Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 337. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



Fernandez, y los de Pisn, Jimnez, Acosta, Gomara , Marcgrave, colaborador de Pisn , Garcilaso y Dutertre, los cuales mencionaron con frecuencia estas aves, sin que hoy sea til el citar sus indicaciones demasiado superficiales para ser de una grande utilidad. Hacia fines del mismo siglo, Hans, Sloane, Catesby, Edwvards, Brown, el padre Lavat, Ples-mier, Luis Fessillee y Rochefort, publicaron descripciones bastante completas de algunas especies , y desde los primeros aos del siglo ivui, estos seres fueron mejor conocidos, respecto su Historia Natural , porque su brillantez y hermosura lo habian hecho interesantes, y eran buscados por los investigadores y admitidos en las colecciones de curiosidades, especialmente en la de Seba.

Los Pjaros-Moscas y los Colibres, tienen las propias costumbres, iguales hbitos, y la misma gala en su plumaje. En nada se diferencian unos de otros, propiamente hablando, pues que solo se distinguen en que el pico de los primeros es aproximadamente recto, mientras que los segundos lo tienen casi encorvado manera de arco.

Pero, no obstante, la talla mas proporcionada de los Colibres , y su pico mas constante , inducen pensar que debe haber en ellos diferencia de rgimen, y que estos son mucho mas insectvoros que sus congneres de pico recto. La mayor parte de los naturalistas no hacen distincin entre ambos sub-gneros, sin embargo, de ser muy conveniente, aunque solo fuera para mayor comodidad en su estudio.

Cules son los caracteres mas notables de los Pjaros-moscas? Dejaremos que conteste esta pregunta el gran escritor, que para pintarlos acumul los brillantes colores de su paleta, y cuyo estilo, quizs en demasa limado, para que la verdad deje veces de ser alterada, ha impreso, no obstante, sus descripciones el sello de la inmortalidad. H aqu de todos los seres animados el mas elegante por su forma , y el mas brillante por sus colores. Las piedras y los metales mas exquisitamente labrados por el arte, quedan oscurecidos al lado de esta joya de la naturaleza que en el orden de las aves le ha colocado en el ltimo grado de la escala de magnitud, mxima miranda in minimis.

Su obra maestra es el diminutivo Pjaro-mosca, y parece como que se ha complacido en colmarle de todos los dones que reparti entre las dems aves: ligereza, rapidez, presteza, gracia y riqueza de adorno, todo pertenece esle pequeojavorito. La esmeralda , el rub y el topacio, brillan sobre su vestidura, que no mancha jams con polvo de la tierra, y en su vida, totalmente area, toca al csped por algunos instantes: siempre se le ve en el aire y volando de flor en flor de cuya frescura y belleza participa; alimntase de su nctar, y tan solo habita en aquellos paises donde estas suntuosas y odorferas plantas se renuevan constantemente.

Mas adelante se expresa en los siguientes trminos: Dirase que los Pjaros-moscas siguen el curso del sol, que avanzan y se retiran con l, y que, en alas del zfiro, vuelan en pos de una eterna primavera. Ciertamente, nada puede igualar la magia del estilo que pinta con tan vivos colores la belleza de los Pjaros-moscas , y sin embargo, ser preciso no tomar esta descripcin al pi de la letra, porque contiene mas de un error, que podr reconocer el que siga el curso de estas breves consideraciones. .

En parte ninguna son mas numerosas ni multiplicadas las especies de Pjaros-moscas, que en las vastas florestas del Brasil y de la Guayana. En estas inmensas soledades, donde la naturaleza ostenta con profusin un lujo imponente y magestuoso ; donde los rios precipitan sus ondas en cuencas profundas; donde densos vapores absorbidos por los rayos de un sol ardiente y perpendicular, fertilizan, fecundan y hacen

tomo iii.

brotar multitud de grmenes; donde sin cesar se abren nuevas flores; donde los rboles nunca pierden su verde follaje, all viven estas aves delicadas al resguardo de los enemigos numerosos que amagan su existencia, y cujas asechanzas solo evitan por la prontitud de sus rpidos movimientos. En estos bosques, lujo de los siglos, aparecen ac y acull diferentes claros, lugares que los Pjaros-moscas apetecen, prefirindolos para hacer en ellos su acopio. No obstante, si la falda de un cerro convida con su frondosa copa un rbol elevado de la familia de las eritrinas de las eugenas, si algunos naranjos cubiertos de flores crecen alrededor de las cabanas , entonces, atrados por sus corolas, hacen de estos rboles su morada revoleteando, se posan apenas algunos segundos sobre las mas gruesas ramas, mas frecuentemente se balancean aparecen inmviles delante de sus flores.

Nada causa mas viva impresin en el alma del viajero, quien el sol de la Amrica fatiga por primera vez, y en la edad de las emociones, que estas escenas pintorescas y nuevas, que as se ofrecen sus miradas. Al penetrar en los bosques del Brasil de la Guayana, se maravilla de las proporciones gigantescas de los rboles cargados de flores y frutas, sosteniendo sobre sus ramas jdantas parsitas extraas, que forman jardines areos como los de Babilonia. La variedad de estos vejetales tiene los mayores encantos, y los bellos diseos del conde de Clar'ao y de Mr. Ruggendas, apenas pueden dar una idea aproximada. Hasta los mas insignificantes matorrales , estn formados de sndalo y de melstomas; algunas bignonias serpentean se enlazan con los troncos de los rboles, trepan hasta su cima, descendiendo hasta flor de tierra, y suben nuevamente para formar en las quiebras, y sobre las barrancas arcos de verdor y de flores, vergeles tan elegantes como variados; esta mezcla acertada reunin de la naturaleza vejetal, los Epidendros parsitos, los grandes Beliconias, los Boletos de un encarnado flgido, unid los Tangaras de variados colores, los Guit-guites azules, los Pjaros-moscas resplandecientes, y aun tendris una idea bien imperfecta de la rara hermosura de estos apartados lugares.

Entre los fragmentos literarios relativos los Pjaros-moscas del Brasil, citaremos con preferencia un extracto tomado de nuestro amigo Fernando Denis en sus Escenas de la Naturaleza entre los trpicos, o La Mariposa, dice este joven viajero, era entre los griegos el emblema del alma. Quin no se sorprender al ver que la mas ligera y encantadora de las aves haya renovado la misma creencia en uno de los pueblos brasileos (1)? Cuntas veces no he admirado yo los graciosos Pjaros-moscas sobre los penachos blancos de las jensosas, vindoles luego pasar de un rbol otro con mas rapidez que la vista.

Los nombres que estas aves recibieron en su patria, tanto por parte de los indios, como de los europeos trasladados al Nuevo-Mundo, varan sin duda , segn la ndole de cada pueblo; pero siempre son la expresin mnemnica de sus cualidades, de sus costumbres y de sus atributos. Los indios, estas tribus nmadas, que viven en la espesura de los bosques, y quienes distinguimos con el nombre de salvajes; estos hombres entregados toda su vida las observaciones de su instinto, cuyas ideas poticas son las imgenes de los objetos que hieren su vista, han adoptado nombres que significan las mas veces y en metfora, Rayos del sol, Caballos del astro del dia, Ave mur-

(1) Mr. Humbolt (Monumentos de los pueblos de la Amrica), refiere, hablando de la religin de los mejicanos, que la esposa del Dios de la guerra, llamada Toyamiqui, conducia las almas de los guerreros muertos en defensa de losdoses.la mansin del soly los transformaba en Colibres.

22

 

Índice de páginas de Zoología Aves.

 

 

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si crees que falta algo, o está confundido dinoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.