Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 520 Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.


Las Perdices grises uu suelen aparearse, por lo menos en Francia, hasta fines de marzo; mas de un mes despus que comenzaron juntarse; y no comienzan poner hasta los meses de mayo y aun de junio, si el invierno ha sido largo. Por lo general Jiacen sus nidos sin gran cuidado ni preparativos, bastndole un poco de yerba y de pa|a, que arreglan toscamente dentro de la' huella de un buey de un caballo. Se ha notado no obstante que las hembras de avanzada edad instruidas ya por la experiencia de las puestas precedentes, obraban con mayur precaucin que las jve-ues.hien sean para resguardar el nido de lasaguasque pudieran sumergirlo, bien para ponerle en seguridad contra sus enemigos, escogiendo un paraje algo elevado y defendido naturalmente por malezas. Por lo comn ponen de quince veinte hueves, y veces hasta veinte y cinco; pero las parvas de las jvenes y las de las viejas son mucho menos numerosas, as cerno las segundas parvas que las perdices de edad conveniente emprenden de nuevo cuando la primera no ha salido bien. Estos huevos tienen casi el color de los de paloma: Plinio dice que son blancos. La incubacin suele durar unas tres semanas poco mas menos , segn el grado de calor.

1.a hembra se encarga por s de empollar, y durante este tiempo experimenta una muda considerable, pues casi todas las plumas del vientre se le van cayendo: empolla con mucha asiduidad y aun suponen que nunca deja sus huevos sin cubrirlos de hojas. El macho no suele apartarse de la vista del nido, observando la hembra, y est siempre dispuesto acompaarla cuando se levanta para ir en busca de alimento, siendo tan fiel y tan puro su afecto, que prefiere estos deberes generosos los fciles placeres que le brindan los repetidos gritos de las dems Perdices, los quo responde alguna vez, bien que sin abandonar jams su hembra. Al cabo de determinado tiempo, cuando la estacin es favorable y la nidada sigue bien, los polluelos rompen su cascaron con bastante facilidad , y corren en el mismo momento en que salen del huev, llevando veces con ellos una parte de su cascara; pero tambin suele suceder que no pudiendo forzar su prisin, mueren extenuados, en cuyo caso suelen encontrarse las plumas de la avecilla pegadas las paredes interiores del huevo; lo que debe necesariamente acontecer siempre que el huevo ha experimentado un excesivo calor. A fin de remediar este inconveniente, mtense los huevos por espacio de cinco seis minutos en el agua, cuyas partes mas tenues se filtran por la cascara, y aquella humedad dispone las plumas que estn pegadas la cascara desprenderse de ella con mas facilidad. Quizs esta especie de. bao refresca un tanto la avecilla dndole bastante fuerza para romper su cascara con el pico. Lo mismo sucede con los Palomos, y probablemente con otras varias aves tiles de las cuales podr salvarse gran nmero con la operacin que acabamos de indicar, ya sea con otra anloga.

El macho que no ha tomado parte en el cuidado de empollar los huevos, participa tambin con la madre del de criar los polluelos, conducindelos en comn, llamndolos sin cesar, mostrndoles el alimento que les conviene, y ensendoles buscarlo escarbando la tierra con sus uas. Vseles menudo agachados uno al lado del otro, y cubriendo con las alas sus polluelos, cuyas cabezas salen por todos los lados mostrando unos ojos muy vivos: en este caso el padre y la madre se resuelven dicilmeute marchar, y el cazador que desea la conservacin de la caza se determina mas difcilmente todava turbarles en medio de tan ..teresante funcin; pero si por fin llega un perro desmandarse y se les acerca demasiado , el macho es el primero que huye, prorumpiendn en cierto grito particular y que est reservado para esta sola Circunstancia. Se "detiene treinta cuarenta

pasos, y hasta se les lia visto varias veces volver sobre el perro, batiendo sus alas: Tales el valor que el amor paterno inspira los mas tmidos animales! Algunas veces suele tambin inspirarles cierta prudencia y medios bien combinados para salvar su parva; pues se ha visto al macho despus de haberse presentado huir; pero con pesadez y arrastrando el ala como si quisiera atraer al enemigo con la esperanza de fcil presa, y huyendo siempre lo bastante para no ser cogido, aunque no lo suficiente para desanimar al cazador, separndolo mas y mas de la pollada, mientras que por otro lado la hembra que marcha luego despus que el macho, se aleja mucho mas y siempre en otra direccin; apenas se ha pasado cuando vuelve al instante corriendo lo largo de los surcos, y se acerca sus polluelos que sellan agachado cada uno por su lado entre las yerbas y las hojas; renelos prontamente, y antes que el perro que ha ido en pos del macho haya tenido tiempo de volver, ya se los ha llevado muy jejos sin que el cazador haya oido el menor ruido.

Es una ebservacion muy cierta por lo general entre los animales que el ardor que experimentan por el acto de la generacin es la medida de los cuidados que suelen tomarse por el resultado de este acto; todo es consecuente en la naturaleza , siendo un ejemplo de ello la Perdiz; pues son pocos los animales tan lascivos como ella, al paso que son pocos los que cuidan sus polluelos con vigilancia tan asidua y animosa. Este amor por los hijos degenera algunas veces en furor contra las polladas extraas que la madre suele perseguir y maltratar picotazos.

Los perdigones tienen los pes amarillos cuando nacen; este color se aclara luego y se hace blanquizco, oscurcese despus, y por fin llega ser enteramente negro en las Perdices de tres cuatro aos. Este es el medio de saber siempre su edad, que tambin se conoce en la forma de la ltima pluma del ala, la cual es puntiaguda despus de la primera muda, y enteramente redonda al ao siguiente

El primer alimento que se da las Perdices, ruando nacen. es el de huevos de hormiga, los insectillos que encuentran en la tierna y las yerbas: lasque se crian en las casas rehusan el grano durante mucho tiempo, y segn parece este es su ltimo alimento; pues cualquiera edad prefieren la lechuga, la escarola, la yerba-cana, la cerraja y aun las puntas del trigo verde, de cuyo alimento se les encuentra el buche lleno desde el mes de noviembre. Mientras el invierno, saben muy bien buscarlo debajo de la nieve; pero cuando est se halla endurecida por la helada, no les queda mas recurso que ir cerca de las fuentes termales que no estn heladas, para vivir de las yerbas que crecen en sus orillas y que les son muy contrarias. En verano no se las ve beber.

Hasta que han pasado tres meses los perdigoncillos no empiezan echar el color encarnado, color que tienen tambin las Perdices grises al lado de las sienes entre el ojo y la oreja; y el momento en que este encarnado empieza aparecer es el tiempo de crisis para estas aves, as como para los dems que se hallan en igual caso, y que anuncia la edad adulta: antes de este tiempo, son delicados, tienen muy poca ala, y temen mucho la humedad : pero as quo ha pasado, se vuelven robustos, empiezan tener ala, y marcharse juntos para no dejarse mas ; y si se logra dis persarla compaa, saben llamarse y reunirse de nuevo pesar de las precauciones del cazador.

Nadie habr que desconozca el desagradable canto de las Perdices, que no es mas que un grito que imita bastante bien el ruido de la sierra; lo que daria sin duda motivo los mitologistas para transformaren Perdiz al inventor de este instrumento. El canto del macho solo difiere del de la hembra por ser mas fuerte y pesado : el macho se distingue tambin de la hem-



Índice de páginas de Zoología Aves.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si crees que falta algo, o está confundido comunicasnoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.