Zoología. Aves. Página 436. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.. Museo pintoresco de Historia Natural.
Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 436. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.


, chozas de los indios, los seguían cuando los veían entrar en ellas, y parecían aficionarse á los parajes habitados por aquellos hombres pacíficos. Aun queda una parte de esta seguridad y confianza á los Papagayos que hemos relegado en los bosques: Mr. de La Borde dice, refiriéndose á los de Guayana, que se dejan acercar mucho sin demostrar desconfianza ni temor; y Pisón cuenta, con respecto á los del Brasil, lo que se puede aplicar á todos los del Nuevo-Mundo , esto es, que son poco astutos y caen en todos los lazos.

Los Guacamayos hacen sus nidos en los huecos de los árboles viejos y carcomidos, que no son raros en su país nativo, donde hay mas árboles ya medio caídos por la fuerza de los años, que árboles jóvenes y sanos; y cuando el agujero es muy estrecho lo van ensanchando con el pico, y lo acolchan después interiormente con plumas. La hembra hace dos puestas al año, como todos los Papagayos de América, y cada puesta es por lo común de dos huevos, que según Du Tertre, son del tamaño de los huevos de paloma, y manchados como los de la perdiz; y añade que los jóvenes tienen dos gusanitos en las aberturas de la nariz : y otros en un pequeño tumor que les sale encima de la cabeza; pero que estos gusanillos mueren cuando las aves empiezan á cubrirse de plumas. Estos gusanos en las narices de las aves no solamente son peculiares délos Guacamayos, sino también de los Papagayos, los Caciques y otras muchas aves mientras están en el nido. Hay también muchos cuadrúpedos, y en especial los Monos, que tienen gusanos en la nariz y en otras partes del cuerpo. Estos Insectos son conocidos en América con el nombre de Gusanos macaos, los cuales se introducen también á veces en la carne de los Hombres, y causaaapostemas difíciles de curar , y se ha visto igualmente morirse algunos caballos de las producidas por estos mismos gusanos, lo que puede provenir del descuido con que son tratados los caballos en aquel país, donde ni los alojan ni los limpian.

El macho y la hembra Guacamayo empollan alternativamente sus huevos, y cuidan de los pollitos, llevándoles ambos la comida: mientras los hijos no puedan pasar sin los cuidados de sus padres, nunca los abandonan, y siempre se les ve encaramados á la vista de su nido.

Los Guacamayos jóvenes se domestican fácilmente; en muchos puntos de América no cogen estas aves sino en el nido, y no arman lazos á los viejos porque su educación seria muy difícil y tal vez infructuosa: no obstante, cuenta Du Tertre que los salvajes de las Antillas empleaban un ardid muy singular para coger vivas estas aves; al efecto alisbaban el momento en que bajaban á tierra á comer los frutos caídos de los árboles ; entonces procuraban rodearlos, y dando repentinamente gritos y palmadas, hacían tan gran ruido , que estas aves, súbitamente espantadas, olvidaban el uso de las alas, se dejaban caer de espaldas para defenderse con el pico y con las uñas; en esto les presentaban los salvajes un palo que no dejaban de coger, y al mismo tiempo los ligaban á él con una hebra de bejuco. Dice además que se les puede domesticar, aunque sean adultos y cogidos con violencia ; pero estos hechos parecen algo sospechosos, tanto mas, cuanto que todos los Guacamayos huyen actualmente á la vista del Hombre, y con mucha mas razón huirían si oyesen un gran ruido. Dice Waffer que los indios del istmo de América domestican los Guacamayos como nosotros domesticárnoslas Urracas; que les dan libertad para que vayan de dia á pasearse por los bosques, desde donde no dejan de volver al anochecer ; y que imitan la voz de su amo, y el canto de uu pájaro que él llama Chicali. Fernandez refiere que se les puede enseñar á hablar, pero que su pronunciación es grosera y desagradable; y que cuando

que mas claro y metálico en las cuatro gratules pennas medias; tienen en la frente un mechón de plumas aterciopeladas de color rojo castaño en forma de rodete; la garganta es de un rojo pardo, y una piel membranosa, blanca y desnuda circuye el ojo, cubre el carrillo, y envuelve la mandíbula inferior del pico , el cual es negruzco así como los pies. Hemos hecho esta descripción sobre un ave viva de las mayores y mas hermosas de su especie. Por lo demás, observan los viajeros algunas variedades en los colores, así como en el tamaño de estas aves, según las diferentes comarcas, y hasta de una isla á otra las hemos visto que tenian la cola azul. Su tamaño varía tanto y mas que sus colores; pero los pequeños Guacamayos rojos son mas raros que los grandes.

En general, los Guacamayos eran en otro tiempo muy comunes en Santo Domingo; pero por una carta del caballero Deshayes se vé que desde que se han formado establecimientos franceses hasta sobre las cimas de las montañas, son mas raras estas aves. Los Guacamayos rojos y azules que forman nuestra segunda espeGÍe,se encuentran en los mismos climas, y tienen absolutamente los mismos hábitos naturales; por lo tanto, todo lo que vamos á decir de este, puede también aplicarse al otro.

Los Guacamayos habitan en los bosques y en los terrenos húmedos plantados de palmeras, y se alimentan principalmente del fruto de la palmera brasileña, de que hay selvas inmensas en las sábanas anegadas; por lo común van á pares, y rara vez en bandadas: sin embargo , algunas veces se reúnen por la mañana para gritar todos juntos, y se oyen desde muy lejos. Dan también los mismos gritos cuando les espanta ó les sorprende algún objeto, y no dejan tampoco de gritar cuando van volando por el aire. Los Guacamayos son los que vuelan mejor entre todos los Papagayos ; atraviesan los sitios descubiertos, pero sin detenerse en ellos : siempre se posan sobre la copa ó sobre la rama mas elevada de los árboles; de dia van á buscar el alimento muy lejos; pero por la noche vuelven al mismo lugar, del que solo se alej?n cosa de una legua para buscar las frutas maduras. Dice Du Tertre que cuando se ven hostigados por el hambre, comen el fruto del manzanillo que, como se sabe, es un veneno para el Hombre y verosímilmente para la mayor parte de los animales; y añade que la carne de estos Guacamayos que han comido el fruto del manzanillo es malsana y hasta venenosa : no obstante , cada dia se comen Guacamayos en la Guayana, en el Brasil , etc., sin que nadie se sienta incomodado, bien sea porque no baya manzanillos en aquellas comarcas, ó porque encontrando los Guacamayos un alimento mas abundante y que les conviene mejor, no comen nunca el fruto de este árbol venenoso.

Parece que los Papagayos del Nuevo-Mundo eran, con corta diferencia, como todos los animales que se han encontrado en las tierras desiertas, confiados y familiares y nada ariscos en presencia del Hombre, quien rr.al armado y poco numeroso en aquellas regiones, no habia dado aun á conocer su imperio. Esto es lo que Pedro de Angleria asegura , hablando de los primeros tiempos del descubrimiento de América: en aquella época los Papagayos se. dejaban coger con el lazo y casi á la mano del cazador ; el ruido de las armas no los espantaba mucho , y no huían aunque viesen caer muertos á sus compañeros. I'referian á la soledad de las selvas los árboles plantados cerca de poblado, y allí el indio los cogia tres ó cuatro veces al año para apropiarse sus hermosas plumas, sin que esta especie de violencia les hiciese abandonar este domicilio predilecto. Fundándose Aldrovando en estos hechos,1 justificados por todas las primeras relaciones de América , dijo que estas aves se manifestaban allí naturalmente amigas del Hombre, ó á lo menos que no daban señales de temor; que se acercaban á las



Índice de páginas de Zoología Aves.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor comunicasnoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.