Zoología. Aves. Página 342. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.. Tomo 3. Museo pintoresco de Historia Natural.
Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 342. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



(1) Ensayo sobre la historia de Chile, traducido del Italiano. París 1789, p. 225 y 226.

(2) El príncipe de WÍed-Meuwied, corrobora nuestra opinión cuando dice, «T. III, p. 122» dt su Viaje al Brasil Trad. franc.) «Se ha crecido que estas bellas aves solo se alimentan con la miel de las flores, pero en su estómago se han encontrado reliquias de Insectos.»

mon, y de tal modo estaban familiarizados, que iban á tomar su alimento de los labios de su ama.

A este interesante hecho, añade otro Latham, que proporciona un medio ingenioso de conservar estos delicados seres. Habiéndose apotflfrado el general Da-vies de muchos Pájaros-moscas rubíes, ya adultos, llegó á conservarlos con vida mas de cuatro meses, alimentándolos con miel ó con jarabe y suministrándoles de cuando en cuando una mezcla de melaza y agua, que introducía en el interior de varias coloras de llores artiliciales hechas en formado campana, como las de ciertas campanuláceas y que procuró imitar con la mayor perfección posible.

Por último, Azara refiere que don Pedro de Meló de Portugal, gobernador del Paraguay, conservó, durante muchos meses, un Pica-flor, cogido ya adulto, y que llegó á familiarizarse tanto, que daba besos á su amo, ó revoloteaba alrededor de él para pedirle la comida. Se le alimentaba dándole de cuando en cuando flores frescas, y lo mas ordinariamente, ofreciéndole almíbar en un vaso que se le inclinaba para que pudiese alcanzarlo con toda comodidad. Esta interesante ave pereció por culpa de un criado.

Es fácil apoderarse de los Pájaros-moscas, ocultándose en las malezas y cogiéndolos por un movimiento rápido cuando zumban como esfinges delante de una flor, sirviéndose de una red de Mariposas mas grande y con el mango mas largo que las que se emplean para cazar Lepidópteros; debe desecharse el visco, que echaría á perder su precioso plumaje. Algunos viajeros han empleado también cerbatanas, escopetas con taco de sebo y carga de agua en vez de plomo, con lo que se consigue aturdirlos etc.; pero en nuestras excursiones siempre los hemos matado con la escopeta simplemente cargada de perdigones menuditos, y tirando á doce ó quince pasos de distancia: este método nos ha proporcionado aves nada estropeadas, siendo por otra parte el masespedito.

Las plumas de los Pájaros-moscas han sido empleadas en otro tiempo, entre los peruanos y mejicanos, para hacer cuadros de rara belleza y admirable frescura, que alaban en extremo Jiménez y otros antiguos historiadores de las conquistas españolas. Su cuerpo entero, disecado y revestido de sus mismas plumas, servia de adorno, en las florestas del Brasil, á las jóvenes machakalis, formándose de ellos collares, ó llevándolos pendientes de las orejas. Ciertamente estos adornos naturales igualaban á las mas preciosas piedras con tanto arte pulimentadas por los artífices de los pueblos civilizados. ¡Cuántos atractivos no debían tener estas hijas de la naturaleza ostentando grandes plumas de ara, tanto rojas como azules, sujetos los cabellos con una guirnalda de brillantes flores de he-liconia, y guarnecido el cuello, así como las orejas, de záfiros, de esmeraldas y de topacios arrancados á los Pájaros-moscas!

Como todo lo que existe , los seres que nos ocupan tienen indudablemente numerosos enemigos; pero el mas cruel, el mas encarnizado parece ser la gruesa y monstruosa Araña velluda, muy conocida en todos los lugares cálidos de la América, y llamada por los naturalistas Araña avicular. Tendiendo sus telas alrededor del nido del Pájaro-mosca, aguarda con astucia la época en que los hijuelos salen á luz; ahuyenta á sus padres y madres chupando y devorando á los hi-

Í'os; y aun á veces, cuando sorprende á aquellos les lace sufrir la misma suerte. Tal es el cuadro que representa Bucholz en la lámina V de su primera década.

Se han propagado los cuentos mas absurdos acerca de los Pájaros-moscas. Su talla diminuta y la belleza extraordinaria de su plumaje no parecieron suficientes para darles interés; fue preciso unir á lo natural lo maravilloso ; y esto hasta el punto de haberse dicho que son medio aves y medio moscas, sin que hayan faltado

personas mas ó menos ilustradas, y hasta eclesiásticos que aseguraron haber viste nacer de una mosca á la avecilla que nos ocupa (I).

El jesuíta Molina, autor de una historia de Chile, errónea en su mayor parte, se expresa á este propósito como sigue : «Los Pigdas son las aves conocidas bajo los nombres de Pica-flor, Pájaros-moscas, y Trochi-lus de Lignneo. Estos son muy comunes en todo Chile ; y durante el estío se les ve zumbar como la Mariposa alrededor de las flores sin posarse en ellas casi nunca. Su canto no es mas que un cloqueo muy débil, proporcionado al órgano que lo produce. Los machos se distinguen de las hembras por el brillo de la cabeza, cuyo color propende al naranjado ; sobre los árboles coloca su nido, el cual construye con pedaci-tos de paja y plumón para depositar en él dos huevos blancos salpicados de amarillo y del tamaño de. un guisante. El tiempo de su procreación es el estío, y la hembra y el macho empollan alternativamente: cuando el invierno se aproxima, esta pequeña ave se cuelga de una rama con su pico, y en esta posición cae en una especie de letargo que dura todo el invierno. Este es únicamente el tiempo mas adecuado para apoderarse de ellos; porque cuando están en su vigor, casi es imposible conseguirlo.»

Nunca los Colibríes traspasan los límites de la zona intertropical; lo que no sucede á los Pájaros-moscas, que viven indiferentemente bajo el Ecuador y en las zonas templadas, y muchas veces próximos á las latitudes glaciales, sea en la América del Sur ó sea al Norte en la provincia de Massachusetts.

El Sasin se adelanta sobre la costa Noroeste hasta la bahía del Nootka; y el Paraguay, Chile, el Perú y Méjico, rivalizan hoy en número de bellas especies que allí se descubren cada dia. Sin embargo el Rrasil y la Guayana son la patria adoptiva y predilecta del mayor número de estas aves.

PAJARO-MOSCA PETASÓFORO.

Ornismya petasophora (Less;—Syn.); Trochilus petaso-phorus (Pr. de Wied.)

Solo hace algunos años que esta elegante ave ha aparecido en las colecciones, siendo el primer autor que la ha descrito Mr. Vieillot, que en 1817 la- dio á conocer bajo el nombre de Pájaro-mosca de pico de sierra, en vista de un individuo enviado del Brasil. Mr. Natterer, viajero alemán, le llamó Pájaro-mosca de orejas violáceas; y por último el príncipe Maximiliano de Wied-Neuwied, que exploró el Brasil en la misma época, lo describió en su Fia/e bajo la denominación de Petasóforo, cuyo nombre le ha conservado Mr. Temminck, al dar por primera vez la lámina de esta encantadora especie.

El Petasóforo tiene próximamente cuatro pulgadas y seis líneas de envergadura. Su pico, de color moreno, está ligeramente arqueado en su longitud, pero no obstante de una manera poco perceptible. La mandíbula superior se ve guarnecida de menudos dientes, dispuestos sobre sus bordes de modo que hacen imaginar que el ave no debe satisfacer su apetito con jugos melifluos solamente, sino que se nutre, sin duda alguna de pequeños y delicados Insectos que coge con los dientes agudos de que está armado su pico (2).

Lo que particularmente caracteriza á este Pájaro-mosca, y lo que, al mismo tiempo, ha contribuido á

 

Índice de páginas de Zoología Aves.

 



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza. Tomo 3 Zoología. Aves. Página 342. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada dinoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.