Zoología. Aves. Página 452 Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3. Museo pintoresco de Historia Natural.
Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 452 Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



tiempo antes, aunque no parece que se hubiesen naturalizado en aquel reino, ni multiplicádose mucho, puesto que habia leyes muy seíveras contra aquellos que habian muerto ó tan solo herido á alguna de estas aves.

De suerte que, es muy probable que la flota de Salomón no traíalos Pavos reales de las costas de África, en donde según parece son muy raros-, sino del Asia, en donde abundan; donde viven libremente casi en todas partes, donde subsisten y se multiplican sin el socorro del hombre, donde sen mayores y mas fecundos que en ningún otro país, y donde por lin, se presentan como todos los demás animales en su clima natural.

Desde las Indias es muy fácil que hayan pasado á la parte occidental del Asia; y así es que, según inodoro Sieulo, la habia en abundancia en Babilonia; la Media los producía también muy hermosos , y en tan grande cantidad, que se les dio el epíteto de Avis médica. Filóstrato habla de los del Fa'so, que tenian un moño azul; y los viajeros los han visto en Persia.

Desde el Asia, se trasladaron á Grecia, donde fueron tan grandes en un principio, que en Atenas se les enseñó por espacio de treinta años en cada novilunio como un ob]eto de curiosidad, y el pueblo acudía de todas partes para verles.

No sabemos á punto fijo la época cierta de esla emigración de los Pavos reales desde el Asia á la Grecia; pero hay motivos para creer que no empezaron áaparecer en este último país basta después de la época de Alejandro y que su primera mansión después de haber salido del Asia fue ia isla de Samos.

De manera que los Pavos reales no aparecieron en Grecia sino después de Alejandro por cuanto aquel conquistador los vio por primera vez en las Indias, según llevo dicho, quedando tan admirado de su hermosura, que prohibió el matarlos bajo penas muy severas. Ño obstante, poco tiempo después de Alejandro (según todas las apariencias), y aun antes del lin de su reinado, llegaron á ser comunes; pues vemos en el poeta Autífano, contemporáneo de aquel príncipe á quien sobrevivió, que un solo par llevado á Greda se habia multiplicado en términos que había tantos como Codornices; fuera de que Aristóteles, que solo sobrevivió dos años á su discípulo, habla en varios parajes de los Pavos reales como deaves ya muy conocidas.

En segundo lugar, el que hayan fijado su primera morada en la isla de Samos, en su paso del Asia á Europa, se hace muy probable por lá misma posición de aquella isla que está cercana al continente de Asia; además deque, se hallatambien probado por un pasaje formal de Menodoto, y no faltan aun quienes dando una interpretación forzada al sentido de este pasaje, y privaliéndose de ciertas medallas sanisanas muy antiguas donde estaba representado Juno con un Pavo real á sus pies, han pretendido que Samos era la primera patria del ave de que tratamos, y el verdadero lugar de su origen, desde donde se había esparcido tanto por Oriente como por Occidente; empero si pesamos las palabras de Menodoto no sera difícil echar de ver que no quiso decir otra cosa, sino que se habian visto payos reales en Sainos antes que en ninguna otra comarca situada fuera del continente del Asia, así como se habian visto en la Eolia (Etolia) algunos Maleágridas (aves cuya procedencia de África es bien conocida) antes de habérselos visto.en ningún otro punto de Grecia (veluti quas meleagridas vocant.ex Mtoüa.) Por otra parte, la isla de ¡sanios ofrecíaá los Pavos reales un clima que les convenia, puesto que existían allí en estado silvestre, y que Aulo Gelio, considera los de aquella isla como los mas hermosos.

Estas razones eran mas que suficientes pane servir de fundamento á la denominación de Ave de Samos que algunos autores han dado al Pavo real; pero no I

por esto pudiera aplicárseles en el dia, puesto que Tournefort no ltace mención del Pavo en la descripción de aquella isla, que según él está llena de Perdices, de Becadas, de Gallinetas ciegas, de Tordos ¡ de Palomos silvestres, de Tórtolas y deexcelente volatería; no siendo presumible que aquel-autor haya querido comprender bajo la nominación general de volate-Ha; una ave tan singular. •

Luego que los Pavos reales pasaron del Asia á la Grecia, fueron adelantando hacia las partes meridionales de Europa, y gradualmente hacia Francia, Alemania, Suiza y hasta Súeeia (I), en donde á decir verdad no subsisten mas que en corto número solo á fuerza de cuidados, y según veremos mas adelante no sin alteración considerable en su plumaje.

En lin, los europeos, quienes por la extensión de su comercio y navegación abrazaron el globo entero, los han esparcido primero por las costas de África y en algunas islas adyacentes, Juego en Méjico, y de allí los han llevado al Perú y á algunas de las Antillas, como Santo Domingo y la Jamaica, en donde se les ve hoy día en gran número, siendo así que antes no habia siquiera uno, por un resultado déla ley general del clima que excluye del Nuevo-Mundo todo animal terrestre vinculado por su naturaleza a los paises cálidos del antiguo continente; ley á la cual no están menos sujetas las aves pesadas, como los antiguos ya lo habían notado; y hasta echar una ojeada sobre sus formas exteriores para convencerse de que no pueden volar muy alto ni por mucho tiempo, puesto que su mucho volumen con lo corto de las alas y su cola larga y embarazosa, son otros tantos obstáculos que les impiden hender el aire con ligereza: ésto prescindiendo aun de que los climas septentrionales no convienen á su naturaleza, y jamás permanecen en ellos muy de su grado.

El Gallo-pavo real no tiene menos ardor por las hembras, ni menos encarnizamiento en sus peleas con' los otros mfthos, que el Gallo común; y acaso le sobrepujaría si fuese verdad lo que de él se cuenta, que cuando no tiene mas que una ó dos hembras, las atormenta, las fatiga y las hace volverse estériles á fuerza de fecundarlas, turbando la obra de la generación con la excesiva repetición de sus actos, én consecuencia de las cuales salen los huevos del oviducto antes que hayan tenido tiempo.de llegar á su completa madurez. Para sacar provecho del vigor de su temperamento es necesario darle al macho cinco ó seis hembras (2); al paso que el Gallo común, que puede dar abasto á quince ó veinte gallinas, sise ve reducidp á una sola, la fecunda también con utilidad, constituyéndola madre de una multitud de polluelos.

Las pavas reales son igualmente de temperamento muy lascivo; y cuando se hallan privadas de machos, se excitan entre sí frotándose en el polvo (por cuanto son aves pulveratrices ó escarbadoras): procurándose por este medio una fecundidad imporlecta, ponen unos huevos claros ysin germen, de los cuales no re-sulla-ningun ser viviente. Pero esto no suele suceder sino en la primavera, cuando )a vuelta de un calor blando y vivificante despierta la naturaleza, dando nuevo impulso á la inclinación que tienen todos los seres animados para reproducirse; y tal vez sea esta la

(I) Los suizos son la rioica nación que se haya dedicado á extinguir en su país tan hermosa especie de aves, con el mismo cuidado que todas las demás han puesto en multiplicarlas : io que hicieron por encono á los duques de Austria, contra quienes se liabian sublevado, y cuyo escudo tenia por cimera la cola de un Pavo.

(i) En esto no hago mas que exponer la opinión de los antiguos; pues algunossugetos inteligentes á quienes he consultado, y han criado Pavos en Borgoña, me han asegurado que fos machos nunca- reñian, y que bastaba una ó dos hembras para cada uno de ellos; pero acaso no sucede esto sino con motivo de ser el clima menos caluroso.

Índice de páginas de Zoología Aves.

 

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada informanos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.