Zoología. Aves. Página 390. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3. Museo pintoresco de Historia Natural.
Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 390. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



pea le dé en cierto modo á conocer los huecos donde anidan los gusanos que busca, ó alguna cavidad donde poder él mismo colocar su nido.

Colócale en el corazón de un árbol carcomido, á unos diez y ocho ó veinte y mas pies del suelo, y mas comunmente en los árboles blandos, como los álamos blancos y sauces cabrunos, que no en las encinas. Macho y hembra trabajan sucesivamente si:, cesar horadando la parte sana del árbol basta dar con la apolillada: le vacian y ahuecan , echando afuera con los pies las virutas y polvo de la madera, trabajando sinuoso y profundo su agujero en términos que no puede penetrarle la luz del dia. En él alimentan á ciegas á sus pequeños. Su cria consta por lo regular de cinco huevos verdosos con marchitas negras. Los polluelos empiezan á encaramarse desde pequeños, aun antes de poder volar. Nunca se separan macho y hembra: desde muy temprano, y antes que ningún otro pájaro , se meten en su agujero, que no abandonan hasta el dia.

Algunos naturalistas le lomaron por el Pájaro pluvial (pluvia avis) de los antiguos, por ser voz vulgar que anuncia la lluvia por un grito muy diferente del ordinario. Es un son plañidero y arrastrado, que se oye de muy lejos, plieu, plieu, plieu. Llámanle también por ello los ingleses rain foul (ave de lluvia); y en algunas de las provincias de Francia, como en Borgoña, nómbrale el pueblo Procurador del molinero. Sus observadores mismos pretenden haber reconocido en él un notable presentimienle del cambio de temperatura y otras afecciones del aire; siendo probablemente esta natural previsión la que dio motivo á que la superstición le concediera otros conocimientos aun mas maravillosos. Ocupaba el primer lugar en los auspicios; y su historia, ó mejor su fábula, unida á la mitología de los antiguos héroes del Lacio, presenta un ser misterioso y augural de quien fueron interpretadas las señales funestas, las apariciones, y significativos los movimientos. Plinio nos da de ello un ejemplo sorprendente, que ofrece á un tiempo en los antiguos romanos dos caracteres que tendríamos por incompatibles, la superstición con la grandeza de alma.

Encuéntrase su especie en ambos continentes, y se ve muy esparcida, aunque poco numerosa en individuos. El de la Luisiana es el mismo que el de Europa; y el de las Antillas no compone mas que una variedad. Gmelin habla de un Pico verde ceniciento que vio entre los tungusos, y que tampoco es mas que una especie muy cercana ó variedad de la europea. No titubearemos en decirlo propio del Pico de Noruega de cabeza gris, dado por Edwards, del cual Klein y Brisson hicieron una especie particular. Solo difiere' en efecto de nuestro Pico verde en tener mas pálidos los colores, y sin rojo declarado su cabeza, á pesar de aparecer una leve tinta en su frente. Nota con razón Edwards que esta diversidad de colores proviene únicamente de la diferencia de los climas, que influyen en el plumaje de los Pájaros como en el pelo de los Cuadrúpedos, emblanqueciéndolos 6 empalideciéndolos, igualmente los friosdel polo. Aun lorma Brisson otra especie particular del Pico amarillo de Persia, que al parecer no es mas que un Pico verde, pues tiene su tamaño y casi sus colores. Aldrovando no habla de ese Pico amarillo de Persia mas que por una eslampa que de él le enseñaron en Vene-cía. Tan incierta noticia , en la cual parece afianzarse aun poquísimo este naturalista, no es suficiente para construir una especie particular, y puede que harto sea aun indicarla.

El mecanismo de su lengua fue siempre un objeto de admiración para todos los naturalistas. Borelli y Aldrovando describieron su forma y maqumismo. Olaus Jacobaius en sus /leías de Copenhague, y Me-ry en sus Memorias de la Academia de Ciencias de

osea, como aguijón, con que hiere en fus agujeros á los gusanos que componen todo su alimento. Su cola, compuesta de diez pennas tiesas dobladas hacia dentro, coruidas en su extremidad , y guarnecidas de toscas sedas, le sirve de punto de apoyo en la torcida actitud que con frecuencia se ve obligado á tomar para encaramarse y golpear ventajosamente. Anida en las cavidades que él mismo se abrió en parte, saliendo del seno de los árboles una familia, que aunque alada, se ve en la precisión de rastrear alrededor y entrar de nuevo en ellos para reproducirse y no dejarlos nunca.

Es muy numeroso el género de los Pico?, dividiéndose en especies varias por sus colores, y diferentes per sus tamaños. Los mayores son del grandor de la Corneja; y los mas pequeños del del Paro. Parece sin embargo, poco numerosa cada especie de por si, como no puede menos de suceder en todos los seres, cuya cansada vida disminuye su multiplicación. Con todo, ha puesto Picos la naturaleza en todos los paises donde produce árboles, y en mayor cantidad en los climas mas cálidos. Por doce especies que de ellos conocemos en Europa como también en el Norte de ambos continentes, contamos veinte y siete en las calurosas regiones de América, África y Asia. Por esto, á pesar de las reducciones que nos vimos obligados á hacer de las especies harto multiplicadas, por los nomencladores, tendremos treinta y nueve, de las cuales diez y seis fueron desconocidas antes de nosotros por los naturalistas. Observaremos ante todo que en general los Picos de uno y otro continente, dilieren de los demás pájaros por ¡a configuración de las plumas de su cola, que rematan toda» en puntas mas ó menos afiladas.

PICO VERDE.

Es el pico mas conocido y mas común en nuestros bosques. Llega por la primavera y hace resonar en las selvas los broncos y agudos gritos de tiacacan , tiara-can, que se oyen á lo lejos particularmente cuando vuela sallando y por brincos. Zambúllese, se levanta y traza en el aire undulosos arcos, lo que le impide sostenerse largo tiempo; pero á pesar de elevarse muy poco, sabe atravesar con todo grandes intervalos de tierra despejada para ganar otra selva. Por el tiempo del amor despide á mas de su ordinario grifo un llamamiento de cariño, que en cierto modo se parece á larga y estrepitosa risotada tió, tin, tió, tió, Un, repetido hasta treinta ó cuarenta veces seguidas.

El Pico verde descansa en tierra con mas frecuencia que los demás, cabe los hormigueros sobre todo, donde es seguro encontrarlos y aun prenderlos en lazos. Espera á las Hormigas á su paso, colocando su prolongada lengua en el pequeño sendero que ellas suelen trazar siguiendo en hilera. Cuando siente cubierta de ellas su lengua, retírala para tragarlas; empero cuando las retiene el frió en sus nidos y casi no salen de él, asalta su hormiguero, ábrele con los pies y el pico, y colocándose en el centro de la brecha que abrió, las coge á su gusto tragando también sus crisálidas.

En cualquiera otra circunstancia trepa por los árboles , á los cuales hiere á reiterados picotazos; trabaja con la mayor actividad, y despoja muchas veces de toda su corteza los árboles secos: óyense de lejos sus picotazos, y podrían contarse. Perezoso para cualquier otro movimiento, fácilmente puede uno acercársele, pues no sabe huir del cazador mas que dando vuellas alrededor de la rama y colocándose al lado opuesto. Cuéntase que después de algunos picotazos pasa al otro lado del árbol pira ver si le horadó; pero eso será para recoger sobre la corteza los Insectos que pusiera en movimiento, ó lo que parece mas verosímil, puede que el sonido de la madera que gol-

Índice de páginas de Zoología Aves.

 

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada cuentanoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.