Zoología. Aves. Página 453 Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.. Museo pintoresco de Historia Natural.
Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 453 Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.



GA1 i.P

zota móvil y ligera, matizada con los mas ricos colores; su incomparable plumaje parece reunir todo cuanto halaga nuestra vista en el fresco y tierno colorido de las flores mas hermosas : todo lo que deslumhra los ojos en el chispeante reflejo de las piedras preciosas; todo lo que nos deja absortos al contemplar el magestuoso resplandor del arco iris. No solo reunió naturaleza en el plumaje del Pavo real todos los colores del cielo y de la tierra para ostentar en esta ave su magnificencia; sino que mezclándolos y casando sus matices, los refundió con su inimitable pincel, constituyendo un cuadro único, en el cual el contraste del claro y del oscuro produce un brillo tan nuevo y efectos de luz tan admirables, que ni alcanza el arte a descrüiirlos ni imitarlos.

De este modo se presenta á nuestros ojos el plumaje de esta ave cuando se pasea sola y apacible en un hermoso dia de primavera : mas si aparece de repente su hembra, si los fuegos del amor y la secreta influencia de la estación la sacan de su reposo , inspirándole nuevo ardor y deseos nuevos, multiplícase entonces su hermosura ; sus ojos se animan y se vuelven expresivos; la agitación de su garzota anuncia laque experimenta en su interior; las largas plumas de la cola se levantan para ostentar sus bellos coloridos: la cabeza y el cuello, caidos graciosamente hacia atrás, resaltan con primor sobre este radioso campo, en el cual perdiéndose sin cesar la luz del sol, parece adquirir un brillo mas suave y dulce, y nuevos colores mas variados y armoniosos : cada movimiento que hace el ave produce mil nuevos matices y haces de reflejos undosos y fugaces, reemplazados sin cesar por otros mas nuevos siempre y mas admirables.

El Pavo real parece que no hace alarde de todas estas prendas, sino para presentarlas como un homenaje á su compañera, que si bien carece de ellas, no

flor esto es amada de él con menos ternura, y los ga-lardos movimientos que le inspira el amor, y que acompaña con un murmullo sordo y enérgico, inarticulado intérprete del deseo , dan aíin mayor realce á su continente noble , arrogante y magestuoso.

Mas estas brillantes plumas, cuyos matices compiten con los de las flores, se ajan y marchitan como ellas y caen todos los años. Corrido el Pavo real de la pérdida de sus atavíos, parece qué repugna mostrarse en el humillante estado á que se ve reducido, pues busca los escondrijos mas oscuros para ocultarse á la vista de todos, hasta tanto que restituyéndole la siguiente primavera todas sus galas, vuelve á aparecer en la escena para gozar del homenaje debido á las gracias y hermosura. Gózase en ellas, según opinión de algunos; yes además sensible á la admiración, tanto que se cree que el mejor medio para hacerle desplegar sus bellas plumas, es el mirarlo con atención é interés, pues recoge todos sus tesoros y los oculta á la vista de quien no sabe admirarlos.

Aun cuando desde mucho tiempo se halle el Pavo en cierto modo naturalizado en Europa, con todo no i es originario de la misma : su pais nativo son las Indias orientales, clima favorecido por la naturaleza, en donde se encuentran el záfiro, el rubí y el topacio. De alli pasó á la parte occidental de África, á donde habia sido llevado de otros paises , según asegura Teofrasto citado por Plinio : y no parece que haya pasado de la parte oriental del Asia, que es la China, pues todos los viajeros aseguran que aunque los Pavos sean mas comunes en las Indias orientales no se ven mas en la China que á los que allí llevan de otros paises ; lo que prueba cuando menos que son muy raros en aquella región.

Por lo que observa Eliano parece que la Grecia debió tan hermosa ave á los bárbaros, que sin duda debían de ser los indios, ya que en las Indias fue donde Alejandro , que habia recorrido el Asia y que conocía muy bien la Grecia, los vio por primera vez.

IÁCEAS. i.'l

Por otra parte, aquel es el pais en donde mas geni • raímente abunda el Paro, y aun casi tanto como en las Indias. Mandelesto y Thevenot los vieron en gran número en la provincia de Guzarate; Tavernier, en todas las Indias, aunque mas particularmente en los territorios de Barocha, de Cambaya, y de Bruria; Francisco Pyrard los halló en los alrededores de Culi-cuta; los holandeses, en toda la costa de Malabar; Lintseot, en la isla de Ceylan; el autor del Segvmlo viaje de St'am,cn las selvas fronterizas de aquel reino hacia el lado de Cambaya, y en los alrededores <b 1 rio Meinam; Le Gentil, en Java; yGemelli Carrerri.ei: las islas Calamianas, situadas entre las Filipinas y Borneo. Si á esto se añade que en casi todas esas comarcas viven los Pavos en estado silvestre y que en ninguna parte ni son tan grandes ni tan fecupdos, no podrán menos de considerarse las Indias como su clima nativo, debiendo en efecto pertenecer tan hermosa ave al país que lo es de la hermosura, de las riquezas, deloro, de las perlas, délas pedrerías y que debe ser considerado como el clima elel lujo de naturaleza. Semejante opinión se halla confirmaría en cierto modo por el texto sagrado, pues vemos que los Pavos reales se cuentan entre los objetos preciosos que la fióla de Salomón traia cada tres años; y está claro que aquella flota formada y equipada en el mar Rojo y que no podia alejarse de las costas sacaba sus riquezas de las Indias ó de la parte de África, mas cercana á ellas, si razones muy poderosas no indujesen á creer quino serian de las costas de África puesto que ningún viajero hace mención de haber vislo en toda el África ni en las islas adyacentes pavos silvestres qu--pudieran considerarse como propios y naturales de aquellos paises, sino en la isla de Santa Elena, donde el almirante Verhowen encontró unos que no era dable coger vivos; y nadie podrá tampoco persuadirse que la flota de Salomón, que carecía de brújula, pasase cada tres años á la isla de Santa Elena, dónele no hubiera hallado ni oro, ni plata, ni marfil,ni nada de cuanto buscaba. Además, me parece también muy verosímil que esa isla, distante mas de trescientas leguas del continente , ni siquiera tendría Pavos en tiempo de Salomón; y que los que en ella hallaron los holandeses, habrían sida llevados allí por los portugueses que la habían poseído, ó por otros, multiplicándose con tanta mas facilidad cuanto que la isla do Santa Elena no tiene, según dicen, ningún reptil venenoso ni animal voraz.

Con respecto á los Pavos reales que Kolbe vio en el cabo de Buena-Esperanza, y que son según él del todo parecidos á los de Europa (bies que el retrato Rué ha dado sea muy desemejante), casi no puede dudarse que dejasen de tener el mismo origen que los de Santa Elena, y que no hubiesen sido llevados allí por algun buque europeo de los muchos que llegan á aquella costa.

Lo mismo puede decirse relativamente á los que vieron los viajeros en el reino de Congo, juntamente con unos pavos que seguramente no serian aves de África, y aun de aquellos que se encuentran en los confines de Angola en un bosque rodeadode paredes, donde se les cria para regalo del rey del país. Viene en apoyo de esta ec:ijetura el testimonio de Bosman, quien asegura categóricamente que no hay Pavos reales en la costa de oro, y que el ave cogida por To-quembrag y por otros que creyeron ser un Pavo real, era otra muy diferente llamada hroonvogel.

Además, la denominación de Pavo de África, dada por los mas de los viajeros á las Gallinas de Numidia, es también otra prueba convincente de que el África no produce Pavos reales; y si se les ha visto en otro tiempo en la Libia, según cuenta Eustacio, seria sin duda por haber pasado ó sido llevados á aquella comarca del África, una de las mas contiguas á la Judea, donde Salomón los habia introducido desde mucho



Índice de páginas de Zoología Aves.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Actualiza la información que consideres obsoleta comunicasnoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.