Zoología. Aves. Página 540 Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.. Museo pintoresco de Historia Natural.
Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 540 Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.



las otros á un domicilio fijo y a hábitos comunes, huyen de su morada, rompen" todos los vínculos de la sociedad, y vana establecerse en los bosques; de modo, que vuelven a su estado natural estimuladas solo por su instinto. Otras al parecer menos valientes y osadas, aunque igualmente amantes de su libertad, huyen rie nuestros palomares para ir á vivir solitarias en algún agujero rie ia pared, ó bien reunidas, en corto número van á guarecerse en alguna torre poco frecuentada: y á pesar délos peligros, rie la carestía de alimentos, y de la soledad de tales sitios, en que carecen de lodo y endónele están expuestas á los ataques de la Comadreja, de las Ratas, de la Raposa y del Mochuelo, y en los cuales no les querían otro medio pora atender á sus necesidades que la industria; permanecen sin embargo constantemente en esos incómodas mansiones, prefiriéndolas al primer domicilio en que nacieron y se criaron , y en el cual parece debiera retenerlas el ejemplo de la sociedad. Hé aquí el segundo grado: estas Palomas que habitan las ruinas, no retrogradan absolutamente a su estarlo natural, no se encaraman como las primeras, y no obstante están mucho mas inmediatas al estado libre que al doméstico. El tercer escalón es el de las Palomas , cuyos hábitos conoce todo el mundo, y que cuando les place su morada no la abandonan sino por otra que les guste mas, riela que no salen sino para ir á solozarse ó á satisfacer sus necesidades. Mas cerno entre estas mismas Palomas se encuentran las fugitivas de que hemos hablado mas arriba, es evidente que no lorias han perdiejo todavía su primitivo instinto, y que el hábito de la domeslici-darl libre en que viven no ha borrado culeramente los rasgos de su primera naturaleza, á la cual podrían remontarse todavía. No sucede empero lo mismo en el cuarto y último grado en el orden rie ia degeneración, al cual "pertenecen las grandesy pequeñas Palomas cíe pajarera, cuyas razas, variedades y mezclas son casi innumerables, porque desde tiempo inmemorial son absolutamente domésticas; y el Hombre al poso quilas perfecciona en las formas exteriores, altera sus calidades internas, y destruye hasta el germen de su sentimiento de libertad. Estas aves, generalmente mayores y mas hermosas que las Palomas comunes, tienen para nosotros la ventaja de ser mas fecundas, mas sustanciosas, y de mas delicado sabor; por cuyas causas se las ha cuidado con mas esmero, procurando multiplicarlas á pesar del.trabajo indispensable para su enseñanza y para que tengan feliz éxito sus numerosas crias. Entre estas Palomas ninguna vuelve al estado natural, ni siquiera al de libertad; no abandonan jamás los alrededores de su pajarera, en la cual es preciso alimentarlas todo el año. pues ni aun el apetito mas vivo las mueve á ir á buscar su subsistencia á otra parle. Se dejan morir de flaqueza antes que ir por su mantenimiento : acostumbradas á recibir de mano del Hombre, ó á encontrarlo preparado siempre en un mismo lugar, solo saben vivir para comer, y carecen de todos los recursos y del talento que las necesidades inspiran al-resto de los animales. Esta última clase puede unirse en el orden de las Palomas como absolutamente doméstica cautiva sin rescate, enteramente sujeta al Hombre, y como este ha criado torio lo que de él depende, no puede dudarse que es el autor de todas esas razas esclavos, tanto mas perfectas pora nosotros en cuanto están mas degeneradas.

Suponiendo por un momento palomares ya establecidos v poblados, que era el primer objeto y el mas difícil de llenar para conseguir algún imperio sobre una especie tan voladora y fugaz, fácilmente se deja conocer que entre el gran número de pichones que nacen de estas grandes crias se encuentran algunos que varían en el volumen, en la forma y en los colores. Es regular que se hayan elegido las mayores, mas raras y mas hermosas; que se hayan separado de la bandada común para criarlas solo? y con asiduocuidado eJi-t :cb-

El número de Pichones ó Palomas (que ascendía á mas de ciento veinte y una especies) es en la actualidad consideiable, y cada dia aumenta en virtud de nuevos descubrimientos. Las especies mas notables por su colorido, las mas ricas por la brillantez de sus matices, y las mas elegantes por sus formas, se han venido á acumular en nuestras colecciones. Repartidas sobre toda la superficie del globo, no existe un lugar de la tierra que no alimente especies variadas; y como todas las Palomas, con leve diferencia . ti. non las mismas costumbres, los mismos hábitos (1) y los mismos géneros de vida, resulta que los datos que pudiéramos ofrecer para entrar en este complemento, se reducirían á simples descripciones de plumaje.

Levaillant fue el [«rimero que propuso las tres secciones que adoptamos para las Paloma--: la de lasCo-lombi-gallinas para las especies mas inmediatas á las Gallináceas que andan como ellas sobre el terreno, y tienen un pico delgado, flexible y las patas bastante largas; la segunda es la de las Palomas ó Pichones propiamente dichos, y la tercera la de los Colombares cuyo pico es mas grueso, mas duro, y los larsos mas cortos y mas repulgados; y Mr. Teinmiink adoptó esta clasificación en su suntuosa obra enriquecida de laminas por Mad. Paulina de Courcelles.

Finalmente, Leóson distribuye el género en diez y seis secciones con ciento sesenta y cinco especies.

No era grande empresa, domesticar á las aves pesadas, como los Gallos, los Pavos comunes y les reales, dice Buffon; pero sujetar á las ligeras, cuyo vuelo es rápido exigía precisamente mayor arte. Una infeliz cabana en un recinto cerrado basta para contener, criar y multiplicar nuestra volatería; mas para alejar, atraer y sujetar á las Palomas, son necesarias torres, altos edificios hechos á propósito, bien arreglados por la parte de afuera, y que contengan en la interior numerosas celdillas. Las Palomas ni pueden llamarse domésticas como el Caballo y el Perro, ni están prisioneras como las Gallinas; pero son mas bien esclavas voluntarias, huéspedes fugitivas, que solo permanecen en el alojamiento que se les ofrece mientras les place y hallan alimentos abundantes, morada agradable y todas las comodidades y bienestar que hacen apacible la vuelta. A poco que las falle ó las disguste alguna cosa, huyen y se dispersan para ir á otra parte: las hay que prefieren los asquerosos escondrijos de añejas paredes á los nidos de los mas limpios palomares; algunas, que se recogen entre las hendiduras y huecos de los árboles, otras, que al parecer huyen de nuestras viviendas, sin que nada sea capaz de atraerlas á ellas; al paso que las hay que no se atreven á abandonarlas, y a las cuales es menester alimentar alrededor de la pajarera que nunca desamparan.

Considero á la Paloma torcaz, dice en otra parte el naturalista á quien hemos citado, como primer tronco de donde traen su origen los demás Palomas, y de la cual difieren mas ó menos según han sido mas ó menos manoseados por el Hombre, pues si bien es verdad que no he podido hacer por mí mismo la prueba, estoy persuadido de que la Torcaz y la Paloma doméstica producirían si se uniesen, pues esta última dista menos de la Torcaz que de la Romana con la cual sin embargo se une y produce. Por otra parte, en esta especie vemos que los grados desde la silvestre á la doméstica se ofrecen sucesivamente y como por orden genealógico, ó mas bien de degeneración. La Torcaz se nos presenta de un modo indudable como aquellas palomas fugitivas que desertan de nuestros palomares, y adquieren el uso de posarse en los árboles, que es el primero y mas fuerte indicio de su vuelta al estado natural. Estas palomas, aunque criadas en la domesticidad, val parecer acostumbradas como

(I) Con todo, algunas especies emigran: las de los paises fríos cojeen ?a mayor paite son ccdeatiríes.



Índice de páginas de Zoología Aves.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada dinoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.