Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 527 Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.


bras con tanto ardor, no tienen un efecto particular por ninguna de ellas. En esta especie son las cpulas muy frecuentes, bien que no se ve ninguna pareja: asi que ha acabado el deseo de gozar, rmpese toda sociedad entre los dos sexos, y entonces el macho no solo deja y parece huir de las hembras, sino que las rechaza picotazos sin tomar la menor parte en el cuidado de la familia. Los polluelos por su parte apenas son adultos cuando ya se separan; y si se les rene la fuerza en un lugar cerrado, rien, porfan unos con otros, sin distincin de sexo, y acaban por destruirse (I).

La inclinacin de viajar y de variar de clima en ciertas estaciones del ao es, segn llevo dicho en otra parte, uno de los afectos mas fuertes del instinto de las Codornices.

El origen de este deseo debe ser muy general, supuesto que obra no solo sobre toda la especie, sino tambin sobre los mismos individuos separados, por decirlo as, de su especie, y los cuales el extrecho cautiverio no deja ninguna comunicacin con sus semejantes. Se han visto Codornices jvenes criadas en jaulas desde su nacimiento, y que no podan ni conocer ni echar de menos la libertad, experimentar regularmente dos veces al ao durante cuatro consecutivos cierta inquietud y agitaciones singulares en los tiempos ordinarios de la emigracin, saber, en el mes de abril y en el de setiembre; duraba esta inquieiud cada vez unos treinta dias, y volvia empezar cada dia una hora antes de ponerse el sol: vease entonces las Codornices prisioneras ir y venir de uno otro extremo de la jaula, lanzarse luego contra la red que las servia de cobertera, y algunas veces con tal violencia, que volvan caer atontadas, pasndose la noche casi enteramente en estas agitaciones, y al dia siguiente parecan tristes, abatidas, fatigadas y adormecidas. Se ha notado que las Codornices que viven en estado de libertad, duermen tambin gran parte del dia; y si se aade todos estos hechos cuan raro es verlas llegar de da, habr lugar para deducir que viajan durante la noche, y que este deseo de viajar es innato en ellas, ya sea que teman el excesivo calor o fri, pues que se acercan constantemente los pases septentrionales durante el verano y los meridionales durante el invierno, lo que me parece mas verosmil, que no abandonen sucesivamente los diferentes paises mas que para pasar de aquellos en que ya se han hecho las cosechas aquellos donde estn por hacer, no mudando as mansin sino con el fin de hallar siempre el alimento conveniente para ellas y su pollada.

Digo ser esta ltima causa la mas verosmil, en cuanto por una parte ha podido observarse que las Codornices pueden muy bien resistir al fri, puesto que se les encuentra en lslandia segn Horrebow, y que se han conservado durante algunos aos consecutivos en un cuarto sin lumbre y que miraba al Norte, sin que los inviernos mas rigurosos hayan parecido incomodarles, ni causado siquiera el menor cambio en su modo de vivir. Parece por otra parte que una de las cosas que mas las fijan en un pas, es la abundancia de yerba, puesto que segn han observado los cazadores, cuando la primavera es seca y por consiguiente la yerba menos abundante, se, ven tambin menos Codornices durante lo restante del ao. Por otra parte, la necesidad actual de alimento es una causa mas determinante, mas anloga al limitado instinto de aquellos animales, y se supone en ellos toda la previsin que los filsofos conceden con demasiada liberalidad las bestias. Cuando no hallan alimento en un pas, nada tiene de particular que vayan bus-

i cario otro; pues esta necesidad esencial las avisa, las excita y pone en accin todas sus facultades; y dejando una tierra que ya nada produce para ellas, se elevan al aire, desde donde descubren una comarca menos desprovista, en la cual se detienen para vivir; de modo, que reunindose el hbito al instinto que tienen todos los animales, y sobretodo los alados, de conocer desde lejos donde pueden hallar alimento, no es extrao que resulte de ello un alelo innato, por decirlo asi, y que las mismas Codornices regresen lodos los aos los mismos parajes; al paso que seria muy difcil suponer con Aristteles que mudan de clima dos veces al ao por un conocimiento reflexivo de. las estaciones , y para hallar siempre la temperatura que mas les conviene (segn hacan en otro tiempo los reyes de Persia); y mas difcil todava el suponer con Catesby, Belon y algunos otros, que cuando cambian de clima, pasan sin detenerse en los parajes que pudieran convenirles mas ac de la linea, jiara buscar precisamente en los antipodas el mismo grado de latitud que estaban acostumbradas en la nlra parte del Ecuador; lo que. provaria en ellas unos conocimientos mas bien unos errores cientficos los cuales est mucho menos sujeto el instinto animal que la razn cultivada.

Lie cualquier modo que sea , cuando las Codornices son libres , tienen un tiempo lijo para llegar, y otro para marcharse. Segn Aristteles, abandonaban la Grecia en el mes beodromion, el cual comprenda el fin de agosto y el principio de setiembre: en Suecia suelen llegar en el mes de mayo, marchndose fines de agosto; nuestros cazadores dicen que llegan nuestro pas del 10 al 12 de mayo. Alosio Mundella dice que se las ve aparecer en los alrededores de Ve-necia hacia mediados de abril; Olina fija su llegada la campia de Roma baca primeros de abril: mas casi todos estn acordes en que se marchan la primera helada de otoo, la cual suele alterar la calidad de las yerbas, haciendo que desaparezcan los Insectos; y el que las heladas del mes de mayo no las determinen volver hacia el Sur, corrobora mi primera proposicin, es decir, que no emigran por el fiio, sino en busca del alimento, de que no carecen por las heladas de mayo. Por lo dems, no deben considerarse estos tiempos sealados por los observadores como pocas fijas las cuales la naturaleza quiere sujelarse, sino como trminos movibles, que varan entre ciertos lmites de un pais otro, segn la temperatura del clima, y hasta de un ao otro en el mismo pas, segn que el calor y el fro empiezen mas menos tarde, y que por consiguiente la madurez de las colectas y la generacin de los Insectos que sirven de alimento las Codornices, se hallan mas menos adelantadas.

Tanto los antiguos como los modernos se han ocupado mucho del paso de las Codornices y de las dems aves viajeras, atribuyndolas unos, circunstancias mas menos maravillosas, mientras que_ otros considerando la dificultad que liene esta pequea ave para volar, debida a su natuial pesadez, han querido dudar de ello, recurriendo para explicar la desaparicin regular de las Codornices en ciertas pocas del ao, suposiciones todava mas chocantes. Lfebe confesarse, sin embargo, que ninguno de los antiguos habia concebido esta duda, no obstante de que saldan muv bien la pesadez de las Codornices, que las obliga a volar muy poco y casi mal de su grado; y que o pesar de serniuv ardientes por sus hembras, no siempre suelen los machos servirse de las alas para acudir su voz, antes bien corren mas de un cuarto de legua al travs de la yerba mas espesa para ir encontrarlas; y por lin, que no toman el vuelo sino cuando se hallan acosados muy de cerca por los Perros por los cazadores. Nada de esto ignoraban los antiguos', sin que les ocurriese sin embargo que al

(I) Entre los antiguos era esto tan sabido, como que de los nios traviesos y pendencieros decan que lo eran como Codornices enjauladas.



Índice de páginas de Zoología Aves.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada dinoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.