Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 528 Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.



lodo las dependencias del obispo de Fejus, que estn contiguas al mar; y es tal, segn dicen, el cansancio que traen de la travesa, que en los primeros dias se las coge mano.

Tal vez podr decrseme que no es posible que una ave tan pequea, tan dbil, que tiene el vuelo tan pesado y tan bajo, pueda, por mas que est acosada del hambre, atravesar grandes extensiones de mar. Confieso que aun cuando estas se hallen interrumpidas de cuando en cuando por varias islas donde puedan descansar las Codornices, tales como Menorca, Crcega, Cerdea, Sicilia , las islas de Malta , de Rodas y todas las del Archipilago; confieso, digo, que pesar de esto necesitan todava de algn socorro: lo que no se le habia pasado por alto Aristteles, quien llegaba saber cul era el que usaban mas comunmente, aunque se engaaba mi entender en cuanto al modo de ponerlo en prctica. Cuando sopla el viento Norte, decia el filsofo, las Codornices viajan fcilmente, mas si llega sobrevenir el de .Medioda, como su efecto sea el de entorpecer y humedecer, vuelan entonces con mas dificultad, explicando la pena y el esfuerzo con los gritos que arrojan durante su vuelo. Creo en efecto que el viento es el que ayuda las Codornices hacer su viaje, no precisamente el viento del Norte, sino el favorable; asi como tampoco es el viento del Sur el que retarda su carrera, y s el contrario: lo que sucede en todos los paises, tn donde estas aves tienen que hacer una tiavesa considerable por encima de los mares.

Varios marinos, quienes he tenido ocasin de consultar, me han asegurado que cuando las Codornices se ven sorprendidas en su travesa pnr el viento contrario, se vienen sobre las embarcaciones que se hallan su alcance, segn ya lo not Plinio, cayendo algunas veces en el mar, donde se las ve flotar y resistirse sobre las olas con una ala levantada sin "duda para coger el viento; lo que ha dado margen algunos naturalistas para decir que al marcharse se provean de un pedacito de madera que pudiera servirles de punto de apoyo de almada, sobre la cual bogando de tiempo en tiempo entre las olas, descansaban de la fatiga de bogar en el aire. No falta tampoco quien ha supuesto que lleva cada una tres piedrectas que tragan las Codornices con su alimento, segn lo hacen los dems granvoros. Por lo general se las ha supuesto una penetracin, una sagacidad y un discernimiento que casi haran dudar si aquellos que las han honrado con tantas calidades han sabido usar de ellas por s mismos. Se ha reparado que otras ares viajeras, como por ejemplo el Rascn terrestre, acompaaban las Codornices, de las cuales suele caer alguna en las uas de las aves de Rapia. De esto ha querido deducirse que tenian grandes razones para elegir un gua gefe de otra especie, al cual se ha llamado Rey dlas Codornices (Ortygomelra), fundndose en que debiendo ser presa del ave de Rapia la primera que llega, trataban de que esta desgracia recayese en un individuo de otra familia.

En cuanto lo dems, si bien es cierto que las Codornices mudan generalmente de clima, suelen quedar siempre algunas que no tienen fuerza para seguir las dems, ya porque fueron heridas en el ala, ya por hallarse demasiado gordas, ya porque siendo procedentes de una segunda puista, su juventud y debilidad no les permiten empiender el viaje. Estas Codornices rezagadas, procuran establecerse en los mejores lugares del pas donde se ven obligadas permanecer. Su nmero es insignificante en las provincias de Francia; mas los autores dla Zoologa britnica aseguran que tan solo una parte de las que se ven en Inglaterra abandonan enteramente la isla, mientras que la otra se contenta con mudar de comarca , pasando hacia el mes de octubre desda el interior las provincias martimas, y principalmente

acercarse los frios se escondieron las Codornices en agujeros para pasar all el invierno en estado de estupidez , segn hacen los Lirones, los Erizos, las Marmotas , los Murcilagos, etc.; y sin duda quedaba reservado este absurdo algunos modernos, quienes ignoraban probablemente que el calor interno de los animales que estn sujetos al letargo, mucho menor que el de los dems cuadrpedos, y con mayor razn en las aves, debia ser ayudado por el calor exterior del aire, segn llevo dicho en otra parte: y que cuando llega faltarles este socorro, caen en el letargo y suelen morir pronto, si se bailan expuestos un fri demasiado rigoroso. Asi, pues, nada de lo dicho es aplicable las Codornices, en las cuales generalmente se ha reconocido mas calor que en los dems animales, de suerte que ha llegado ser proverbio en Francia, mientras que en la China se sirven de ellas para conservar el calor llevndolas vivas en las manos. Por olra parte, se han asegurado algunos por medio de largas y continuas observaciones de que no se entorpecen aunque se las tenga durante el invierno en un aposento situado al Norte y sin fuego, segn llevo dicho mas arriba, conforme lo han asegurado varios testigos oculares y fidedignos. As, pues, si las Codornices no se esconden ni entorpecen durante el invierno, siendo seguro que desaparecen en aquella estacin , no puede dudarse que pasan de un pas otro: lo que est probado por un sin fin de observaciones.

Hallndose Relon en otoo en una embarcacin que pasaba de Rodas Alejandra, vio unas codornices que iban de Norte Sur, y habiendo caido muchas de ellas en manos de los marineros, encontraron que tenan en el buche granos de trigo muy enteros. En la primavera precedente, pasando el mismo observador de la isla de Zante la Morca , habia visto gran nmero de ellas que iban de Sur Norte, y dice que tanto en Europa como en Asia, las Codornices son generalmente aves de paso.

El comendador Godeheu las vio tambin constantemente pasar Malta en el mes de mayo , aprovechndose de ciertos vientos, y violas volver en setiembre. Varios cazadores me han asegurado que durante las hermosas noches de primavera se las oye llegar, distinguindose muy bien su grito aunque se hallen muy grande altura: adese esto que en ninguna parte es tan abundante la caza de estas aves como en nuestras costas que estn opuestas las de frica 6 de Asia, y en las islas que se hallan entre los dos continentes, supuesto que todas las del Archipilago y hasta los escollos, se hallan cubiertas de ellas segn Tournelorten ciertas estaciones del ao; habiendo alguna de aquellas islas tomado el nombre de Ortigia. Ya desde el siglo de Varron se habia notado que en el tiempo de la llegada y de la marcha de las Codornices, se veia una multitud prodigiosa de ellas en las islas de Pontia, Pandaiaria y otras contiguas la parte meridional de Hdia, y en las cuales se detenan, segn parece, para descansar. Hacia principios de otoo se coge tan gran nmero de ellas en la isla de Caprea, en la entrada del golfo de aples, que el producto de aquella caza constituye la renta principal del obispo de la isla , llamado por esta razn Obispo de las Codornices: cgense tambin muchas en los alrededores de Psaro, en el golfo Adritico, fines de la primavera, que es el tiempo de su llegada; y por ltimo, se presentan tantas en las costas occidentales del reino de aples y en los alrededores de Neptuno, que en una extensin de costas de cuatro 6 cinco millas, se cogen veces basta cien mil de ellas, las que dan razn de quince ;ufos el ciento (que equivalen unos treinta reales), a una especie de corredores que las hacen pasar Roma, donde no suelea ser tan comunes. En la primavera llegan tambin nubes de ellas la costas de Provenza, sobre



Índice de páginas de Zoología Aves.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada dinoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.