Zoología. Aves. Página 401. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.. Museo pintoresco de Historia Natural.
Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 401. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.



su muda es mas tardía y mas completa que la de la mayor parte de las aves. Algunas veces se encuentran en el invierno en el hueco de los árboles uno ó dos cuclillos enteramente desnudos, y tanto que se les tomaria á primera vista por verdaderos sapos. El R. P. Bougot, á quien hemos citado en varias ocasiones con la confianza que se le debe, nos ha dicho que vio uno en este estado, el cual se halló por el mes de diciembre dentro del hueco de un árbol. He otros cuatro cuclillos criados, uno en casa de Johnson, citado por Willughby , el segundo en casa del señor conde de Buffon, el tercero en casa de Hebert, y el cuarto en mi casa, el primero se puso lánguido al acercarse el invierno, y enseguida se cubrió de sarna y murió; el segundo y tercero se despojaron totalmente de sus plumas en el mes de noviembre; y el cuarto, que murió á fines de octubre habia perdido mas de la mitad de ellas; el segundo y tercero murieron también , pero antes de morir cayeron en una especie de entorpecimiento. Se citan otros muchos hechos semejantes; pero si se ha tenido razón para concluir en vista de ellos que todos los Cuclillos que comparecen en el verano en un país permanecen en él todo el invierno, metidos en los huecos de los arboles ó en agujeros, entumecidos , despojados de plumas, y según algunos con abundante provisión de trigo (del que sin embargo esta especie no come nunca); puede á ló menos concluirse: i.0 que los que en el momento de la partida están enfermos, ó son muy jóvenes, ó en una palabra, están muy débiles por cualquier causa para emprender un largo viaje, se quedan en el país donde se encuentran y pasan en él el invierno, metiéndose lo mejor que pueden al

abrigo del frió en el primer agujero que hall..... ;

que presenta buena exposición, como hacen las Codornices, y como hizo al parecer el Cuclillo que vio el R. P. Bougot; 2.° que en general esta clase de aves comienza la muda muy tarde, completando por consiguiente la renovación de sus plumas también muy tarde, de suerte que apenas las han mudado enteramente por el tiempo en que suelen comparecer, esto es, á principios de la primavera. Esta es la razón porque tienen entonces las alas tan débiles, y se les ve rara vez sobre los grandes árboles; solo se arrastran, por decirlo así, de una á otra mata, y hasta se posan algunas veces en el suelo, donde saltan como el Tordo. Puede decirse, pues, que en la época de los amores , estando lo supéifluo del alimento casi enteramente absorvido por el crecimiento de las plumas, puede contribuir muy poco á la reproducción de la especie; que por este motivo la hembra Cuclillo no pone por lo común mas que un huevo, ó á lo mas dos; y que teniendo esta ave menos recursos en cuanto al acto principal de la generación , tiene también men..s ardor con respecto á todos los actos accesorios que tienden á la conservación de la especie, tales como la nidífieacion, la incubación, la educación de los hijos etc.; actos todos que parten de un mismo principio y guardan entre si debida proporción. Por otra parte como los machos de esta especie tienen el instinto de comer los huevos de los pájaros, la hembra debe tener también el de ocultar cuidadosamente el suyo, ni debe volver tampoco al paraje en que lo ha dejado por no indicárselo a su macho : debe pues escoger el nido mas oculto y mas distante de los sitios que él frecuenta; si tiene dos huevos, debe asimismo distribuirlos en diferentes nidos, y debe coníiarlos á nodrizas extrañas, y descansar en ellas de todos los cuidados y atenciones necesarias que exige su completo desarrollo; y esto es también lo que ella hace , tomando sin embargo todas aquellas precauciones que le inspira su carino hacia sus hijos, y resistiendo a este mismo cariño para no descubrirse por alguna indis-creccion. Considerados los procederes del Cuclillo bajo este punto de vista , entrarían en la regla general, y

tomo iii.

supondrían el amor de la madre para con sus hijos, y hasta un amor bien entendido, que pretiere el interés del objeto amado á la dulce satisfacción de pro ligarle todos sus cuidados. Por otra parte, lasóla dispersión de sus huevos en nidos diferentes, cualquiera que sea la causa, bien sea la necesidad de ocultarlos á la voracidad del macho ó la pequenez del nido, bastaría solo para imposibilitar la incubación : la dispersión de los huevos del Cuclillo es muy probable, puesto que como ya llevamos dicho, se encuentran frecuentemente dos huevos bien formados en el ovario de las hembras, y rara vez dos de estos huevos en el mismo nido. Además, el Cuclillo no es la sola ave que no hace nido; muchas especies de Paros, las Urracas, las Arvelas no lo hacen tampoco; por lo tanto no es el único que hace su puesta en nidos ajenos, ni es tampoco el único que no empolla sus huevos; ya hemos visto que el Avestruz, en la zona tórrida , depone los suyos sobre la arena, dunde el solo calor del sol basta para hacer nacer el pollo. Es verdad que no los pierde mucho de vista, y está siempre velando por su conservación ; pero no tiene los mismos mutivus que la hembra del Cuclillo para ocultarlos y para disimular su adhesión, ni toma tampoco como esta hembra suficientes precauciones para dispensarla de cualquier otro cuidado. La conducta del Cuclillo no es, pues, una irregularidad absurda, una anomalía moslruosa , ni

......xe.pcion de las leyes de la naturaleza, como la

dama Willughby; es si un electo necesario de estas mismas leyes, una diferencia que pertenece al Orden de sus resultados, y que no podria filiar á ella sin dejar un vacío en el sistema general, y sin causar una inlerrupcion en la cadena de los fenómenos.

Lo que mas ha admirado al parecer á ciertos naturalistas, es la complacencia que ellos llaman inhumana de la nodriza del Cuclillo, la cual olvida tan fácilmente sus propios huevos para cuidar del de una ave extraña, y á veces enemiga y deslructura de su propia familia. Uno de estos naturalistas, muy hábil pur otra parte en ornitología, penetrado de esta singularidad, lia hecho observaciones seguidas sobre esta materia, quitando á muchos pajarillos los huevos que habian puesto, y reeniplanzaiidolos con un huevo único de cualquier otro pajaro, menos el del Cuclillo y el de aquel a quien pertenecía el nido: de todas estas observaciones ha creido deber concluir, que ninguno de los pájaros que se encargan de empollar el huevo del Cuclillo, aun en perjuicio de su propia familia, no se encargaría de empollar un huevo único de cualquiera otro pajaro, que se le presentase en las mismas circunstancias, esto es, que se substituyese á todos los suyos, porque esta complacencia es necesaria solo al Cuclillo, y porque solo el goza de ella en virtud de una ley especial del Criador.

¡ Pero y cuan precaria parecerá esta consecuencia si se pesan las rdlexiones siguientes! Primera: es necesario observar que la proposición de que se trata es general, siendo como es exclusiva : que á esle lílulo no seria menester mus que uu solo hecho contrario para refutarla; y que, aun suponiendo que no se tuviese conocimiento algunu de los hechos contrarios, se necesitaría para establecerla algo mas de cuarenta y seis observaciones ó experimentos hechos sobre unas veinte especies: segunda, que serian necesarias todavía muchas mas, y verilicaüas con el major rigor , para establecer la necesidad y la existencia de una ley particular, derogando las leyes generales da la naturaleza en favor del Cuclillo: tercera, que admitiendo que se hubiesen hecho los experimentos en número suficiente -J suficientemente probados, hubiera sido menester ademas, para hacerlos concluientes, asimilar los procedimientos lo mas posible, en todas sus circunstancias, \ no permitir en ellos absolutamente mas diferencias que las del huevo. Por ejemplo, no es igual sin duda que se penga el hue-26



Índice de páginas de Zoología Aves.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor dinoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.