sentido opuesto.

largas; el pico deprimido horizontalmente de mediano tamao, y redondo por el extremo; los ojos grandes, guarnecidos de pestaas, y los tarsos de dos dedos solamente. No comprende mas que dos especies, las cuales puede agregarse otra que ha desaparecido, y de la cual hablaremos despus de las dos primeras.

AVESTRUZ.

Slrulhiocamelux (Lin.)

Esta ave. llamada tambin Avestruz de Alrica es conocida desde muy antiguo, supuesto que se hace mencin de ella en los libros de mas largo tiempo conocidos , y aun en aquella remota edad deban tenerse exactas noticias de ella , cuando suministra los escritores sagrados varias comparaciones sacadas de sus hbitos y costumbres; fuera de que su carne, segn todas las apariencias, servia ya desde mucho antes de comn alimento algunos pueblos, toda vez que el legislador de los judos proscribe su uso, como de comida inmunda. Heredlo, el mas antiguo de los historiadores profanos, habla de ella, y tampoco se les pas por alto a los primeros filsofos que trataron de las cosas naturales; mas cmo era posible que un animal tan considerable por su tamao, tan digno de atencin por su forma, tan admirable pur su fecundidad, y de otra parte aclimatado por naturaleza en el frica y en una parle del Asia, hubiese podido quedar desconocido en unos paises ya poblados desde los tiempos mas remotos, y en los cuales si bien es verdad que se encuentran vastos desiertos, sin embargo uno tan solo no existe en donde no haya el Hombre penetrado, y cuya extensin no baya recorrido?

De esto resulla, pues, que la raza del Avestruz es muy antigua ; mas al propio tiempo no desmerece su pureza de su antigedad, por cuanto ha sabido conservarse durante una larga serie de siglos, y siempre en el mismo pas, sin gnero de alteracin, mezcla alguna que la haya deteriorado; de suerte, que es entre las Aves, lo que el Elefante entre los Cuadrpedos, una especie enteramente aislada y distinta de todas las dems, por caracteres tan sorprendentes como invariables.

El Avestruz es reputado como la mayor de las aves; pero su mismo tamao le despoja de la prerogativa principal de que gozan , esto es de la poderosa facultad de volar. Uno de los que disec Vallisnieri pesaba cincuenta y cinco libras despus de desollado y despojado de ss partes internas, sin embargo de que estaba sumamente flaco; de suerte, que aadiendo de unas veinte veinte y cinco mas por estas, el cuero y la gordura que le faltaba (I), se puede fijar el peso medio de un Avestruz vivo y medianamente gordo, setenta y cinco ochenta libras sin la menor exageracin.; De que fuerza, pues, no seria necesario que estuviesen dotadas sus alas y los msculos motores de las mismas, fin de poder levantar y sostener en los aires una mole tan pesada! Infinita parece la naturaleza en sus fuerzas cuando se contempla en grande y solo bajo respectos generales : pero se echa de ver que todo es limitado tan luego como se la observa de cerca y en sus pormenores; por cuyo motivo el mtodo de estudiar debidamente sus obras y sus operaciones, estriba en penetrarse bien de los lmites que se prescribi por sabidura y no por impotencia inaptitud. Un peso aqu de setenta y cinco libros, es

(1) Los dos ventrculos bien limpiados pesaban por s solos seis libroa; el hgado una libra y ocho onzas, y el corazn con sus aurculas, y los tronces de los grandes vasos una libra y siete onzas; las des pncreas una libra; debindose notar que los intestinos en razn de ser muy largos y de mucho calibre deben tener p-etiaan'ote un peso considerable.

Índice de páginas de Zoología Aves.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza. Tomo 3 Zoología. Aves. Página 569 Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Actualiza la información que consideres obsoleta informanos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.