Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 521 Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



aves tienen veinte y dos pennas en cada ala, y diez y ocho en la cola, y las cuatro de en medio son del mismo color que las del dorso.

Las aberturas de las narices que se presentan en la base del pico, estn cubiertas hasta mas de su mitad por un oprculo del mismo color que el pico, aunque de sustancia mas blanda como en las Gallinas. El espacio sin plumas que se ola entre el ojo y la oreja, es de un encarnado mas vivo en el macho que en la hembra.

El tubo intestinal tendr como dos pies y medio de largo, y los dos ciegos de cinco seis pulgadas cada uno. El buche es muy pequeo, y la molleja se encuentra llena de casquijos mezclados con el alimento, como suele suceder en los granvoros.

Perdiz gris-blanen de montaa.

T. moutaniis (Lin.); P. montana (Lath.); P. ciera (Variedad.)

Esta perdiz, que segn Lesson y otros muchos autores es nicamente una variedad de la anterior especie, fue conocida por Aristteles y observada por Escalgero, puesto que hablan ambos de Perdices blancas, sin que pueda sospecharse que ni uno ni otro hayan querido hablar del Lagpedo, que algunos han llamado asi sin razn; pues por lo que respecta Aristteles, no podia tener la vista el Lagpedo, que es desconocido en Grecia, en Asia y en los dems paises con los cuales estaba en correspondencia , y lo que mas lo prueba es que nunca ha hablado de la propiedad caracterstica de esta ave, que consiste en tener los pies velludos hasta debajo de los dedos; y en cuanto Escalgero , no pudo confundir estas dos especies . supuesto que en el mismo capitulo en que habla de la Perdiz blanca , que dice haber comido , lo hace muy latamente del Lagopus de Plinio, que tiene los pes cubiertos de plumas, y que es nuestro verdadero Lagpedo.

En cuanto lo dems, falta mucho para que la Perdiz gris-blanca lo sea tanto como el Lagpedo; pues solo el fondo de su plumaje es de este color, distinguindose sobre este fondo blanco las mismas manchas que en la Perdiz gris, y distribuidas con el mismo orden. Pero lo que mas acaba de demostrar que esta diferencia en el color del plumaje no es sino una alteracin accidental una variedad propiamente dicha, es que segn los naturalistas, y tambin segn los cazadores, suelen mezclarse ir en compaa de aquella.

Un amigo de Buffon vio una bandada de diez doce que eran enteramente blancas, y los vio tambin mezclarse con las grises en tiempo del zelo; esas Perdices blancas tenian los ojos mas bien las nias encarnadas , como los Conejos blancos, los Ratones del mismo color y otros animales; el pico y los pies de color aplomado.

Se encuentra en Egipto.

BARTA VELA O PERDIZ GRIEGA.

T. rufus (Lin.); P. sexatilis (Mcyer-); P. grwca (Briss.)

Todo cuanto han dicho los antiguos de la Perdiz tiene relacin con las perdices encarnadas , y principalmente la llamada Perdiz griega. Aristteles debia conocer mejor que otro alguno esta perdiz , y tal vez no podia conocer mas que las encarnadas, "por ser estas las nicas que se encuentran en Grecia y en las islas del Mediterrneo , y era cabalmente aquella en que Aristteles tenia sus principales correspondencias. En cuanto los naturalistas posteriores, tales como Plinio, Ateneo, etc., vse claramente que aun cuando conocieran en Italia otras perdices que las en-

bra por un espoln obtuso que tiene en cada pi, y or una seal negra en forma de herradura que se ve ebajo de su vientre. En esta especie, lo mismn que en otras muchas, nacen mas machos que hembras, siendo conveniente para el huen xito de las polladas el destruir los machos supernumerarios, que no hacen otra cosa que turbar las parejas arregladas y daar la propagacin. El modo d cogerlos que est mas en uso es el de hacerlos llamar por la hembra en tiempo del zelo, lo que se da el nombre de reclamo. La mejor pora este uso es la que pudo cogerse vieja : los machos acuden su voz, y se entregan los cazadores dando en los lazos que se les ha tendido. Este reclamo natural los atrae tan poderosamente, que se les ha visto venir sobre el techo de las casas, y hasta encima de la espalda del pajarero. Entre los lazos qne pueden tendrseles , el mas seguro y el que tiene menos inconvenientes es la red, especie de grande masa, donde se ven impelidas las Perdices por un hombre disfrazado imitando la figura de una vaca, quien, para que la ilusin sea mas completa, lleva en su mano uno de los cencerros que suelen colgarse al cuello del ganado: as que estn enredadas en las redes , escoge con la mano los machos suprfluos, y aun veces todos ellos, y da libertad las hembras.

Las Perdices grises son aves sedentarias que nn solo permanecen en el mismo pais. sino que se separan lo menos que pueden del territorio donde han pasado su juventud, volviendo siempre l: temen mucho las aves de Rapia; de suerte, que apenas han reparado en una de ellas, se agachan unas encima de otras y se sostienen con firmeza por mas que el ave. que no deja de verlas muy bien , se acerque ellas rozando la tierra para Ii3cer levantar alguna y cogerla al vuelo. En medio de tantos enemigos y peligros, ya es de suponer que sern pocas las que vivan todo el tiempo que pudieran: algunos fijan la duracin de su vida siete aos, y pretenden que la fuerza de la edad y el tiempo mas propicio para la puesta es de los dos los tres aos, y que los seis ya dejan de poner. Olina dice que viven de doce quince aos.

Se ha probado con buen xito el multiplicarlas en los parques para poblar las tierras donde no las habia, y se ha reconocido que poda crirselas poco mas menos del mismo modo que hemos dicho se criaban los Faisanes. Sin embargo, no debe contarse con los huevos de las Perdices domsticas , pues es muy raro que pongan en ese estado, y lo es mucho mas que se apareen y junten. Jams se las ha visto empollar estando cautivas, ertado en que se multiplican los Faisanes con tanta facilidad. As, pues, no queda mas recurso que buscar en el campo huevos de Perdices silvestres y hacerlos empollar por Gallinas comunes, pudiendo cada una llevar cabo hasta dos docenas y criar igual nmero de polluelos, los cuales seguirn esta madre extraa del mismo modo que hubieran seguido la propia; y aunque no reconozcan tanto su voz, una perdiz criada de este modo , conserva toda su vida el hbito de cantar as que oye las Gallinas.

Para la cria de los perdigones no es necesario tanto cuidado como la de los encarnados, ni estn tampoco sujetos tantas enfermedades, lo menos en nuestro pas, lo que dara entender que este es su clima natural. Ni siquiera es necesario darles huevos de Hormiga , y se les puede mantener como los pollos comunes, con migas, huevos duros, etc. Cuando estn bastante robustos y empiezan hallar por s mismos su subsistencia, se les suelta en el mismo paraje donde se les ha criado, y del cual, segn llevo dicho, no suelen alejarse mucho.

La carne de la Perdiz grises conocida hace mucho tiempo por u;i alimento no menos exquisito que saludable, pues tiene la buena calidad que rara vez se encuentra de ser sustanciosa sin parecer crasa. Estas

Índice de páginas de Zoología Aves.

 

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada dinoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.