Zoología. Aves. Página 437. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.. Tomo 3. Museo pintoresco de Historia Natural.
Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 437. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



se les guanta en las casas, crian en ellas sus polluelos como las otras aves domésticas. Efectivamente, es muy seguro que nunca hablan también como los otros papagayos, y que una vez domesticados tampoco intentan escapar.

Los indios hacen con sus plumas gorros para las tiestas y otros adornos, y se taladran también con algunas de estas plumas las mejillas, la ternilla, de la nariz y las orejas. La carne de los Guacamayos, aunque por lo común dura y negra, no es mala de comer y hace buen caldo; pues generalmente la caza mas común en Cayena y la que se come de ordinario son los Papagayos.

El Guacamayo es tal vez mas propenso que ninguna otra ave á la epilepsia, que es mas violenta y mas inmediatamente mortal en los climas cálidos que en los paises templados. Yo he criado uno de los mayores y mas hermosos de esta especie, que la señora marquesa de Pompadur me regaló en 1751 , el cual, aunque tenia dos ó tres ataques epilépticos ai mes, no dejó de vivir muchos años en mi quinta de Borgoña, y hubiera tal vez vivido mucho mas si no lo hubiesen muerto. Pero en la América meridional mueren estas aves ordinariamente de esta misma dolencia, así como todos los demás Papagayos, que cuando domesticados son igualmente propensos a esta enfermedad. Es probable , como hemos dicho ya en el artículo de los Canarios, que la privación de su hembra y la superabundancia de alimentos les causen estos ataques epilépticos; á los que los salvajes que les crian en sus cabanas para comerciar con sus plumas, han encontrado un remedio muy simple, cual es el de hacerles un corte en la punta de un dedo, para sacarles una gota de sangre , con la cual parece que el ave queda curada al momento : este mismo socorro surte igualmente buen efecto cuando se aplica á otras muchas aves que en estado de domesticidad están sujetas á los mismos accidentes. Compárase esto con lo que dije en el artículo de los Canarios, que padecen también el mal caduco, y mueren si no echan una gota de sangre por el pico; de donde resulta que la naturaleza procura emplear el mismo remedio que usan los salvajes.

Este accidente epiléptico se llama calambre en las colonias, y aseguran que sobreviene á todos los Papagayos en estado de domesticidad, cuando se posan sobre algún pedazo de hierro, como sobre un clavo, sobre una varilla de cortina, etc., de manera, que no se les permite posarse sino sobre madera. Este hecho, que es reputado verídico, indica al parecer que este accidente, que no es mas que una fuerte convulsión de nervios, depende sobremanera de la electricidad, cuya acción es, como se sabe, mucho mas violenta en el hierro que en la madera.

GUACAMAYO AZUL.

Los nomencladores han hecho también aquí dos especies de una sola, llamando á la primera Guacamayo azul y amarillo de Jamaica, y á la segunda Guacamayo azul y amarillo del Brasil: pero no solo son estas aves de la misma especie, sino también de las mismas comarcas en los climas cálidos de la América meridional. El error de estos nomencladores nace verosímilmente del que cometió Albiuo, tomando el primero de estos Guacamayos azules por la hembra del Guacamayo rojo; y como después se ha visto que no pertenecía á esta especie, han creido que podia ser diferente del Guacamayo azul común; pero es ciertamente la misma ave. Este Guacamayo azul se encuentra en los mismos parajes que el Guacamayo rojo; tiene los mismos hábitos naturales y es por lo menos tan común.

Su descripción es muy fácil, porque es enterainen-

GUACAMAYO VERDE.

El Guacamayo verde es mucho mas raro que el rojo y que el azul; es asimismo mas pequeño, y debe reducirse á una sola especie, aunque los nomencladores hayan hecho dos; pues le confundieron con una cotorra verde, á la cual dieron el nombre de Cotorra guacamayo, por pronunciar con bastante claridad la palabra ara, y por tener la cola mucho mas larga que todas las demás cotorras; pero no por eso deja de ser una verdadera Cotorra, muy conocida y muy común en Cayena, en vez de que ei Guacamayo verde es alli tan raro que ni aun los mismos habitantes lo conocen, y cuando se les habla de él creen que les hablan de una cotorra. Sloane dice que el pequeño Macao, ó pequeño Guacamayo verde, es muy común en los bosques de Jamaica; pero Edwards observa y con razón que se ha engañado , porque por mas diligencias que ha hecho solo pudo proporcionarse uno por medio de sus corresponsales; cuando si efectivamente fuese como en la Jamaica traerían muchos á Inglaterra. Este error de Sloane nace probablemente de que confundió como nuestros nomencladores, la Cotorra verde, de cola larga con el Guacamayo verde. Por lo demás, nosotros conservamos vivo este guacamayo verde que nos regaló Sonnini de Manoncourt, quien lo compró en Cayena á los salvajes del Oyapock, donde fue cogido enel nido.

Esta ave, hermosa y rara, es además muy amable por sus hábitos sociales y por su índole dócil: presto se familiariza con las personasque ve frecuentemente; los recibe con placer, admite con gusto sus caricias, y da muestras de que quiere devolverlas; pero rechaza las de los forasteros, y sobre todo las de los niños, á quienes persigue vivamente , y hasta se echa sobre ellos : solo conoce á sus amigos. Así como los demás papagayos criados en estado de domesticidad, este se pone también sobre el dedo luego que se lo presentan, permanece asimismo encaramado sobre su travesano de madera; pero en invierno y aun en verano, cuando el tiempo es fresco y lluvioso, pretiere estar sobre el brazo ó sobre el hombro de las personas, especialmente si los vestidos son de lana; porque en general parece que gusta mucho de posarse sobre el paño ó cualquiera otra tela de esta naturaleza para guardarse del frió : gusta también de estar sobre los ¡lomillos de la cocina cuando no están enteramente friosy conservan todavía un grado moderado de calor. Porta misma razón parece que evita el ponerse sobre loscuerpos duros que comunican el frió, tales como el hierro, el mármol, el vidrio, etc.; y hasta en los tiempos frescos y lluviosos del verano se estremece y se le ve temblar si le tiran agua sobre el cuerpo; no obstante, gusta de bañarse durante los fuertes calores, y chapuza muchas veces su cabeza dentro del agua.

Cuando se rasca ligeramente abre las alas , se acurruca y expide un sonido desagradable, muy semejante al grito del Grajo levantando las alas y erizando sus plumas, y este grito habitual es, según parece, la expresión del placer asi como la del fastidio:

te cerúleo en el dorso, las alas y la cola, y de un hermoso amarillo en todo lo restante del cuerpo : este amarillo es vivo y lleno, y el azul tiene visos y un lustre resplandeciente. Los"salvajes admiran estos Guacamayos, y cantan su hermosura; el estribillo ordinario de sus canciones es : ¡Pájaro amarillo; Pájaro amarillo, cuan grande eslu hermosura!

Los Guacamayos azules no se mezclan con los rojos, aunque frecuentan los mismos sitios; y tampoco se maltratan unos á otros. Su voz es también algo diferente : los salvajes conocen los rojos y los azules sin verlos, solamente por su grito, y pretenden que estos no pronuncian tan distintamente la voz ara.

Índice de páginas de Zoología Aves.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza. Tomo 3 Zoología. Aves. Página 437. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor cuentanoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.