Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 454 Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



Ur.a madre pava real, y también una gallina ordinaria , pueden llevar hasta veinte y cinco pavoncitas según Coluinela; aunque Paladio quiere que hasta solí) quince. Este último número es á la verdad mas que suficiente en los paises frios, donde los polluelos necesitan calentarse de tiempo en tiempo, y ponerse ,il abrigo bajo las alas de su madre, la cual no pudiera guarecer veinte y cinco á la vez.

Se asegura que si una gallina común que va con sus polluelos vé una parva de pavoncitos, queda tan sumamente admirada de su belleza, que aborrece sus polluelos y los abandona para seguir á aquellos. Por mi parte, no doy esta singularidad por un hecho verdadero, sino como muy dudoso y con tanta mayor razón , cuanto me parece separarse del curso ordinario de la naturaleza ; fuera de que , los pavoncitos no son mucho mas hermosos que lo» polluelos.

A proporción que los pavoncitos van adquiriendo fuerzas empienzaii a reñir entre si (sobre todo en los paises cálidos); motivo por el cual los antiguos, que parece se habian ocupado mucho mas que nosotros de la educación de aquellas aves, los tenian en pequeñas jaulas separadas. Con todo, los mejores parajes para criarlos eran , según ellos, aquellos islotes que se encuentran en gran número en las cosías de Italia, cuino por ejemplo, el de Planasia, que pertenece á los písanos : parajes realmente únicos donde puede dejárseles en plena libertad y casi en estado silvestre, sin temor de que se escapen, en atención á que vuelan

Íioco y no saben nadar, y sin que deba temerse que leguen á ser pre«a di'sus enemigos, de los cuales debe estar purgado el islote. Así es que pueden vivir según su índole y su- apetitos, sin violencia y sin inquietud, prosperando mejor y haciéndose su carne muy sabrosa; circunstancia que no echaban en olvido los romanos. Sin embargo , para observarlos mejor y saber si su número iba ó no cu aumento, se les acostumbraba á venir lodos los dias á una hora fija y á cierta señal alrededor de la casa, donde se les echaban unos puñados de grano para atraerlos.

Asi que los polluelos tienen un mes ó algo mas, empiezan á despuntarles la garzota, y están enfermos, lo mismo que los Pavos , cuando echan el moco. Entonces el Gallo , Pavo real los reconoce por suyos, porque mientras carecen de aquel adorno, los perdigue como extraños. Sin embargo, nodebe reunírseles con los grandes hasta que tengan siete meses; y si no se posan por sí mismos sobre el dormitorio , es preciso acostumbrarlos á ello, sin permitirles que duerman en el suelo, pues el frió y la humedad los dañan notablemente.

La garzota se guarnece de plumitas, cuyo cañón se halla guarnecido desde la base hasta cerca de la punta, no de barbas, pero sí de unos pocos bilitos sueltos, con la cima formada de barbas comunes unidas entre si y matizadas de los mas hermosos calores.

El número de estas plumitas suele variar, pues he contado veinte y cinco en un macho y treinta en una hembra; aun cuando no he observado un número suficiente de individuos , para asegurar que puedan haber mas 6 menos.

La garzota no forma un cono inverso, como podria creerse; porque su base eslá en la parte superior, formando una elipse muy prolongada, cuyo grande eje está colocado según lo largo de la cabeza: todas las plumas de que se compone tienen un movimiento parcial harto perceptible, en virtud del cual se aproximan 6 apartan unas de otras á voluntad del ave , y otro movimiento general por cuyo medio la garzota entera, ora se vuelve hacia atrás y ora se levanta sobre la cabeza.

Los extremos di' esta garzota tienen, así como todo lo restante del plumaje, unos colores mas brillantes en el macho que en la hembra , fuera de que, el Gallo, Pavo real se distingue de su hembra desde la edad de

tres meses por un poco de amarillo que aparece en el extremo del ala. Mas adelante se distingue también por el tamaño, por un espolón cu cada pié, por lo largo de la cola, y por la facultad de levantarla y ostentar sus hermosas plumas, lo que se llama íiacer la rueda. Willughby cree que el Pavo real, solo participa con el Pavo de esta facultad particular: verase no obstante en el curso de esta historia, que les es común con algunos Tetras ó Gallos silvestres, varios palomos, etc., etc.

Las plumas de la cola, ó mas bien dicho,aquellas largas coberiei as que están insertas en el dorso y cerca del obispillo, son en grande lo que las de la garzota suelen ser en pequeño: su cañón se halla igualmente guarnecido desde su base hasta cerca de su extremidad, de filamentos sueltos de color vario y termina con una chapa de barbas reunidas, adornadas de lo que se llama el ojo ó el espejo , que es una mancha brillante, esmaltada de los mas hermosos colores, cuales son amarillo-dorado con varios matices, verde con visos azules y violado brillantes, según los diferentes aspectos ; todo lo que se reviste además de un nuevo lustre con la oposición del color del centro, que es un hermoso negro aterciopelado.

Las dos plumas de en medio tendrán como unos cinco pies, y son las mas largas de todas, respecto que las laterales van siempre en disminución hasta la mas externa. La garzota no se cae nunca, pero sí la cola en todo ó en parte cada año hacia fines de julio, y vuelve á aparecer en la primavera, durante cuyo intervalo está el ave muy triste y se esconde.

El color mas permanente de ía cabeza , de la garganta , del cuello y del pecho es el azul con diferentes reflejos de violado, de oro y de verde resplandeciente; visos que renacen y se multiplican sin cesar sobre su plumaje, constituyendo un verdadero recurso que parece haberse reservado la naturaleza para hacer brillar sucesivamente y sin confusión un sin número de colores mucho mayor ele lo que parecía permitir su extensión: de suerte , que solo á favor de tan feliz industria podia el Pavo recibir tantos dones como le estaban destinados.

A rada lado de la cabeza se nota en esta ave una prominencia formada por las plumitas que cubren la abertura del oido.

Los Pavos reales parece que se acarician recíprocamente con el pico; aunque mirándolo mas de cerca he observado que se rascaban unos á otros alrededor de la cabeza, donde tienen unos piojos muy inquietos y ágiles, que se ven correr en la película blanca que circuye sus ojos. Esto no puede menos de causarles una sensación harto incómoda; y de ahí es el porqué se prestan gustosos á quien quiere rascarlos.

Estas aves se enseñorean en el corral, haciéndose respetar de las demás, las que no se atreven á tomar su alimento hasta después que los Pavos reales han acabado de comer. El modo con que lo verifican es casi el mismo de las Gallináceas, cogiendo el grano con la punta del piec y tragándolo entero.

Para beber colocan'el pico dentro del agua donde hacen cinco ó seis movimientos bastante rápidos con la mandíbula inferior; vuelven luego á levantar su cabeza, y manteniéndola en situación horizontal, engullen el agua de que estaba llena su boca , sin hacer ningún movimiento con el pico.

Los alimentos los reciben en el esófago, donde se ha observa do, un poco encima del orificio anterior del estómago, un bulbo glanduloso lleno de pequeños tubos que dan en su abundancia cierto liquido cristalino.

Su estómago se halla exteriormente revestido de gran número de fibras motrices.

En una de estas aves, que fue disecada por Gaspar Bartolin , si bien es verdad que habia dos conductos biliarios , no obstante se halló lan solo un canal pan-

Índice de páginas de Zoología Aves.



 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada comunicasnoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.