Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 479 Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



cuidando de que la capa superior no esté tan provista como la interior, á lin de que pueda echarse una ojeada sobre esta; y aun si se quiere puede hacerse una abertura en el centro de cada canasto y en la especie de pozo formado por el encuentro de estas aberturas que corresponden tedas al eje del tonel, suspendiéndose dentro un termómetro bien graduado, á mas de los que se colocan en diferentes puntos de su circunferencia; y manteniendo en todas partes el calor al grado que se quiere, saldrán los pollos.

Economizando el calor y sacando partido del que suele perderse, también se puede emplear para la incubación artificial el de los hornos de pasteleros y panaderos, el de las fraguas, hornos de vidrio, y basta el de una estufa ó de un trashoguero de chimenea, teniendo siempre presente que el éxito de la pollada depende principalmente de la exacta distribución de calor y de la exclusión de toda humedad.

Cuando las hornadas son considerables y se logran, producen millares de pollos á la vez; mas esta misma abundancia no dejaría de tener sus inconvenientes en un clima como el nuestro, si no se hubiera hallado el medio de criar los pollos sin necesidad de Gallinas, del mismo modo que para empollarlos; reduciéndose estos mismos á una imitación mas ó menos porfecta de lo que hace la Gallina para cuidar sus polluelos.

Fácilmente se previene que aquella madre que mostró tanto ardor para empollar, tanta asiduidad en efectuarlo, tanto interés en el cuidado de unos embriones que todavía no existían para ella, no se entibiará después que han salido sus polluelos; pues fortificada su afición á la vista de los seres que le deben su existencia, se acrecienta cada dia por los nuevos cuidados que exige su misma debilidad , y ocupándose de ellos sin cesar, les busca de continuo su alimento: si no lo encuentra rasca la tierra con las uñas á fin de arrancarla lo que guarda en su seno, privándose de ello porque lo coman sus hijos: llámalos cuando se descarrian, poniéndolos debajo de sus alas al abrigo de la intemperie, los empolla otra vez; siendo tal el ardor con que se entrega á estos tiernos cuidados, que se altera sensiblemente su constitución, siendo fácil de distinguir una clueca que conduce sus polluelos, de otra cualquier gallina, ya sea por sus plumas erizadas y sus alas caidas, ya por lo ronco de su voz y por sus diferentes inflexiones, que son todas expresivas y llevan el sello de la solicitud y ternura maternal.

Pero si se olvida de sí misma para conservar á sus polluelos, á todo se expone para defenderlos; pues apenas aparece en los aires un gavilán, esta madre tan débil, tan tímida, que en cualquiera otra ocasión buscaría en la fuga su salvación, se muestra entonces intrépida por amor, y arrojándose al encuentro de las sangrientas garras, logra á veces con gritos redoblados, con sacudimientos de las alas, con desconocida audacia, aturdir al ave carnívora, que desanimada al ver tan imprevista resistencia, se aleja para buscar en otra parte presa menos difícil. I'arece que la Gallina posee todas las cualidades de un buen corazón ; pero lo que mas honor hace á su instinto es que si empolla huevos de otra ave de rio, nada desmerece su afecto para con aquellos extraños, del que tendría á sus propios polluelos: no sabe que as su nodriza, y no su madre; y cuando guiados por la naturaleza van á precipitarse en el rio contiguo, forman el espectáculo mas singular su sorpresa, sus inquietudes, sus ansias, creyéndose madre todavía, estrechada por el deseo de seguirlos aun en medio de las aguas, aunque contenida por cierta repugnancia invencible hacia aquel elemento; se agita incierta en la orilla, tiembla y se aflige viendo toda su prole en un peligro inminente sin atreverse á prodigarle su protección.

Imposible seria suplir todos estos afanes de la llueca para criará sus polluelos, si supusiesen necesaria-

TOMO III.

mente un grado de atención y de efecto igual al de 1« misma madre : hasta para lograr su objeto notar las circunstancias principales de Ta conducta y esmero de la llueca con respectoá sus polluelos, imitándolos en cuanto sea posible. Por ejemplo, habiendo observado que el principal objeto de la madre es conducir sus polluelos á puntos en que puedan encontrar su alimento , y preservarlos del frió , y de todas las injurias del aire, se ba imaginado el medio de proporcionarles todo esto aun mas ventajosamente de lo que pudiera hacerlo la misma madre. Si nacen en invierno, se les guarda durante un mes á seis semanas en una estufa caliente al mismo grado de los hornos de incubación; de donde se les saca cinco ó seis veces al dia para darles de comer al aire libre , y sobre todo al sol: el calor de la estufa favorece á su desarrollo, el aire exterior los fortifica, y prosperan, componiendo su principal alimento las migajas de pan, las venias de huevo , la sopa y el mije Si es en vera'no, no se les guarda en la estufa mas que tres ó cuatro dias, y en todos tiempos no salen de ella sino para pasará una pollera; esta se reduce á una jaula cuadrada, cerrada por delante con una rejilla de alambre ó con una simple red, y por encima con una tapa de visagra,en cuya jaula encuentran los polluelos que comer. Mas cuando han comido v corrido lo bastante, necesitan de un abrigo en donde calentarse y reposar; v esta es la razón porque los pollos que conduce una llueca tienen la costumbre de reunirse entonces bajo sus alas. Fteamur imaginó para este uso una llueca artificial que consiste en una caja forrada de piel de carnero, cuya base es cuadrada é inclinada por arriba con un atril: coloca esta caja en uno de los extremos de la pollera de modo que puedan entrar en ella los polluelos á pié llano y dar la vuelta á lo menos por tres lados , calentándola luego por debajo por medio de un braserillo que se renueva al intento; la inclinación déla tapa de esta especie de atril ofrece diferentes alturas á los polluelos de varios tamaños, mas como tienen la costumbre , mayormente cuando les incomoda el frió, de estrecharse y aun amontonarse unos encima de otros y con grave riesgo de ahogarse los pequeños y débiles, queda abierta esta caja ó llueca artificial de los dos extremos, ó mas bien solo los cierra una cortina que el polluelo mas pequeño puede levantar fácilmente para salir con toda anchura cuando se halla demasiado comprimida, volver luego por el otro extremo dando la vuelta , y escoger un lugar menos peligroso. Reaumur procura también precaver este mi-mo inconveniente con otra medida que consiste en tener la tapa de la llueca artificial bastante inclinada hacia abajo para que los pollos no logren subirse unos encima de otros y á medida que van creciendo elevar la tapa, añadiendo en el lado del cajón algunas alzas proporcionadas. Perfecciona todavía mas esta operación dividiendo en dos sus polleras mayorrs por medio de un tabique transversal, á lin de poder separar los pollos de diferentes tamaños , mandándolos también poner sobre ruedas para facilitar el transporte; pues es absolutamente preciso entrarlos dentro de casa todas las noches, y aun de dia cuando hace mal tiempo , y también que esté caliente en invierno : por le demás, bueno será cuando la estación sea ni fria ni lluviosa exponer las polleras al aire libre y al sol, con la precaución de preservarlas del viento, y aun podrán dejarse abiertas las puertas para que los pollos aprendan desde luego á salir para ir á escarbar en el estiércol, picotear la yerba tiernecita y entrar luego para tomar su comida ó calentarse debajo de la llueca artificial. Si no se quiere tentar el peligro de dejarlos divagar libremente, no hay mas que añadir al extremo déla pollera una jaula común de pollos, la que comunicando con la primera les proporcionara mayor espacio para refocilarse, y un paseo cerrado donde se hallarán en seguridad.

Índice de páginas de Zoología Aves.



 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada dinoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.