Zoología. Aves. Página 428. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.. Museo pintoresco de Historia Natural.
Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 428. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.


, los Papagayos : esto género, mas numeroso que otro alguno, no dejará de presentarnos grandes ejemplos de una verdad nueva; y es que de las Aves, asi como de los Cuadrúpedos, no existe en las tierras meridionales del Nuevo-Mundo ninguna especie de las lierras meridionales del antiguo continente, y esta exclusión es recíproca : no se encuentra en la América meririio nal ningún Papagayo de África y de las Indias orientales , y reciprocamente ninguno de los de esta parte del Nuevo-Mundo en el antiguo continente. Sobre este hecho general he establecido yo el fundamento de la nomenclatura de estas aves, Yuyas especies son tan variadas y multiplicadas, que sin hablar de las que nos son desconocidas, podemos contar mas de ciento, y de estas no bav ni una sola que sea común á entrambos continentes. ¿Puede darse por ventura olra prueba mas demostrativa de esta verdad general que hemos expuesto en la historia de los anímales Cuadrúpedos? Ninguno de los que no pueden soportar el rigor de los climas frios ha podido pasar de un continente al otro; porque estos continentes no han estado nunca reunidos sino por las regiones boreales. Lo mismo sucede con las Aves que, así como los Papa-pavos , no pueden vivir ni multiplicarse sino en los climas cálidos : todos pstns, á pesar del poder de sus alas, han quedado confinados, unos en las tierras meridionales del Nuevo-Mundo, y otros en las del antiguo, y no ocupan en cada una de estas partes mas que una zona de veinte y cinco grados á cada lado del ecuador.

Pero, á esto podrá objetársenos : puesto que los Elefantes y demás animales cuadrúpedos de África y las Indias orientales han ocupado primitivamente las tierras del Norte en ambos continentes, ¿no han debido también los Papagavos, los Cacatúas, los Lories y todas las demás aves do estas mismas comarcas meridionales de nuestro continente habitar en lo antiguo las partes septentrionales de ambos mundos? ¿Por qué los que habitaban en otro tiempo la América septentrional no pasaron á las tierras cálidas de la América meridional? pues no habrán sido detenidos, como los Elefantes, por las altas montañas ni por las tierras estrechas del istmo; y la razón que de estos obstáculos se deduce no es aplicable á las aves que pueden salvar fácilmente estas montañas : por donde las diferencias que.se encuentran constantemente entre las aves de la América meridional y las de África, suponen algunas otras causas que la del sistema sobre el enfriamiento de la tierra v sobre el paso de todos los animales del Norte al Mediodía.

Esta objeción, que á primera vista parece fundada, no es sin embargo masque otra cuestión, quede cualquier modo que se produzca, no puede ni oponerse ni perjudicar á la explicación de los hechos generales del nacimiento primitivo de los animales en las tierras del Norte, de su venida á las del Mediodía, y de su exclusión de las tierras de la América meridional. Estos hechos, por mas dificultades que presenten, no son menos constantes, y paréceme que se puede responder satisfactoriamente á la cuestión sin alejarse del sistema; porque las especies de aves que necesitan gran calor para subsistir y multiplicarse, no habrán podido, á pesar de sus alas, salvar mejor que los Elrfantes las cimas heladas de las montañas; los Papagayos y las demás aves del Mediodía no se encumbran lo bastante en la región del aire para evitar el frío eontrario á su naturaleza, y por consiguiente no habrán podido penetrar en las tierras de la América meridional , sino que habrán perecido como los Elefantes en las comarcas septentrionales de este continente á medida que estas se han ido enfriando. Así pues, esta objeción, lejos de alterar en lomas mínimo el sistema, no hace mas que confirmarlo y hacerlo mas general, puesto que ni los animales Cuadrúpedos ni las Aves del Mediodía de nuestro continente pudieron penetrar

marire, y le hace olvidar su amor, su libertad y su vida.

¿Por qué el tiempo de los grandes placeres es también el de las grandes solicitudes? ¿ Por qué los goces mas deliciosos van siempre acompañados de inquietudes y ansiedades, hasta en los seres mas libres é inocentes? ; Y no se podria reconvenir á la naturaleza, á esta madre común de Mos los seres, porque su beneficencia nunca es pura ni de larga duración? Esa dichosa pareja que se ha reunido por elección y construido de mancomún su domicilio de amor , y ha prodigado los cuidados mas tiernos á su naciente f.imilia, teme i cada instante que se le arrebaten; v si consigue criarla , otros enemigos todavía mas formidables vienen entonces á acometerla con mas ventaja : el ave de Rapiña llega como el ravo, y arrójase sobre su familia entera; los padres son con frecuencia sus primeras víctimas, y los polluelos, ouvas alas no están aun bastante ejercitadas no pueden librarse de su furor. Estas aves sanguinarias inspiran á todos los demás pá|aros un espanto tan fuerte, que se les ve estremecerse pn su presencia : aun aquellas aves que están con seguridad en nuestros corrales, por distante que se halle p| enemigo, tiemblan tan luego como lo descubren ; y las que viven en el campo, poseídas de igual terror, lo manifiestan con gritos v con una fuga precipitada hacia los sitios en que pueden ponerse á cubierto de su enemigo. El estado mas libre de la naturaleza tiene también sus tiranos; y desgraciadamente solo pertenece á ellos esa suprema libertad de que abusan, y esa absoluta independencia que los hace orgullosos yerueles. El Águila desprecia al León y le arrebata inánimemente su presa; tiraniza igualmente á los habitantes del aire yá los de la tierra, y hubiera invadido tal vez el imperio de una grande porción de la naturaleza , si las armas del Hombre no la hubiesen relegado á las cimas de las montañas, v repelido hasta los sitios mas agrestes é inaccesibles, donde goza también sin turbación y sin rivalidad de todas las ventajas de su tiránico dominio.

La rápida ojeada que acabamos de echar sohre las facul'ades de las aves basta para demostrarnos que en la cadena del gran Arden de los seres, deben estas ocupar el primer lugar después del Hombre La naturaleza ha reunido y concentrado en el pequeño volumen de su cuerpo mas fuerza que la que ha concedido á las grandes moles de los animales mas poderosos; ler ha dado mas ligereza, sin perjudicar en lo mas mínimo á la solidez de su organización; les ha cedido un imperio mas vasto sobre los habitantes del aire, de la tierra y de las aguas; les ha entregado los poderes de un dominio exclusivo sobre el género entero de los Insectos, que parece no reciben de ella su existencia sino para mantener y fortificar la de sus destructores, i quienes sirven de pasto. Dominan asimismo sobre los Reptiles , de los que purgan la tierra sin temor de su veneno; sobre los Peces, que sacan fuera de su elemento para devorarlos; y en fin, sobre los animales Cuadrúpedos, que son también sus víctimas. Se ha visto el Pernóctero atacar á la Zorra , al Halcón detener á la Gacela , al Águila arrebatar la Oveja, atacar al Perro como á la Liebre, darles muerte y llevárselos á su nido; y si añadimos á todas estas preeminencias de fuerza y de celeridad las que acercan á los Pájaros á la naturaleza del Hombre, tales como el andar en dos pies, la imitación de la palabra, la memoria musical, los veremos mas cerca de nosotros que lo que al parecer indica su forma exterior, al mismo tiempo que, por la prerng.itiva única del atributo de las alas y por la preeminencia del vuelo sobre la carrera , reconocemos su superioridad sobre todos los animales terrestres.

Pero pasemos de, estas consideraciones generales sobre las Aves al examen particular del género de



Índice de páginas de Zoología Aves.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.