Zoología. Aves. Página 322. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.. Museo pintoresco de Historia Natural.
Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 322. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.


paradíseo grande esmeralda.

Paradíseo mayar (Lin.)

Casi todas las noticias que hemos referido en cuanto á la historia del Paradíseo pequeño esmeralda, son también aplicables á la raza de gran talla, que distinguimos por el nombre de Grande esmeralda, sobre lo que están de acuerdo la mayor parte de los autores. Lo que nos ha autorizado á pensar de una manera contradictoria, es la abundancia del pequeño Esmeralda , en comparación con la extremada escasez del gran Paradíseo , sin contar la estimación de que gozan entre los malayos los despojos del primero, mientras que los del segundo están considerados como de menos valor y de mas difícil salida.

Los naturalistas modernos habían confundido con el nombre de Puradiscea apoda el grande y el pequeño Esmeralda, y las consideraron como dos razas de una misma especie. Entre tanto Forster habia establecido hace mucho tiempo, su distinción, conformándose con la opinión de Valentín ; pero mucho antes que él, desde 1605, Clusio habia indicado dos especies, la una mas grande que habita en las islas de Aró, y la otra mas pequeña, moradora de la Nueva-Guinea ; y la estampa que ofrece en la página 360 es la del Paradíseo grande esmeralda, á quien llama Paradiscea avis majoris cjcwris, mientras que el pequeño Esmeralda lleva el nombre de manucodiata ■minoris generis. (pág. 360.)

El Paradíseo grande esmeralda tiene el pico de diez y ocho líneas de longitud, ligeramente encorvado y de un azulado plomizo, excepto en los bordes cortantes, que son de un blanco plateado. Las plumas déla frente se adelantan sobre las narices, y son cortas, apretadas, aterciopeladas, y de un verde esmeraldino. Este aterciopelado se extiende desde la comisura hasta el ojo, cubre la garganta.se adelanla sobre la parte anterior del cuello, formando una especie de manchón.

La parte superior de la cabeza, así como los costados del ruello son de un pajizo sucio, la región inferior de este último órgano y el tórax son de un pardo violáceo oscuro, y el manto, las coberteras de las alas y el lomo son de un moreno castaño intenso, que se aclara y toma un matiz mas suave sobre el vientre. Las remeras y sus coberteras son igualmente de un pardo castaño; dan al ala una disposición puntiaguda y llegan en longitud casi á la totalidad de las timoneras, que son diez,todas iguales, sin comprender en este'número las dos largas hebras que exceden á la extremidad de la cola en mas de diez pulgadas. Estas dos hebras son vellosas en su nrcimiento , y guarnecidas de barbas muy cortas y muy duras, prolongadas hasta su extremidad , donde lorman una especie de paleta angosta y larga. Las plumas que nacen debajo

del ala para constituir los hacecillos que adornan los co tad is, exreden en longilud a la cola, están descompuestas , son blandas, transparentes, blancuzcas y estan ligeramente lavadas de una tinta de ocre mas ó menos amarillenta , y después en su libre extremidad de un color encarnado vinoso; las mas cortas, ó las de la parte anterior, están manchadas de un rojo oscuro.

Sus tarsos son largos y negros, y la longitud total del ave desde la punta del pico á la extremidad de la cola es de quince pulgadas, comprendiendo en estas dimensiones los filamentos de la cola.

Los despojos de esta especie son poco aprecíados en las Molucas, y en Amboma reciben el nombre de Burong-malé, aves muertas, como ya se ha dicho al hablar del pequeño Paradíseo. En la historia que los autores han trazado después de lo que refiere Valentín, se dice que el gran Paradíseo permanece en las islas de Arú durante la estación calurosa ó los monzones de Oeste , y que no regresa á la Nueva-Guinea, basta la época de las lluvias que sobreviene con los monzones del Este. Se dice además que los Paradíseos viajan en bandadas como de cuarenta individuos bajó la dirección de otra ave que vuela siempre delante de los demás. Este gefe, sí hemos de dar crédito á Valentín (viaje de Foresta la Nueva-Guinea, página f. 5) es negro con manchas rojas, y los habitantes de aquellas regiones lo consideran como el rey de las Aves del Paraíso, las que, según la opinión del mismo autor, no abandonan jamás á este gefe misterioso , ya cuando vuelan ó cuando descansan. Pero cúmplenos advertir que esta sumisión les seria fatal porque al posarse sóbre la fierra, experimentarían la mas grande dificultad para emprender nuevamente su vuelo. Pero todo induce á creer que esta opinión está fundada en ideas fabulosas, y lo que hay de cierto es que se posan sobre los grandes árboles y que buscan los higos del ivarenga.

Dicen además los malayos que los Grandes paradíseos, mientras reinan los monzones del Este, pierden las largas plumas que forman hacecillos en los costados, así como las hebras de la cola, pero que solo están cuatro meses privados de sus adornos. Todavía está menos demostrado que estos largos penachos puedan permitirles el elevarse á una considerable altura en el vuelo, sirviéndose de este adorno como de una especie de paracaida, y á causa de la facilidad que tienen estas aves de hender el aire con rapidez, se les dio el nombre vulgar de Golondrinas de Iérrate; además que los mencionarlos adornos perjudican por el contrario á la dirección del vuelo cuando los vientos se oponen a su rumbo, y que en ese caso no pueden evitar el peligro, riño elevándose perpendicularmenle hasta cierta región donde una capa de aire etmosférico mas tranquilo les permita continuar su ruta.

No nos fue posible encontrar el gran Paradíseo en la Nueva-Guinea, y nunca entre los centenares de pieles disecadas del pequeño Esmeralda, que los papúes conducían á bordo diariamente, llegamos á ver ni un solo despojo de aquellos. Los individuos que llegaron á nuestro poder , nos fueron enviados desde Amboina, y provenían de los coróenros malayos, que trafican con los habitantes de Ceram. Esta especie, por tanto, parece ser únicamente peculiar de las islas de Arú y de la costa occidental de la Nueva guinea.

La hembra (Levaillant, Aves del Paraíso, (lám. II.) del mismo modo que la del pequeño Esmeralda , carece de atavies en los costados, de hebras en la cola, y del color verde esmeralda que tifie la cabeza del macho. El occipucio y el cuello son de un pardo matizado de amarillento ; la frente y la garganta son de un parduzco fuliginoso bastante intenso; las alas, el lomo y la rola de-un rastaño oscuro y los pies negros.

en medio. Es notable que las mencionadas hebras estén cubiertas ya en uno solo, ya en los dos lados y sobre todo, cerca déla base, de sutiles barbillas ásperas y rudimentales.

Por último, el verde esmeralda se manifiesta en la parte superior del pico y en la barba; una placa de color castaño cubre la garganta, pero la cabeza y el cuello sonde amarillo aterciopelado y fresco, mientras el castaño solo está debajo del cuello, sobre el lomo, las alas, rabadilla y la cola ; sin embargo una especie ríe festón blanco amarillento circuye las plumas secundarias formando en la parte superior del ala una especie de listón. Toda la parte superior del cuerpo es de un blancuzco sedoso y lustroso, y Mrs. Quoy y Gaimard han notado durante su permanencia en la Nueva-Guinea por el mes de agosto que se veia una gran cantidad de machos jóvenes entre las hembras.

Índice de páginas de Zoología Aves.

 



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Actualiza la información que consideres obsoleta comunicasnoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.