Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 499 Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.


treras: Tetrix quam atenienses vocal orag'a nerar-bori, nec terree nidumsuum comittit sed frnctici; en cuyas palabras es digno de notarse que la expresin griega no ha sido fielmente traducida en latin por Gaza : pues,1. Aristteles nada habla aqu de arbusto (frtice), y si solo de plantas bajas, lo que se parece mas a la grama y al musgo que los arbustos; 2. Aristteles no dice que el Tetrix haga su nido encima de las plantas bajas, solo dice que anida en ellas, lo que puede parecer lo mismo un literato, pero no un naturalista si se atiende que una ave puede anidar, es decir poner y empollar sus huevos, sin hacer nido; y este es precisamente el caso del Tetrix, segn el mismo Aristteles, que dice algunas lneas mas arriba que la Alondra y el Tetrix no depositan sus huevos en los nidos, sino que ponen en tierra, y que esconden sus huevos entre la yerba.

De manera que, lo que ha dicho Aristteles del Tetrix en estos dos pasajes rectificados uno por otro, presenta varias indicaciones que convienen a nuestro Urogallo, cuya hembra no hace nido y deposita sus huevos sobre el musgo, cubrindolos cuidadosamente de hojas cuando tiene que dejarlos. Por otra parte, el nombre latino de Tetrao con el cual Plinio designa el Gallo silvestre, tiene una conexin evidente con el nombre griego, mas de la que se encuentra entre el nombre ateniense Anrax y el nombre compuesto Aurg-hahn que los alemanes aplican la misma ave, cuya analoga puede ser nicamente efecto de la casualidad.

Lo que si podria dar motivo algunas dudas sobre la identidad del Tetrix de Aristteles con el Tetrao de Plinio es que este ltimo, hablando de su Tetrao con alguna atencin, no cita lo que Aristteles habia dicho del Tetris, lo que verosmilmente no habra dejado de hacer segn su costumbre, si hubiese considerado su Tetrao como la misma ave Tetrix de Aristteles, menos que no quisiera suponerse que habiendo hablado este muy superficial del Tetrix, Plinio no hizo mucho caso de lo poco que de l habia dicho.

Relativamente al gran Tetrao de que habla Ateneo, buen seguro que no es nuestro Urogallo, supuesto que tiene una especie de barbillos carnosos y parecidos los del Gallo, los cuales toman su origen cerca de las orejas y cuelgan basta mas abajo del pico, cuyo carcter es absolutamente extrao al Urogallo, y designa mas bien la Melegrida Gallina de Numidia, que es nuestra Pintada.

El Tetrax pequeo que se refiere el mismo autor no es, segn l, sino una avecilla cuya misma pequenez la excluye de toda comparacin con nuestro Urogallo, ave del primer tamao.

En cuanto al Tetrax del poeta Nemeriano, que insiste sobre su estupidez, Gessner le considera como una especie de Abutarda: no obstante, yo encuentro todava un rasgo muy caracterstico de semejanza con la Melegrida, y son los colores de su plumaje: de la Pintada llamada por algunos gallina guttata.

A pesar de tantas conjeturas, no queda la menor duda en que las dos especies de Tetrao de Plinio son unos verdaderos Urogallos Gallos silvestres. El hermoso negro lustroso de su plumaje, sus cejas de color de fuego que figuran unas llamas que coronan sus ojos, su permanencia en los paises frios y en lo alto de las montias, la finura de su carne, son otras tantas propiedades que solo tienen los Urogallos grande y pequeo, y que no se ven reunidas en ninguna otra ave; y hasta en la descripcin de Plinio descubrimos las huellas de una singularidad que no ha sino conocida sino de muy pocos modernos: Moriuntur contumacia, dice aquel autor, spintu revocado; Lo que se refiere una observacin notable que Frisch ha insertado en la historia de esta ave. Este naturalista no encontr lengua en el pico de un gallo silvestre muerto, y habiendo abierto su tragadero, vio en ella lengua replegada all con todas sus dependencias, lo que debe acaecer muy comunmente, pues es opinin recibida en los cazadores la de que los Gallos silvestres carecen de lengua: y tal vez lo mismo sucede con el guila negra de que Plinio hace mencin, y con aquella ave del Brasil de que habla Escalgero, la cual pasaba tambin por no tener lengua, consecuencia sin duda de las relaciones de algunos viajeros crdulos, de cazadores poco aplicados que nunca suelen ver las aves mas que muertas moribundas, y sobre todo porque ningn observador les habr reconocido el tragadero.

La otra especie del Tetrao que Plinio se refiere en el mismo paraje, es mucho mayor, pues sobrepuja la Abutarda y aun al Ruitre, cuyo plumaje tiene, y solo cede al Avestruz; por lo dems es una ave tan pesada, que algunas veces se la coge con la mano (1). Relon pretende que esta especie de Tetrao no es conocida de los modernos, los cuales, segn l, no han visto ningn Urogallo Gallo silvestre mayor ni aun tan grande como la Abutarda, mas de que, tambin podria dudarse si el ave designada en el pasaje de Plinio con los nombres de Otis y de Avis tarda fue nuestra Abutarda, cuya carne tiene muy buen sabor, al paso que la Avis tarda de Plinio era un manjar muy grosero damnalas tn cibis; con todo, no debe deducirse de ello con Belon que el Urogallo grande sea la Avis tarda, supuesto que Plinio en el mismo lugar hace mencin del Urogallo y del Avis tarda comparndolas como unas aves de diversa especie.

En mi concepto , despus de haberlo reflexionado bien, preferira decir, 1. que el primer Tetrao deque habla Plinio es el Urogallo dla pequea especie, pues cuanto dice en este paraje es mas aplicable este que al grande.

Que su gran Tetrao es nuestrp Urogallo mayor y que en nada exagera su tamao cuando dice que sobrepuja la Abutarda grande que tenia tres pies y tres pulgadas desde la extremidad del pico hasta las uas, y seis pies y medio de vuelo, y result ser del peso de doce libras, y es cosa sabida, y se ver despus, que entre los Urogallos de la grande especie los hay que pesan mucho mas.

El Urogallo tiene cerca de cuatro pies de vuelo, siendo su peso regularmente de doce quince libras. Aldrovando dice haber visto uno que pesaba veinte y tres libras de Bolonia que solo son de diez onzas, de modo que las veinte y tres no componen quince de diez y seis onzas. El Gallo negro de las montaas de Moscovia descrito por Albino, y que no es mas que un Urogallo de la grande especie, pesaba diez libras sin pluma y vacio; y el mismo autor aade que los Li-cures de Noruega, que son verdaderos Urogallos, son del tamao de una Abutarda.

Esta ave escarba la tierra como todos los Frugvoros, tiene el pico duro y cortante, la lengua puntiaguda, y en el paladar un hueso proporcionado al volumen de esta; sus pies son tambin muy fuertes y guarnecidos de plumas por delante; el buche es excesivamente grande, pero, lo mismo que la molleja, muy 'Semejante al del Gallo domstico. La piel de la molleja es afelpada en el paraje de la adherencia de los msculos.

El Urogallo se mantiene con hojas tallos de pino, de enebro, de cedro, de sauce, de abedul, de lamo blanco, de avellano, de arndano, de zarzas, de cardos, con pinas, con hojas y llores de alforfn, con la arveja, con yerba deSan Juan, con amargn, con tre-pol, con algarroba, y con orobio, sobre todo cuando estas plantas estn dodava tiernas, pues as que los granos empiezan formarse, ya no come las llores y se contenta con las hojas: en el primer ao se alimenta con preferencia de moras silvestres, ayuco, huevos

(i) Lo mismo sucede con el pequeo Urogallo, segn se ver en el articulo siguiente



Índice de páginas de Zoología Aves.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Actualiza la información que consideres obsoleta informanos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.