Zoología. Aves. Página 400. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.. Museo pintoresco de Historia Natural.
Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 400. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.


400

cuando por los colores de su plumaje echa de ver que es de otra especie; en fin , muchos creen que antes de tomar el vuelo devora la cria á la nodriza que la habia sustentado. Diríase que han querido hacer del Cuclillo un arquetipo de ingratitud; pero no se le debían atribuir crímenes que son físicamente imposibles. ¿No es en efecto imposible que el joven cuclillo, cuando apenas se encuentra aun en estado de comer solo, tenga ya bastante fuerza para devorar una paloma torcaz, una alondra, un verderón ó una curruca ? Es verdad que se puede citar en prueba de esta posibilidad un hecho que refiere un autor grave, Klein, que lo observó á la edad de diez y seis años. Dice este autor que habiendo descubierto un nido de Curruca en el jardin de su padre, y en este nido un huevo único, que se creyó seria de Cuclillo , dio tiempo á este para que naciese y se vistiese de plumas; después de esto metió el nido y el ave en una jaula que dejó en el mismo sitio; pero al cabo de algunos dias encontró la madre Curruca cogida entre los alambres de la jaula, con la cabeza metida en el garguero del joven cuclillo, que se le tragó, dice, sin pensar, creyendo que se tragaba solo la Oruga que le presentaba su nodriza al parecer de muy cerca. Algún hecho semejante será el que habrá dado lugar a la mala reputación de esta ave; pero no es verdad que tenga el hábito de devorar ni á su nodriza ni á los hijos de esta. Primeramente tiene el pico muy débil, aunque bastante grueso, y la prueba de esto es ese mismo Cluclillo de Klein, pues murió sofocado, por no haber podido romper los huesos de la cabeza de la Curruca que se le quedo atravesada en la garganta. En segundo lugar, como las pruebas que se sacan de lo imposible son las mas veces equívocas y casi siempre sospechosas á los que saben pensar, he querido probar el hecho por vía de experimento. El 27 de junio puse en una jaula abierta á un cuclillo del año , que tenia ya diez pulgadas y media de longitud total con tres pollitos de Curruca , á los cuales apenas les habia salido la cuarta parte de sus plumas, y no sabian comer solos; pero este cuclillo, lejos de devorarlos ó de amenazarlos, parecia quererse mostrar agradecido á los favores que debia á la especie; y sufría con gusto que aquellos pajarillos, que no manifestaban temor alguno, buscasen un asilo bajo de sus alas y se calentasen allí como lo hubieron hecho bajo de las alas de su madre; mientras que por otra parte un mochuelo del año, que aun no se habia alimentado mas que con lo que le daban en el pico, aprendió á comer solo, devorando viva otra curruca que babian atado cerca de él. Bien sé que algunos, con el fin de hacer estos hechos mas creíbles, han dicho que el Cuclillo no comía mas que los pajarillas que acababan de nacer, y que no tenian aun plumas. A la verdad estos pequeños embriones son, por decirlo asi seres intermedios entre el huevo y el pájaro, y por lo tanto pueden absolutamente ser comidos por un animal que tiene la costumbre de alimentarse de huevos empollados ó no empollados; pero este hecho aunque menos inverosímil, no debe pasar por verdadero hasta que haya sido justificado por la observación.

En cuanto á la saliva del Cuclillo, se sabe que no es mas que el trasudor espumoso de la larva de cierta Cigarra. Es posible que se haya visto al Cuclillo buscar esta larva en la época en que está cubierta de espuma, y se haya creído después que ponía en ella su saliva; en seguida se habrá observado también que salía de esta espuma un insecto, y esto basta para que se haya dicho y creído que se engendraban gusanos de la saliva del Cuclillo.

No trataré de combatir seriamente la supuesta metamorfosis anual del Cuclillo en Gavilán; pues es un absurdo que nunca ha sido creído por los verdaderos naturalistas, y que algunos de ellos han refutado; únicamente diré que lo que ha podido dar ocasión á ello, es que apenas se encuentran estas dos aves en nuestros climas en el tiempo en que se asemejan por el plumaje, por el color de los ojos y de los pies, por la larga cola, por su estómago membranoso, por la vida solitaria, por las largas plumas que le bajan desde las piernas hasta sobre el tarso, etc. Añádase á esto también, que los colores del plumaje están muy sujetos á variar en ambas especies; en términos que se ha visto á una hembra Cuclillo bien probada que lo era por medio de la disección, la cual se hubiera tomado por el Esmerejón mas hermoso por sus colores y la linda variedad de su plumaje. Pero no es esto solo lo que constituye el ave de Rapiña, sino el pico y las garras, así como el valor y la fuerza, á lo menos la fuerza relativa ; y con respecto á esto está el Cuclillo muy distante de ser un ave de rapiña ; no lo es ni un solo dia de su vida, sino en apariencia y por circunstancias singulares, como lo fue el de Klein. Lottinger observó que los Cuclillos de cinco ó de seis meses son tan bobos como los pichoncillos, los cuales apenas se mueven, permanecen horas enteras en el mismo sitio y tienen tan poco apetito, que es necesario ayudarles á que traguen la comida. Es verdad que con la edad cobran atrevimiento, é imponen algunas veces á las aves de Rapiña. El señor vizconde de Querhoent, cuyo testimonio merece entera confianza, vio uno que cuando descubría alguna de dichas aves, erizaba sus plumas, alzaba y bajaba repetidas veces la cabeza con mucha pausa, y luego se echaba sobre su enemigo dando gritos; y con este manejo ahuyentaba á un cernícalo que se criaba en la misma casa.

Por lo demás, lejos de ser ingrato, parece que conserva el Cuclillo la memoria de los beneficios que recibe y no es insensible á ellos. Dicen que apenas llega de su cuartel de invierno, va apresuradamente á visitar el lugar de su nacimiento, y que cuando encuentra en él á su nodriza ó á sus hermanos de cria, todos experimentan una alegría recíproca, que cada uno expresa á su modo; y sin duda estas diferentes expresiones, sus mutuas caricias, sus gritos de alegría y sus juegos se habrán tomado por una guerra que los pajarillos hacian al Cuclillo. No obstante puede muy bien haberse visto entre ellos verdaderos combates: por ejemplo, cuando dejándose llevar un cuclillo extranjero por su instinto, haya querido destruir los huevos de otra ave para colocar los suyos en aquel nido, y lo hayan cogido en el hecho. El hábito bien probado que tiene de poner su huevo en el nido de otra ave, es la principal singularidad de su historia, aunque no carece absolutamente de ejemplo. Gessner habla de cierta ave de rapiña, muy semejante al Azor, la cual pone sus huevos en el nido de la Chova; y si se quiere creer que esta ave desconocida que se asemeja al Azor no es mas que un Cuclillo, con tanta mayor razón , cuanto que á este se le ha tomado muchas veces por ave de Rapiña, y que no se conoce ninguna verdadera ave de rapiña que haga su puesta en nidos extraños; no se puede negar á lo menos que los Torcecuellos colocan sus numerosos huevos en nidos de Sítelas, como me he asegurado por mí mismo; que los Gorriones se apoderan también de los nidos de Golondrinas , etc. : pero estos casos son bastante raros, sobre todo con, respecto á las especies que construyen nidos, porque la costumbre que tiene el Cuclillo de poner en nidos ajeros, debe considerarse como un fenómeno singular.

Otra particularidad de su historia es que no pone mas que un huevo , ó á lo menos no mas que un solo huevo en cada nido, porque es posible que pongan dos, como dice Aristóteles , y como se ha reconocido posible por la disección de las hembras, cuyo ovario presenta dos huevos bien formados y de tamaño igual.

Estas dos singularidades dependen al parecer de otra tercera y se pueden explicar por ella, y es que



Índice de páginas de Zoología Aves.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si crees que falta algo, o está confundido escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.