Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 510 Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



ORTEGA DEL CANADÁ.

En concepto de Mr. Bnffnn , Brisson se engaña cuando supone que la Ortega del Canadá que el mismo vio, es ile especie diferente de la Ortega de la bahía de Hudson que dicho autor no habrá visto, pues bastaba comparar la Ortega del Canadá con la de la bahía de Hudson , para venir en conocimento de que es la misma ave. De este modo desaparecerá una especie nominal, y deberemos atribuir á la Ortega del Canadá todo lo que acerca de la bahía de Hudson re-tieren Ellis y Edwards.

Esta ave abunda todo el año en las tierras cercanas á la bahía de Hudson, donde busca con preferencia las llanuras y los lugares bajos ; al mismo tiempo que bajo otro cielo, la misma especie, según Ellis, solo se encuentra en los terrenos mas elevados y hasta en la cima de los montes: en el Canadá se le da el nombre de Perdiz.

El macho es mas pequeño que la Ortega común; tiene las cejas encarnarlas, las narices cubiertas de plumitas negras, las alas cortas, los pies velludos hasta debajo del tarso, los dedos y las uñas de color gris y el pico negro. Su color es muy parduzco, en general, y está salpicado de manchas* blancas alrededor de ios ojos, en los costados y en algunos otros parajes.

La hembra es mas pequeña que el macho, y los colores de su plumaje son menos sombríos y mas variados , aunque se le parece en todo lo demás.

Ambos comen piñones, bayas de enebro , etc. : se los encuentra en numerosas bandadas en la América septentrional, cuyos habitantes hacen grandes acopios de las mismas al acercarse el invierno , estación que proporciona el conservarlas heladas; y cuando quieren comerlas, las hacen deshelar en agua fria.

GALLO SILVESTRE CON GORGUERA O

grande Ortega del Canadá.

Presumo con harto fundamento que también se ha equivocado Brisson en este lugar, cuando dice que esta ave es una especie nueva y distinta de la Ortega moñuda de Pensilvania, á pesar de ser una misma ave, así como lo es también el Gallo silvestre con gorguera, de Edwards. Es verdad que si se compara esta ave viva con la de Edwards, se echarán de ver desde luego algunas diferencias muy marcadas entre una y otra: sin embargo bueno es observar que el objeto, de Edwards fue representar las plumas de las coberteras de las alas y de la cabeza tales como las presenta esta ave cuando está viva y en tiempo de zelo; al paso que Martínet la dibujó muerta y con las plumas caídas: de todo lo cual deberemos inferir que es muy poca la

desemejanza, ó que mas bien desaparecerá enteramente y suponemos, como parece muy probable, que el ave de que tratamos es la hembra de Edwards. Por otra parte , este hábil naturalista (según el mismo se expresa positivamente ) supone tan solo que el ave en cuestión debe tener moño , fundándose únicamente en la mayor longitud de las plumas del vértice de su

j cabeza, fas cuales presume que puede enderezar á su antojo, de la misma suerte que las que cubren la

; parte superior de sus alas. Por lo demás, en vista de la semejanza que presentan , así en el tamaño como en la figura, costumbres y clima, me creo autorizado á presumir que la gruesa Ortega del Canadá, la Ortega moñuda de Pensilvania de Brisson, y el Gallo silvestre cnn gorguera de Edwards, no forman mas

que una sola y única especie, á la cual debe agregarse además el Gallo silvestre de América descrito y representado por Catesby.

Esta ave es algo mas grande que la Ortega común, y se le parece en lo corlo de sus alas, y en que no bajan hasta tos dedos las plumas que cubren sus pies, aunque carece por otra parle de cejas encarnadas y de los cercos de este color en torno de los ojos. Su carácter mas esencial son los dos copetes de plumas mas largos que. las demás, doblados hacia abajo, que se echan de ver en la parte superior del pecho, uno á cada lado : las plumas de estos copetes son de hermoso color negro con reflejos brillantes en sus bordes que hacen visos de color de oro y verde; y el ave puede levantar á su antojo estas especies de falsas alas, las cuales caen á uno y otro lado cuando están plegadas y sobre la parte superior de las alas verdaderas. El pico, los dedos y las uñas son de color oscuro y rojizo.

En concepto de Edwards esta ave es muy común en Margland y en Pensilvania, donde se le da el nombre de Faisán aunque por su Índole se parece mas al Tetras ó Gallo silvestre : su tamaño es un medio entre el del Faisán y la Perdiz; sus pies están guarnecidos de plumas , y sus dedos dentellados en los bordes, como los de los Tetras, su pico se parece al del Gallo común; la abertura de la nariz está revestida de plumitas que nacen en la base del pico y se dirigen hacia delante; toda la parte superior del cuerpo no menos que la cabeza, la cola y las alas están esmaltadas de diferentes colores pardos, masó menos claros, anaranjado y negro; el cuello es de un anaranjado brillante, aunque algo oscuro; en la región del estómago, abdomen y muslos se echan de ver manchas negras en forma de media luna, distribuidas con regularidad en campo blanco; y encima déla cabeza y alrededor del cuello unas largas plumas Con las cuales puede, enderezándolos á su placer, formar un copete y una especie de gorguera,loque hace mas particularmente cuando se halla en zelo. Entonces levanta asimismo las plumas de su cola, haciendo la rueda, hinchando su buche y arrastrando las alas y acompañando esta acción cnn un ruido sordo y un zumbido semejante al del Pavo; tiene además para llamar á su hembra un batir de alas muy singular, y bastante fuerte para que se le oiga á media milla de distancia en tiempo de calma. Entrégase á este ejercicio en la primavera y el otoño, que son las épocas de su zelo, repitiéndolo todos los dias á horas determinadas , á saber, á las nueve de la mañana y sobre las cuatro de la tarde, encaramada siempre en un tronco seco : cuando empieza , no bate las alas sino por intervalos de unos dos segundos, y acelerando luego por grados la velocidad, llegan por último á sueederse los golpes con tanta rapidez, que no hacen mas que un pequeño ruido continuo, muy parecido, según unos, al de un tambor, y según otros al rio un trueno lejano. Ese ruido suele durar cosa de un minuto, y vuelve de nuevo á empezar con las mismas gradaciones después de siete ú ocho minutos de repo-

se apropiaron, y pareándose los jóvenes van buscando cada par por su lado un asilo en donde formar su establecimiento, poner, empollar y criar también los suyos á quienes tratarán después riel mismo modo.

Las Ortegas se placen en los bosques donde encuentran un alimento conveniente, y seguridad contra las aves de Rapiña , á quienes temen sobremanera y de tas cuales se libran posándose en las ramas bajas. Algunos lian dicho que preferian los bosques di las montañas; sin embargo. habitan también los de las llanuras, supuesto que se las ve en gran número en las inmediaciones de Nuromberg; abundan asimismo en los que están al pié de los Alpes, del Apenino y de la montaña de los Gigantes, en Silesia, en Polonia , etc. En otro tiempo se hallaban en tan gran cantidad , según Varron , en un islote del mar Ligústico, en el ilia golfo de Genova, que era conocido por esta razón con el nombre de isla de las Ortegas.

Índice de páginas de Zoología Aves.



 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Actualiza la información que consideres obsoleta escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.