Zoología. Aves. Página 379. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.. Museo pintoresco de Historia Natural.
Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 379. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.



ABEJARUCO JAVANÉS.

M javanicus (Horsf.—Raffles.)

Se encuentra no solamente en Java sino también en Sumatra. En la primera de estas islas recibe de los naturales el nombre de [{achangan, y e\ Biri-birien]n segunda. Su plumajees verde aceitunado, con reflejos de cobre roseta y una laja negra que pasa por encima de los ojos y va á perderse en las orejas. La rabadilla y la región anal son de un verde de agua marina. La garganta es deun amarillo de azufre, el cuello castaño, la parte media del vientre de un verde esmeralda , y los costados leonados. Su talla es de once pulgadas inglesas.

GÉNERO ARVELA, ALCIÓN,

Ó MARTIN—PESCADOR.

Alcedo (Lin.)

Tienen por dignósis genérica un pico muy largo, recto , anguloso , puntiagudo y de mandíbulas iguales. Su cuerpo es robusto y macizo; su cola corla y cuneiforme; sus tarsos cortos y débiles, su plumaje por lo general metalizado. Tienen hábitos ribereños, y su género de vida los hace exclusivamente ictiófagos.

MARTÍN-PESCADOR.

Alcedo hispida (Less.)

Buffon describe bajo el nombre de Árcela , la especie típica de este gérero, que es el Martín-pescador híspido ó de Francia. Héaquí sus palabras :

Semejase su vuelo al del Vencejo pescador cuando revolotea rozando con la tierra ó la superficie del agua. Su antiguo nombre de Alción , mucho mas noble que el común que lleva hoy dia, era razón que se le conservase, pues no resonó otro mas célebre entre los griegos. Llamaban alcionios los dias de calma por el solsticio, tiempo plácido para el aire y tranquilo para el mar, preciosos dias para los navegantes, en que parece el Océano un inmenso campo de cristal que deja surcarse y abre segurísimas sendas : también por este tiempo hacia el Alción su cria. Pronta siempre la imaginación á realzar con lo maravilloso las sencillas bellezas de la naturaleza, acabó de hacer mas brillante el cuadro colocando el nido del Alción sobre la límpida llanura; y Eolo encadenaba los vientos para que no dañasen á sus polluelos; y la solitaria y plañidera Alcyone su hija parecía estar pidiendo aun á las olas su infortunado Ceyxque Neptuno hiciera perecer, etc.

Esta historia mitológica del Alción, es lo propio que las demás fábulas, el emblema de su historia natural debiendo extrañar que Aldrovando, al concluir su larga discusión sobre él, diga no ser ya conocido. Bastaría la descripción de Aristóteles para dárselo á reconocer, y demostrarle ser nuestra Arvcla su suge-to. e El Alción , dice el filósofo, no es mucho mayor que el Gorrión; vése su plumaje pintado de azul y

verde, realzándole color purpúreo; resaltan unidos y confundidos en sus reflejos esos brillantes colores sobre el euerpo, alas y cuello. Es largo, afilado v amarillento su pico.

Descúbrese igualmente por ella su carácter comparando sus hábitos naturales. Era triste y solitario el Alción; nuestraArvela va siempre sola, siendo cortísima su estación amorosa. Diciendo habilar aquellas orillas del mar , añade Aristóteles que sube la corriente délos rios sin abandonar nunca sus orillas. Nadie negará que guste la Arvela de las riberas, frecuentando las orillas del mar donde encuentra todas las comodidades necesarias á su género de vida; v si alguien lo negase, podríamos probarlo por testigos de vista. Niégalo Klein, mas concretándose al mar Báltico, y pudiéndosele rechazar, como oportunamente notaremos, por malísimo observador en este género. Por último, era poco conocido en Grecia é Italia el Alción. Querefonte, en Luciano admira su canto como nunca oido. Según Aristóteles y Plinio, eran raras y fugitivas sus apariciones, viéndole revolotear rápidamente alrededor de las naves y meterse después en su pequeña cueva en las orillas: todo lo cual conviene cabalmente á la Arvela, que no se hizo común en ninguna parle y aparece rara vez.

Reconocérnosla igualmente en su modo de pescar, motivo porque le llama Licofronte eí Buzo, y según Opiano se echa y zambulle en el mar. Por este hábito de deslizarse á plomo en el agua, le llamaron los italianos Piombino (pequeñoplomo). Es, pues, evidente cuanto convienen al Alción de Aristóteles todos los caracteres externos y hábitos naturales de nuestra Arvela. Los poetas colocaban sus nidos fluíanles por el mar; mas reconocieron los naturalistas que no construye nido y que deposita sus huevos en agujeros horizontales cerca de las riberas de los rios ú orillas del mar.

Su estación de amor y dias alciónws, que caían I cerca del solsticio, son lo único en que exactamente no conviene lo que nos consta de la Arvela, á pesar de verla aparejarse muy temprano y antes del equinoccio. Dejando sin embargo aparte lo que para embellecerla pudo añadir la fábula á la historia del Alción , podría ser que en mas benigno clima se adelantasen aun mas losamores de la Arvela (esto sindeducir aun las diversas opiniones que se suscitaran sobre la tstacion de los dias alcióníos). Según Aristóteles, no siempre por los mares de la Grecia eran cercanos á los del solsticio los dias alcionios: aunque era esto mas constante en el mar de Sicilia. Tampoco convenían los antiguos en el número de estos dias. Culumela los pone en las calendas de marzo, tiempo en que empieza á construir su nido nuestra Arvela.

Solo habla distintamente Aristóteles de una especie de Alción ; y únicamente insiguiendo un equívoco y al parecer un pasaje adulterado en que sagun corrección de Gessner se habla de dos especies de Golondrinas, hicieron los naturalistas dos Alciones : uno pequeño y con voz , y olro grandey mudo. Belon, para dar con los dos , llamó Alción rocáí al Alción menor; y Alción mudo á la Arvela, á pesar de no ser muda.

Pareciónos necesaria esta discusión crítica en una materia nunca aclarada por los naturalistas. Klein, que notó su confusión , aumentóla dando á la Arvela dos dedos hacia adelante y dos hacia atrás; apoyándose en la autoridad de Schwcnckfcld errónea también en este punto, y en la engañosa figura de Belon , que fue sin embargo corregida por este mismo naturalista al describir exactísimamente la singular formado su pié. De sus tres dedos anteriores vese al externo estrechamente unido al del medio hasla su tercera articulación , de suerte que figuran un solo dedo, formando en la parte inferior ancha y aplanada planta de pié. El dedo interno es cortísimo, y mas aun que el posterior. I'iés igualmente cortísimos; grande cabe-

cuerpo es de un negro aterciopelado. El tórax y los costados son negros con gotecillas oblongas de un verde de agua marina, y esta última coloración es propia del bajo-vientre y de las coberteras inferiores. Las timoneras son de un negro aterciopelado, y solo las dos del medio están festonadas de un verde dorado.

Índice de páginas de Zoología Aves.

 



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Actualiza la información que consideres obsoleta cuentanoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.