Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 507 Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



remeras, de las cuales la tercera, contando desde la mas externa, es la mas larga; y estas tres pennas, asi como las tres siguientes de cada lado, tienen el arranque negro, aunque sean blancas; el plumón que rodea los pies y los dedos hasta las uñas, es muy suave y muy espeso, y aun se ha querido suponer que era una especie de guantes forrados que la naturaleza habia dado á estas aves para resguardarlas de los frios rigurosos á que están expuestas ; sus uñas son muy largas; también lo esla del dedo posterior; la del dedo de en medio está hueca por debajo según su longitud, y sus bordes son corlantes , lo que le facilita mucho al escarbar la nieve.

El Lagópedo, como dice Willughby, es por lo menos del tamaño de un Palomo casero;' tiene de catorce á quince pulgadas de largo , de veinte y una á (Veinte y dos de vuelo, y pesan catorce onzas." El nuestro es algo menor, pero ya observó Linneo que los habia de diferentes tamaños, y que el mas pequeño de todos era el de los Alpes; aunque añade que esta ave se encuentra en las selvas de las provincias del Norte, y mas particularmente de Laponia, lo que me dejaría alguna duda sobre si es de lá misma especie que nuestro Lagópedo de los Alpes, cuyos hábitos son muy distintos, supuesto que solo se place en las ma" altas - montañas, á menos que quiera suponerse que la temperatura que reina en la cima de nuestros Alpes es casi la misma que la de los valles y selvas de la Laponia. Pero lo que mas acaba de persuadirme de que hay aquí alguna confusión de especies, es la poca conformidad que se nota en los escritores con respecto al grito del Lagópedo. Dice Belon que canta como una Perdiz; Gessner asegura que su voz se parece algo á la del Ciervo. Linneo compara su gorgeo á una especie de chachara y á una risa burlona; por fin, Willughby supone que las plumas de sus pies son un plumón blanco {plumis mollibus), al paso que Frisch las llama cerdas. Asi, pues, ¿cómo podrán considerarse de la misma especie unas aves que tanto difieren por su tamaño , por sus hábitos naturales, por su voz, por la calidad de sus plumas, y aun pudiera añadir por sus colores, puesto que ya dijimos que no es constante el de las pennas de la cola? Es verdad , sin embargo, que son tan variables los colores del plumaje en el mismo individuo, que de él no se puede inferir el-carácter déla especié. Creóme, pues, autorizado á separar el Lagópedo de los Alpes, de los Pirineos y demás montañas semejantes, de las aves del mismo género que se encuentran en las selvas y aun en las llanuras de los paises septentrionales, las cuales parecen mas bien ser Tetras, Ortegas ó Atagas; bien que no hago mas que inclinarme á la opinión de Plinio, que habla de sus Lagopus como de una ave propia de los Alpes.

Ya hemos visto antes de ahora que el color blanco era su librearle invierno: la de verano consiste en unas manchas pardas salpicadas sin orden sobre un

blanco y en el negro cuando hablan del de las plumas laterales de la cola de esta ave; pues desplegando y extendiendo esta cola con la mano, puede uno á su arbitrio hacer terminar los lados en plumas negras ó en plumas blancas, respecto de ser igualmente fácil extenderlas y colocarlas de Jado, llaubenton, el joven, observó muy bien que aun habría otro medio para decidirse aqui en orden á la contradicíon de los autores, y para reconocer evidentemente que la cola solo se compone de catorce plumas enteramente negras, á excepción de la mas externa que está guarnecida de blanco junto á su origen, y de la punta que en todas es blanca; porque los tubos de estas catorce plumas negras son doble mas gruesas que las de las catorce plumas blancas, siendo también menos largas, pues que no llegan i cubrir del todo los tubos de las plumas negras. Por manera, que puede creerse que estas plumas blancas solo sirven de cobertera, aunque las cuatro del mediu sean tan grandes como las negras, las cuales son todas igualmente largas con cortísima diferencia.

fondo blanco. Podria decirse, sin embargo, que no conoce el verano, y que por su singular organización solo se place en la temperatura glacial; pues á medida que se derrite la nieve en la pendiente de las montañas , va subiendo y buscando en las mas elevadas cumbres los hielos perpetuos, en donde escasjja unos agujeros á manera de madrigueras, que le sirven de guarida contra los rayos del sol, pues parece que estos le ofuscan la vista ó le incomodan. Seria muy curioso el observar de cerca esta ave, estudiar su conformación interna y la estructura de sus órganos, y aclarar por qué razón le es tan necesario el frió, por qué evita el sol con tanto cuidado, al paso que casi todos los seres animados lo desean, lo buscan, lo saludan como padre de la naturaleza, y reciben con placer las dulces influencias rio su calor fecundo y benéfico. ¿Seria tal vez por las mismas causas que obligan á las aves nocturnas á huir de la luz? ¿O fueron acoso los Lagópedos los Chacrelas de la familia de las aves?

De todas maneras, es evidente que un ave de esta naturaleza ha de ser muy difícil de domesticar, como ya dijo Plinio, según hemos visto. Redi, no obstante, habla de rios Lagópedos que él llama Perdices blancas Je los Pirineos, los cuales habían sirio criados en la pajarera del jardín Bobolí, perteneciente al gran duque.

Los Lagópedos vuelan en bandadas , pero nunca á mucha elevación, respecto de que son aves pesadas. Cuando ven un hombre permanecen inmóviles sobre la nieve para no ser descubiertos; pero á menudo les hace traición su misma blancura, mas brillante que la de la nieve. Por lo demás, ya sea estupidez ó ya inexperiencia, se familiarizan fácilmente con el Hombre ; de suerte, que á veces basta para cogerlos el presentarles un perianto rie pan, ó hacer rodar un sombrero delante de ellos, aprovechando el momento en que miran embelesados aquel nuevo objeto, para echarles un lazo al pescuezo ó matarlos por detrás con un palo : añaden algunos que ni aun se atreven á salvar una tosca fila de piedras; antes bien van siguiendo constantemente á lo largo de aquella humilde barrera basta dar con los lazos que los cazadores les han tendido.

Su sustento es de candelas ó amentos, de hojas y de renuevos de pino, abedul, brezo, arándano y otras plantas que suelen crecer en las montañas; procediendo sin duda rie la calidad de sus alimentos aquel ligero sabor amargo que se supone tiene su carne, la cual por otra parte es bastante comestible y la usan mucho los montañeses deMoncenis y de la Saboya; yo mismo los he comido, y les hallo mucha semejanza en cuanto al gusto con la carne rie Liebre.

Las hembras ponen y empollan sus huevos en el suelo, y particularmente sobre las rocas, y esto es cuanto se sabe acerca de su modo de multiplicarse: preciso fuera tener alas para estudiar i fondo las costumbres y hábitos de estas aves, y sobre todo de aquellas que no están inclinadas á domesticarse y que solo se placen en parajes inaccesibles.

El Lagópedo tiene el buche muy hinchado; en su molleja musculosa se hallan piedrecitas mezcladas con los alimentos, y sus intestinos son de treinta y seis á treinta y siete pulgadas de largo, con los ciegos gruesos, acanalados y muy largos, aunque de longitud desigual, según Redi, y llenos comunmente de gusanillos; las túnicas del intestino delgado presentan una rcrbcilla muy curiosa formada por muchedumbre infinita de diminutos vasos, ó mas bien de arruguitas dispuestas con el mayor orden y simetría. También se ha notado que tenia el corazón, y particularmente el bazo, mas pequeño que el Atagas, y que el conducto cístico y el epático se dirigían separadamente á los intestinos, y aun estaban algo distantes uno de otro. Al finalizar el presente artículo no puedo menos de

Índice de páginas de Zoología Aves.



 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Actualiza la información que consideres obsoleta escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.