Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 464 Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



. bras y los jóvenes imitan, el modo de andar solemne de los machos, despliegan su cola y corren los unos alrededor de los otros, cloqueando fuertemente y dando saltos extravagantes.

Por último, cuando el tiempo está en calma, y cuando todo en aquellas inmediaciones respira tranquilidad, la bandada s ¡be á la copa de los árboles mas elevados y desde allí atiende á la señal que da uno de los guias, con un solo cloqueo , todos á la vez remontan el vuelo y se encaminan hacia la linea opuesta. Los individuos adultos y vigorosos atraviesan sin dificultad el rio cuando este tiene solo una milla de latitud ; pero los jóvenes y los menos robustos, caen con mucha frecuencia en el agua. Sin embargo, no se ahogan como se pudiera imaginar; aprietan las alas contra su cuerpo; su cola desplegada ayuda á sostenerles ; extienden el cuello y auxiliándose enérgicamente con sus piernas , se dirigen con la mayor rapidez hacia la orilla.

Al llegar á ella, cuando las márgenes por ser excesivamente escarpadas, les impiden subir, se detienen algunos momentos, y en seguida se dejan ir con la corriente hasta que llegan á un punto accesible, y por un esfuerzo violento, casi siempre consiguen salir del agua. Un hecho notable es que no bien acaban de atravesar una gran masa de este líquido, corren por algunos instantes en todas direcciones, como si estuviesen dementes: en tal estado vienen á ser con mucha facilidad presa de los cazadores.

Cuando llegan los Pavos á los lugares en que abundan las semillas , se separan en bandadas mas pequeñas , donde los individuos de todos sexos y edades se confunden para devorar todo cuanto encuentran al paso. Esto se verifica hacia mediados de noviembre, y después de tan largo viaje, de tal modo suelen hacerse familiares, que se acercan á las habitaciones, mezclándose con las aves de corral y hasta buscan su alimento en los establos y en los graneros.

Recorriendo de este modo las selvas, y alimentándose con mas particularidad de los frutos de los árboles, pasan el otoño y una parte del invierno.

A mediados de febrero comienzan á sentir la necesidad de la reproducción. Sepáranse las hembras que se alejan de los machos, quienes las siguen con perseverancia. Los individuos de uno y otro sexo se encaraman sobre distintos árboles; pero á poca distancia entre sí. Cuando la hembra lanza su grito excitador ó de asentimiento, le responden los machos por medio de sonidos que repiten con rapidez. Si el grilo de la hembra fue exhaladodesde tierra, al instante descienden los machos, y apenas tocan al terreno, cuando se las ve desplegar y enderezar su cola, tender la cabeza hacia tras alargándola hasta la espalda, bajar sus alas con un sacudimiento convulsivo, y andando con una gravedad solemne impeliendo el aire de su pecho por medio de contracciones rápidas, se detienen de cuando en cuando, para escuchar y ver cuidadosamente y continúan estos movimientos sea que hayan visto ó no á las hembras.

En tales ocasiones, sucede con frecuencia que se encuentran los machos y entonces se entregan á combates encarnizados, que concluyen por heridas y hasta muchas veces por la muerte de los mas débiles, que sucumben en virtud de los reiterados golpes que los vencedores le dan en la cabeza.

Muchas veces he asistido al espectáculo que ofrecían dos machos, los cuales avanzando unas veces y otras retrocediendo, según que habían adquirido ó perdido la ventaja, con las alas caídas, la cola medio erecta, las plumas en desorden y ensangrentada la ca beza, se entregaban á una lucha de las mas encarnizadas. Si en medio del combate cede uno de ellos para respirar ó desmaya su ánimo, es perdido, porque procediendo el otro con energía, y acometiéndole violentamente con las uñas y las alas, antes de muchos

las habitan; que ha diseñado con gigantescas y magníficas láminas. En el artículo sobre el Pavo silvestre se ven detalles tan curiosos por lo que respecta á las costumbres de este tronco de nuestros Pavos domésticos que lo reproducimos por entero con una viva satisfacción.

Así se expresa Mr. Audubon : «La talla y la belleza del Pavo silvestre , dice, su reputación como objeto alimenticio, y el interés que á él se agrega como orí-gen que es de la raza doméstica con tanta abundancia esparcida en la actualidad sobre uno y otro continente, hacen de esta ave una de las mas notables entre todas las que viven en los Estados-Unidos de América.

Las partes inhabitadas de los Estados de Obío en Kentucky, Illinois é Indiana, inmensa extensión de paises que ocupa el Noroeste de estos distritos ,sobre el Mississipí y el Missuri, y las vastas regiones bañadas por estos dos rios desde su confluencia hasta la Luisiana, comprendiendo las partes mas frondosas de los Arkansas, del Tennesséo y del Alabama , son los lugares donde en mayor número se encuentra esta magnífica ave. Menos abundante en la Georgia y en las Carolinas, todavía es mas rara en la Pensilvania y en la Virginia : actualmente, solo de cuando en cuando se ve en la parte oriental de estos últimos Estados.

En el curso de mis investigaciones á través de la isla Larga, el estado de Nueva-York y el terreno que se extiende alrededor de los lagos, ni un solo individuo encontré, aunque, me han asegurado que existen algunos. Encuéntranse igualmente todo á lo largo de la cadena de los montes Alleghany, donde se hicieron con tanto extremo meticulosos que solo con mucha dificultad es posible acercarse á ellos. Describiré las costumbres de esta ave tales como las he observado en el país donde mas abundan.

El Pavo solo es viajero á medias, y del mismo modo solo á medias se reúne en bandadas; y desde luego cuando los árboles de una parte del país son mucho mas ricos en semillas de toda especie que los de cualquiera otra parte, bien cierto es que los Pavos van llegando pocoá poco, y que como encuentran un alimento mas abundante á medida que se acercan á la regioi'. donde los frutos son en efecto mas abundantes, una bandada sigue á otra hasta que toda la raza cubre el nuevo distrito con sus numerosos enjambres. Pero estas emigraciones na.la tienen de regular : abrazan una vasta extensión del país y nos parece útil dar á conocer en qué términos se verifican.

Hacia los primeros dias del mes de octubre cuando apenas algunas semillas y frutos se han desprendido de los árboles, reúnense estas aves en bandadas, y poco á poco penetran en las fértiles regiones del Obío y del Mississipí.

Reunidos los machos en número variable, desde diez hasta cien individuos, tratan de proporcionarse el alimento sin contar para nada con las hembras : estas por su parte también se separan; algunas hacen aisladamente sus provisiones, otras se acompañan de sus polluelos y las demás se reúnen en bandadas de setenta ú ochenta individuos: todas procuran cuidadosamente evitar el encuentro de los machos viejos que atacan á sus hijuelos y á veces los matan á fuerza de golpes asestados en la cabeza.

Viejos y jóvenes siguen , no obstante, la misma dirección y siempre á pié á menos que su marcha no sea interrumpida por un rio, ó que los perros de algún cazador les obliguen á alzar el vuelo. Cuando llegan á las márgenes de un rio se reúnen sobre las eminencias mas elevadas , y a'lí permanecen un dia entero, algunas veces hasta dos, como si tuviesen algo que deliberar. Durante este tiempo gritan los machos con toda la robustez de sus pulmones, haciendo así un ruido infernal : se les ve andar pavoneándose, como si pretendieran elevar su valor á la altura de las circunstancias en que se encuentran. También las hem-

Índice de páginas de Zoología Aves.



 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Actualiza la información que consideres obsoleta cuentanoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.