Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 502 Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



del Urogallo en Curlandia. Estas aves no se acostumbran fácilmente áotro clima n> al estado doméstico: casi todas las que el mariscal de Saxe mandó traer de Suecia para su casa de fieras de Charubord murieron de languidez y sin procrear.

La época de los amores del Urogallo es cuando brotan los sauces, es decir, á fines del invierno, loque conocen muy bien los cazadores por la liquidez de sus excrementos': entonces es Cuando se ve que los machos se juntan diariamente desde por la mañana en número de ciento 6 mas en algún lugar elevado , tranquilo , rodeado de pantanos, cubierto de malezas, etc., el cual eligieron para sus acostumbradas citas. Allí es donde se atacan batiéndose con furor hasta que se consigue alejar á los mas débiles; después de esto se pasean los vencedores, por encima de un tronco, ó por el paraje mas elevado de terreno con ojos centellantes, inflamadas las cejas, las plumas erizadas, desplegada la cola en forma de abanico, haciéndola rueda, agitando las alas, brincando á menudo, y llamando á sus hembras con un grito que se oye á distancia de media milla. Su acento natural, con el cual articula al parecer la palabra alemana frau, sube una tercera en esta circunstancia , añadiéndole otro grito particular que es una especie de gorgeo muy estrepitoso. Las hembras que están al alcance contestan á la voz de los machos con un grito que les es propio, y reuniéndose luego á su alrededor, vuelven con la ciayor exactitud en los dias consecutivos á la misma cita. Según el Dr. Waygand cada macho tiene dos ó tres hembras predilectas.

Cuando estas están fecundadas se van cada una por su lado á fin de hacer su puesta en los matorrales espesos y algo elevados. Ponen en tierra y sin esmerarse mucho en la construcción del nido, á imitación de todas las aves pesadas. Ponen de seis á siete huevos según unos, de doce á diez y seis según otros, y de doce á veinte según algunos : los huevos no*son tan gruesos como los de las Gallinas domésticas, pero si algo mas prolongados. Linneo asegura que estas Gallinas silvestres pierden su humillo en el tiempo de la incubación. Schwenckfeld parece insinuar que el tiempo de su puesta se perturba así que estas aves se ven atormentadas por los cazadores y aturdidas por los escopetazos, á cuyas causas atribuye también la pérdida de otras varias especies de aves en Alemania.

No bien los polluelos cuentan doce ó quince dias, empiezan á sacudir sus alas, y prueban á revolotear, mas hasta cinco ó seis semanas no se hallan en estado de tomar el vuelo para posarse en los árboles con sus madres : entonces es cuando se los atrae con un reclamo (I), ya sea para cogerlos con la red, ya para matarlos á escopetazos; y tomando la madre el sonido remedado de este reclamo por el grito de alguno de sus polluelos que se han descarriado, acude y lo llama con un acento particular que repite muy á menudo, como hacen en igual caso nuestras Gallinas domésticas, trayendo consigo el resto de la parva, que entrega de este modo á merced de los cazadores.

Cuando los Urogallos son algo mayores y empieza su plumaje á tomar algo de color negro, no se atraen tan fácilmente por este método; pero entonces y hasta que se hallan á la mitad de su crecimiento se los caza con aves de Rapiña. El verdadero tiempo de esta caza es el fin del otoño, cuando los árboles pierden sus hojas, en cuya época los machos padres escogen cierto paraje donde concurren todas las mañanas a la salida del sol, llamando con cierto grito (sobre todo cuando debe helar ó hacer mal tiempo) á todos los demás animales de su especie, jóvenes, viejos, machos y

(1) Fórmase este reclamo con uno de los huesos del ala del Azor que se llena en parte de cera, dejándole las aberturas precisas para dar el sonido apetecido.

Los naturalistas que han contarlo con bastante unanimidad veinte y seis pennas en el ala del Urogallo pequeño , no están conformes en el número de las de su cola; y aquí se observan las mismas variaciones de que hemos hecho mención con respecto al Urogallo grande. Schwenckfeld, que dadiez y ocho pennas ala hembra, solo doce concede al macho. Willughley, Albino y Brisson asignan diezyseistantoálos machos como á las hembras. Losdos machosqueconservamos en e| Gabinete Real tienen ambosdiez yocho, á saber,siete grandes en cada lado, y cuatro en el centro mucho mas cortas. ¿Procederían acaso estas diferencias de que el número de estas plumas grandes esté sujeto á variaciones efectivas, ó bien de que aquellos que las contaron no tuvieron cuidado de reconocer antes si faltaba alguna en los individuos que sometian á examen? Por lo demás , el Urogallo tiene las alas cortas y por consiguiente el vuelo pesado , y nunca se le ha visto ni muy elevado ni correr grandes distancias.

Los machos tanto como las hembras tienen muy grande la abertura de las orejas, los dedos unidos por una membrana hasta la primera articulación y circuidos de puntas, la carne blanca y de fácil digestión, la lengua floja algo armada de puntas pequeñas y no divididas, tiene debajo de la lengua una sustancia glandulosa, y en el paladar una cavidad que corresponde exactamente á las dimensiones de la lengua, el buche muy grande, el tubo intestinal de cincuenta y nueve pulgadas de largo, y los apéndices 6 ciego de veinte y oeho: estos apéndices están surcados por tres estrías.

La diferencia que se nota entre las hembras y los machos, no se limita á la superficie , pues penetra hasta la organización interna. El Dr. Waygand ha observado que el hueso del esternón en los machos mirado contra la luz aparece sembrado de un número prodigioso de ramificaciones diminutas de color encarnado , las cuales cruzándose de mil modos y en todas direcciones, forman un enrejado muy curioso y singular, al paso que en las hembras el mismo hueso tiene muy pocas 6 ninguna de estas ramificaciones, siendo mas pequeño y de color blanquizco.

Esta ave suele volar en bandadas, se posa sobre los árboles casi del mismo modo que el Faisán : muda en verano, escondiéndose entonces en sitios muy frondosos 6 pantanosos; manteniéndose principalmente con hojas y tallos de abedul y de bayas de brezo, de donde la ha venido el nombre francés, de Gallo de brezo, y su nombre alemán bike-han que significa Gallo de abedul. Vive también con candedas de avellano, de trigo, y otros granos; en otoño se echa sobre las bellotas, las moras de zarzas, tos capullos de aliso, las pinas, las bayas de arándano (fifis ¿da?a) y de bonetero: en fin, en invierno se refugia en los bosques grandes, en donde se contenta con las nebrinas, ó con buscar debajo de la nieve las del oxi coccos 6 cañaherla; algunas veces no come nada durante los dos ó tres meses rigurosos del invierno; pues se quiere suponer que en Noruega pasa esta estación debajo de la nieve, entorpecido, sin movimiento y sin tomar alimento, como lo hacen en nuestros paises mas templados los Murciélagos, Lirones, Moscardinos, Erizos y Marmotas (si el hecho es verdadero), sin duda por las mismas causas.

Se ven algunas de estas aves en el Norte de Inglaterra y Escocia, en las comarcas montañosas, en Noruega , en las provincias septentrionales de la Suecia, y en los alrededores de Colonia, en los Alpes suizos, en el Bugey donde los llaman Grianotssegún Hebert; en Podolia, en Lituania, en Samogitcia, y principalmente en Volhinia y en la Ukrania que comprende los palatinados de Kioria y Bralaw, donde un caballero polaco, según dice Rzaczynski, cazó un dia ciento treinta pares en solo una redada cerca del lugar de Kusminza. Luego veremos de qué modo hacen la caza

Índice de páginas de Zoología Aves.



 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si crees que falta algo, o está confundido comunicasnoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.