Zoología. Aves. Página 427. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.. Museo pintoresco de Historia Natural.
Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 427. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.



mo remeda la palabra. Dedúcese de lo dicho que puede expresar y basta articular los sonidos, pero no modularlos ni sostenerlos con cadencia; lo que prueba que tiene menos memoria y menos flexibilidad de órganos, que su garguero es tan seco y áspero, como es tierno y melodioso en los pájaros cantadores.

Fuera de esto, es necesario distinguir dos especies de imitación : la una meditada ó sentida , y la otra maquinal y sin intención; la primera adquirida y la segunda por decirlo así, innata. La una no es mas que el resultado del instinto común , que tiene la especie entera y no consiste sina en la similitud de los movimientos y de las operaciones de cada individuo , que todos parecen estar inducidos ú obligados á hacer las mismas cosas; y cuanto mas estúpidos mas perfecta es la imitación peeuliar de su especie : un carnero no hace ni hará nunca mas que lo que han hecho y hacen todos los demás carneros, y la primera celdilla de una abeja es parecida á la última. La especie entera no tiene mas inteligencia que un solo individuo, y en esto consiste la indiferencia del entendimiento al instinto : así la imitación natural no es en cada especie mas que un resultado de similitud, una necesidad tanto menos inteligente y mas ciega cuanto está mas igualmente repartida. La otra imitación, que se debe mirar como artificial, no puede distribuirse ni comunicarse á la especie; solo pertenece al individuo que la recibe y la posee sin poderla dar á otro : el Papagayo mejor instruido no transmitirá nunca á sus hijos el talento de la palabra. Toda la imitación que adquieren los animales por medio del arte y la paciencia de los Hombres, permanece en el individuo que la recibió, y aunque esta imilacion dependa, como la primera, de la organización, supone no obstante facultades particulares que parecen depender de la inteligencia, tales como la sensibilidad , la atención, la memoria, etc.; de suerte, que los animales capaces de esta imitación, y que pueden recibir impresiones duraderas y algunas señales de educación de parte de los Hombres, son especies distinguidas en el orden de los seres organizados; y si esta educación es fácil, y puede darla fácilmente el Hombre á todos los individuos, la especie, como la del Perro, se hace realmente superior á las otras especies de animales mientras conserve sus relaciones con el Hombre ; porque el Perro abandonado á su naturaleza vuelve á decaer en términos que se pone al nivel de la Zorra ó del Lobo, y no puede por sí mismo volverse álevantar.

Nosotros podemos, pues, ennoblecer todos los seres acercándonos á ellos; mas no enseñaremos nunca á los animales á que se perfeccionen asimismos. Cada individuo puede tener algo de nosotros sin que se aproveche la especie, yes porfalta de inteligencia en ellos; ninguno puede comunicar á los demás lo que recibió de nosotros: pero todos son con poca diferencia igualmente susceptibles de educación individual; pues aunque las aves, por las proporciones del cuerpo y las formas de sus miembros, son muy diferentes de los animales Cuadrúpedos, veremos sin embargo que como ellos, tienen los mismos sentidos, y son susceptibles de los mismos grados de educación. Puede, por ejemplo, enseñarse á los Agamíes á hacer poco mas ó menos lo que hacen nuestros Perros; y un Canario bien educado manifesta su afecto con caricias tan vivas, mas inocentes y menos falsas que las del Gato. Tenemos ejemplos muy notables de lo que puede la educación en las aves de Rapiña, que de todos los pájaros parecen ser los mas ariscos v mas difíciles de amansar. En Asia se conoce el arte de enseñar al Palomo á llevar y traer billetes á cien leguas de distancia. El de la cetrería nos demuestra que, dirigiendo el instinto natural de las aves, se le puede perfeccionar tanto como el de los otros animales, y no dudo que si el Hombre quisiese ocupar tanto tiempo y poner tanto cuidado en la educación de un pájaro, como lo pone

en la de un niño, baria por imitación todo cuanto este hace por inteligencia: la indiferencia estaría únicamente en el resultado; pues la inteligencia, siempre fecunda, se comunica y extiende á la especie entera y va siempre en aumento, en vez de que la imitación, necesariamente estéril, no puede ni extenderse ni trasmitirse.

Y esta educación, con la cual hacemos á los animales y á los pájaros mas útiles ó mas amables para nosotros , parece que los hace odiosos á todos los demás, y en especial á los de su misma especie. Luego que un pájaro domesticado toma el vuelo y se va á los bosques, reúnense todos los demás, al pronto para admirarle , pero presto lo maltratan y persiguen como si fuera de especie enemiga, según se acaba de ver en el ejemplo del Alfaneque. Eslo mismo he visto yo también con respecto á la Urraca y al Grajo : siempre que se les da libertad, los pájaros silvestres de su especie se reúnen para atacarlos y echarlos de su compañía: y no los admiten en ella sino cuando estos pájaros domesticados han perdido enteramente todos los signos de su afecto hacia nosotros, y todos los caracteres que los hacian diferentes de sus hermanos salvajes; como si estos caracteres les recordasen el temor que les inspira el Hombre su tirano, y el odio que merecen sus partidarios ó esclavos.

Por lo demás, de todos los seres de la naturaleza, el pájaro es el mas independiente y el mas envanecido de su libertad , por lo mismo que esta es mas completa y mas extensa que la que disfrutan todos los demás animales. Como el pájaro no necesita mas que un instante para salvar cualquier obstáculo y elevarse sobre sus enemigos, á quienes es superior por la celeridad del movimiento y por la ventaja de su situación en un elemento en donde no pueden alcanzarlo, miraá todos los animales terrestres como seres pesados, pegados á la tierra y arrastrándose por el polvo ; y no temeria tampoco al Hombre si la bala y la flecha no le hubiesen enseñado que sin moverse de su puesto puede alcanzar, herir y llevar la muerte. La naturaleza ha concedido á los pájaros, con las alas que les ha dado, los atributos de la independencia y los instrumentos de la libertad : de ahí es que no reconocen mas patria que e| cielo que les conviene; preveen sus vicisitudes, y cambian de clima adelantándose á las estaciones; no se establecen en un punto sin haber antes presentido su temperatura; y no llegan generalmente hasta que el dulce aliento de la primavera cubre las selvas de verde alfombra, hasta que hace abrir los gérmenes que deben alimentarlo, hasta que; pueden establecerse , alojarse y esconderse bajo el follaje; en fin, hasta que vivificando la naturaleza las potencias del amor, parece que el cielo y la tierra reúnen sus beneficios para colmar su felicidad. Sin embargo , esta estación de placeres será presto para ellos origen de inquietudes; no tardarán en temer á estos mismos enemigos sobre los cuales se cernían con desprecio; el Gato montes, la Marta, la Comadreja procurarán devorar lo que ellos mas aman, y la Culebra trepará también para tragar sus huevos y destruir su progenitura; por mas elevado, por mas oculto que esté el nido, sabrán estos animales descubrirlo, alcanzarlo y devastarlo ; y los niños, esta bella y preciosa porción del género humano, pero siempre maligna por ociosidad , violarán sin reflexión esos sagrados depósitos del producto del amor. Muchas veces la cariñosa madre se sacrifica con la esperanza de salvar á sus hijuelos , se deja coger antes que abandonarlos, y prefiere tomar parte en la desgracia de sus hijos y'sufrir la misma suerte que ellos, antes que irla á anunciará su amante con sus gritos, único sin embargo que podría consolarla participando de su dolor. El afecto materno es, pues, un sentimiento mas poderoso que el temor , y mas profundo que el amor, puesto que es superior aquí á los otros dos en el corazón de una



Índice de páginas de Zoología Aves.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada comunicasnoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.