Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 466 Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



das y entre todas incubaban cuarenta y dos huevos.

La madre no abandona sus huevos por apremiantes que sean las circunstancias en que se encuentre, cuando los pequeñuelos se aprestan á romper el cascaron. Llega su perseverancia hasta el punto de consentir que se le cerque por todas partes y se le aprisione. He sido una vez testigo del nacimiento de una nidada de pavos que velaba de muy cerca, con el lin de apoderarme de los pequeñuelos, juntamente con su madre. Me tendí en tierra y caminando á gatas rae adelanté hasta la distancia de algunos pies , y vi á la madre que por su parte también me habia visto mirar á sus huevos, de los cuales todavía no había salido ningún pollo, con una expresión de inquietud, cloquear de un modo propio de la hembra en estas ocasiones, separar en seguida con cuidado los fragmentos de cascaron, cuando los pollitos le habian roto ya, acariciar con su pico á los pequeñuelos que en pié ya, aunque vacilantes se esforzaban en salir del nido.

Este es el espectáculo que he presenciado, y me conmovió de tal modo, que renuncié á mi proyecto, dejando á la madre y á sus hijos entregados al cuida lo de un ser que mejor que yo los criaría , al cuidado de la Providencia, de nuestro Criador común. He visto á todos salir del cascaron, y pocos momentos después ir, venir, agitarse y repelerse mutuamente para atender á sus necesidades con un admirable y maravilloso instinto.

Antes de abandonar el nido, juntamente con su pollada, sacúdese la madre de una manera violenta, limpia y arregla las plumas mas implantadas á lo largo ile su vientre, y adquiere un aspecto de todo punto distinto. Vuelve los ojos en todos sentidos, alarga su cuello para cerciorarse de que no hay Halcón ni enemigo de cualquiera especie que sea, capaz de infundirle temor, atrévese á dar algunos pasos y mientras camina abre un poco sus alas: además cloquea suavemente para atraer á su inocente familia y preservarla de todo evento.

Los pequeñuelos andan lentamente, y como por lo regular rompen el cascaron al concluirse el dia, es lo mas común que vuelvan ni nido para pasar en él la primera noche: retíranse en seguida á cierta distancia manteniéndose siempre sobre las partes elevadas de las undulaciones del terreno.

La madre teme á la lluvia por amor á sus hijos, puesto que nada es mas peligroso para ellos en una edad tan tierna, y cuando apenas están cubiertos mas que de un ligero vello. En las estaciones muy lluviosas , los pavos son poco comunes ¡jorque como los pequeñuelos se mojan fuertemente , lo mas general es que sucumban. Para prevenir los desastrosos efectos de una admosfera pluviosa, con una solicitud y una previsión digna de admirar, arranca la madre las yemas de las [dantas aromáticas para que las coman sus hijuelos.

Al cabo de una quincena los jóvenes seres que hasta entonces no habian podido levantarse sobre la super-licie de la tierra , remontan ya su vuelo, y al llegar la noche se dirigen á alguna rama grande y poco elevada, situándose bajo las alas de su madre , val efecto se dividen en dos porciones casi igualas. Mas tarde abandonan el interior de los bosques durante el dia y se acercan á los confines de él para buscar fresas y en seguida moras y langostas, hallando así un abundante alimento, y á la par la benigna influencia de los rayos del sol. Se arrastran en los hormigueros abandonados para desembarazar á sus plumas nacientes de las pequeñas escamas que en ellas existen , y al mismo tiempo para sacudir las garrapatas y otras especies de animales parásitos que no pueden resistir el olor de la tierra impregnada de accido fórmko, que ha servido de mansión a las Hormigas.

No obstante , los pavos jóvenes se desarrollan rápidamente, y va en el mes de agosto se hallan en <lis—

| posición de preservarse contra los aloques imprevistos de los Lobos, los Zorros, los Linces y hasta de los Cuguardos. Lo consiguen alzándose rápidamente de tierra con ayuda de sus piernas vigorosas, y refugiándose sobre las ramas elevadas de los arbustos. En esta época es cuando en los machos jóvenes comienza á juntar el copo del pecho, cuando principian á cloquear y á pavonearse, y cuando las jóvenes hembras roncan y saltan del modo que hemos manifestado.

En estí época también es cuando los machos viejos se reúnen, siendo probable que toda la raza abandone por entonces los distritos de la extremidad Nordeste, para retirarse hacia los rios Wahash, Negro y de los ¡Hiñeses, no menos que á la inmediación del lago Erié.

Entre los numerosos enemigos del Pavo silvestre, los mas formidables después del Hombre , son el Lince canadiano, el Mochuelo blanco y el Mochuelo de Virginia. El Lince sorbe los huevos y se apodera con mucha astucia y agilidad de los individuos, bien sean jóvenes ó viejos, y lo consigue de la manera siguiente: Cuando ha descubierto una bandada de Pavos, sigue su huella ó cierta distancia para cerciorarse de la dirección que han tomado; desviándose en seguida con rapidez y tomando delantera á la bandada se pone de acecho, y cuando ya las aves se aproximan, lánzase de súbito sobre una de ellas y la aprisiona.

Un dia que descansaba yo á la sombra de unos árboles á orillas del rio Wab'ash, observé dos gallos de India bastante grandes, que posados sobre un tronco de árbol sumergido en las aguas se entregaban á un combate violento. Pocos instantes habia que me ocultaba de estudiar sus movimientos, cuando de súbito uno de ellos remontó su vuelo hacia el otro lado del rio, y observé que el otro oponia desesperada aunque débil lucha contra las garras de un unce.

Cuando estas aves se ven atacadas por las dos grandes especies de Mochuelos de que no ha mucho me he ocupado, consiguen muchas veces eludir sus asechanzas por un procedimiento harto notable. Como los pavos acostumbran á posarse en bandadas sobre las ramas de los árboles desprovistos de follaje, fácilmente son descubiertos por sus enemigos los Mochuelos, que se aproximan silenciosamente para sorprenderlos. Raro es sin embargo, que consigan no ser vistos, y entonces basta un cloqueo exhalado por uno de los pavos para que toda la bandada advierta la inmediación de un enemigo. En el instante mismo se enderezan robre sus piernas y acechan los movimientos del ave de Rapiña, que después de elegir su víctima, se precipua sobre ella con la rapidez del rayo, y sin duda conseguiría arrebatarla, si en el mismo instante el Pavo no bajase la cota con rapidez desplegándola con energía; de osle modo el agresor encuentra un plano inclinado, á lo largo del cual se desliza sin asir al Pavo que en el instante después del choque se deja caer en tierra, y de este modo se evade del peligro, sin otra pérdida que la de algunas plumas.

No parece que el Pavo silvestre elija e.xclusivamenle una especie de alimento, y sin embargo, se cree que prefiere á cualquiera otro el pecannut y el wintergrapa, y donde quiera que tales frutos abundan, también éstas aves se encuentran en mayor número. Comen plantas de diversas especies, trigo, bayas y toda clase de frutos: en el estómago de algunas de estas aves encontré Escarabajos, Sapos pequeños y Lagartos de corta dimensión.

Los Pavos son en la actualidad extremadament¦• montaraces, y apenas descubren á un hombre, bien pertenezca á la raza blanca ó á la roja, cuando un movimiento instintivo les induce á alejarse de él. Su medio mas común de progresión es el andar, para lo cual abren y desplegan sus tilas á medias, y la una después de Ja olra , y luego las cierran como' si fuese su peso demasiado grande. Como si estuvieran jugando, á veces su les ve dar algunos pasos, abrir sus

Índice de páginas de Zoología Aves.



 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Actualiza la información que consideres obsoleta dinoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.