Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 475 Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



menor cosa, corre hacia el despidiendo mego por los ojos, y con las plomas erizadas se lanza contra su rival y combate con él furiosamente, hasta que uno ú otro sucumbe ó su enemigo le cede el campo de batalla. El deseo de gozar, siempre demasiado violento, le arrastra no solo á ahuyentar sus rivales, sino también á vencer cualquier obstáculo inocente : algunas veces golpea y aun mata á los polluelos para gozar con mas anchura de la madre. Pero ¿ será este solo deseo la causa de su zeloso furor? ¿Cómo podria tener necesidad ó carencia en medio de un serrallo numeroso y con tantos recursos como tiene á su disposición? Por muy vehementes que sean sus apetitos, teme aun mas al parecer la competencia que desea el goce, sirviendo su mucho poder de excusa á tantos zelos mas bien sentidos que los de otros sultanes; y como ellos, tiene una gallina favorita á la cual vuelve casi con tanta frecuencia comoá las demás juntas.

Lo que comprobaría mejor que sus zelos no dejan de ser una pasión reflexionada , aun cuando no se dirija contra el objeto de sus amores, es que varios gallos en un corral, no cesan de reñir al paso que esto no sucede jamás con los capones, á menos que estos no se desmanden á perseguir alguna gallina.

Los Hombres, que de todo sacan partido para sus distracciones, han sabido poner en movimiento esla antipatía invencible que la naturaleza ha puesto entre gallo y gallo, cultivandocon tanto arte este odio innato, que los combates de dos aves de corral han llegado á ser unos espectáculos dignos de la curiosidad de los pueblos, aun de aquellos mas civilizados, y al mismo tiempo medios de desarrollar ó nutrir en las almas aquella preciosa fiereza que es, según dicen, el germen del heroísmo. Se ha visto y aun se ve todos los dias en varios paises, que hombres de varias condiciones corren en tropel á tan grotescos torneos, dividiéndose en partidos, acalorándose cada cual por su combatiente, uniendo al interés de espectáculo tan hermoso el furor de extremadas apuestas, siendo el último picotazo del ave la señal del infortunio de varias familias.

En otro tiempo fue esta la locura de los ródios, de los trangios, de los de Pérgamo; y es en el dia la de los chinos, de los habitantes de Filipinas, de Java, del istmo americano y de algunas otras naciones de los dos continentes.

En cuanto á lo demás, no son los Gallos las únicas aves de que se haya abusado hasta tal punto; pues los atenienses, que habían consagrado un dia del año (1) á estos combates, empleaban también las Codornices para el mismo uso; y aun en el dia se sabe que los chinos crian para esta diversión ciertas especies de aves muy parecidas á las Codornices ó alas Pardillas, difiriendo en todas partes el modo de luchar de estos animales , según las diferentes escuelas en que se educan y la diversidad de armas ofensivas ó defensivas con que se les cubre : siendo también de notar que los Gallos de Rodas, mas fuertes que los otros y mucho mas ardientes en el combate, eran por el con-Irario muy débiles para con sus hembras, bastándoles tres gallinas en vez de quince ó veinte , ya á causa de haber apagado sus lirios la forzada soledad en que los acostumbraban á vivir, ya porque su cólera excitada con excesiva frecuencia hubiese entibiado otras

(1) Vendo Temistocles á combatir á los persas y viendo que sus soldados mostraban poco ardor, los hizo reparar en el encarnizamiento con que combatían dos gallos. «Ved, les dijo, el valor indómito de estos animales á quienes no impele otro estimulo que el deseo de vencer; y vosotros que combatís por vuestros hogares, por los sepulcros de vuestros padres, por vuestra independencia... «Bastaron estas pocas palabras para reanimar el valor del ejército , consiguiendo TcuriiMc* un triunfo, en cuya memoria instituyen los atenienses una especie de fiesta que se celebraba con luchas de ¡ralljs.

pasiones mas dulces, que en su origen fueran principio del valor y fuente de sus disposiciones guerreras. Los machos de esta especie eran pues menos machos que las demás ; y las hembras que regularmente no son sino lo que se quiere que sean, tenían menos fecundidad y mas indolencia, tanto para empollar los huevos, como para llevar los polluelos: asi ha logrado el arte extragar la naturaleza, y el ejercicio de la guerra entibiar la propagación.

Para producir sus huevos no tienen las Gallinas necesidad de Gallo, pues estos nacen sin cesar del racimo común que forma el ovario, y pueden crecer en el mismo sin la menor comunicación con el macho y á medida que van engrosando adquieren su madurez, se desprenden de su cáliz y pedículo, recorren el oviducto en toda su longitud, asimilándose de paso por una fuerza que les es propia la linfa de que está llena la cavidad de este; de ella se compone la clara, las membranas, las cascaras, y no se detienen en esta viscera sino hasta tanto que sus fibras elásticas y sensibles comprimidas é irritadas por la presencia de un cuerpu extraño entran en contracción, y los empujan hacía fuera, saliendo primero el cabo mayor, según Aristóteles.

Estos huevos son cuanto puede hacer la naturaleza prolífica de la hembra sola y abandonada á sí misma, produciendo un cuerpo organizado capaz de una especie de vida, mas no un animal vivo y semejante á su madre, y dotado de la facultad de producir otros animales que se le parezcan, siendo preciso para ello el concurso rie un gallo y la mezcla intima del licor seminal de ambos sexos: mas si esta mezcla llega ó tener lugar, sus efeclos son duraderos Harvey observó que el huevo de una gallina separada del gallo, después de veinte dias no era menos fecundo que los que habia puesto poco después de su cápsula, sin que el embrión que contenia se hallase por esto mas adelantado, ni fuera necesario tenerlo menos tiempo debajo de la clueca para que naciese: de lo que se deduce claramente que no basta el solo calor para operar ó adelantar al desarrollo del polluelo, sino que es preciso que el huevo esté formado ó por lo menos que se halle en un lugar en donde pueda traspirar, para que el embrión que encierra sea susceptible de incubación; pues de otro modo, todos los huevos que permaneciesen en el oviducto veinte y un dia después de fecundados, no dejarían de salir, pues tendrían tiempo y calor suficiente para ello, y las Gallinas tan pronto, serian ovíparas como vivíparas.

El peso regular de un huevo de gallina común es de una onza y seis adarmes. Si se abre uno con precaución, se encontrará primero debajo de la cascara una membrana común que cubre toda su cavidad; luego la clara externa que tiene la forma de esta cavidad; después la interna que es mas redoniloaria que la precedente; y por fin , en el centro de esla última la yema, que es de figura esférica; cada una de estas riilerentes partes se halla contenida en su membrana propia, y todas estas membranas están atarlas en el paraje de sus chalazas ó cordones, que vienen á formar los dos polos de la yema.

La pequeña vesícula lenticular llamada cicatricula, se encuentra casi en su ecuador y fijada sólidamente en su superficie.

La forma exterior de esta ave es tan conocida, que no debemos describirla , aunque á veces se observa alterada por algunos accidentes de que á mi entender es fácil dar razón con la historia del mismo huevo y su formación.

No es cosa rara hallar dos yemas en una sola cascara; lo que sucede cuando dos huevos igualmente maduros se desprenden á un mismo tiempo del ovario, recorren juntos el oviducto, y fot manilo su clara sin separarse, se encuentran reunidos bajo la misma capa.

Índice de páginas de Zoología Aves.



 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor cuentanoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.