Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 321. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



rlura<: están arquearlas de tal modo , que por medio de ellas pueden colgarse de los árboles. La naturaleza ha criado así á este Fénix, para que pudiese eludir las asechanzas de los animales que viven en el mismo país: Pareció imposible que la hembra pudiese empollar sus huevos, y muchos opinan que los coloca sobre la espalda del macho, donde los incuba colocándose sobre él.» Sin embargo, Pigafetta, compañero de Magallanes en el primer viaje que al rededor del mundo emprendieron los navegantes europeos, en 1519, hablando de las Aves del Paraíso, que el rey de Bachian les dio para el de España, menciona los pies, y tal era la tenacidad de las preocupaciones de entonces, que no faltaron naturalistas que mas tarde hayan desmentido la aserción de este observador verídico. Pigafetta se expresa de este modo: «se nos dieron para el rey de España dos aves muertas muy hermosas, del tamaño de un tordo; tienen la cabeza pequeña, el pico largo y las piernas del grueso de una pluma de escribir, y de un palmo de longitud. La cola se parece á la del Tordo, y carece de alas, porque generalmente los naturales se las arrancan ; pero en su lugar poseen largas plumas de diferentes colores, semejantes á penachos. Todas las demás plumas, excepto las que tienen en lugar de alas, son de un color oscuro. Esta ave no vuela sino cuando hace viento y se dice que viene del Paraíso terrenal, por lo que se le da el nombro de Bnlondinata, es decir, Ave de Dios.»

Pigafetta pues, fue el primer europeo que ha descrito el Ave del Paraíso, sin mezclar lo real con lo maravilloso, indicando proporcionadas dimensiones, dejando á un lado la longitud que atribuye á las piernas de dicha ave, lo que evidentemente parece ser un error de pluma. Las fábulas que sirvieron á las tradiciones relativas á estos volátiles, se hallaron sucesivamente sancionadas por la autoridad de J. Othon, Helvigio, Boncio Cluséo, Gesner, Alovando , Edwars, Seba y otros muchos autores antiguos, no hicieron otra cosa que copiar los unos de los otros. Pero Marcgrave merece particular mención, por haber hablado de una manera muy inteligible en dos lugares de la obra que publica acerca del Brasil (Amst. El-zev, 1848, p. 201 y 219).

Asi pues, deben ser desechadas entre las fábulas, pues todas inducen á creer que carecen de pies las Aves del Paraíso; que vuelan sin cesar, aun durante el sueño, o que solo se detienen por cortos intervalos, agarrándose á las ramas de los árboles, con las hebras de su cola; que el macho y la hembra tienen en el aire su acceso como lo verifican las Mariposas; que solo se alimentan de vapores y de roció; que por último tienen el vientre lleno de grasa y provisto de visceras, juntamente con otras lindezas que la ignorancia y el charlatanismo se complacieron en propagar con un interés extraordinario.

Barrera quiso destruir un error con otro todavía mas craso, concediendo á las Aves del Paraíso unos pies tan cortos y tan cubiertos de pluma, que parecían privadas de ellos. Desde luego se advierte ser este dictamen un término medio adoptado entre la opinión de que los Paradíseos nacen sin pies, y la de los habitantes de las islas de Arú, pues admiten según Helvigio que los pies se le caen por consecuencia de enfermedad ó vejez. Pero los isleños de Aru sabían muy bien que esto no es cierto y se complacían en engañar con particularidades que contribuían según ellos á dar mas precio á su mercancía. Es mas probable, como dice Forster, el que los manojos de plumas sub-alares perjudiquen al vuelo de los Paradíseos, cuando el viento sopla con fuerza; y este viajero dice textualmente: «los buques holandeses que navegan entre la Nueva-Guinea y las islas de Arú, encuentran muchas veces bandadas de estas aves que vuelven de una tierra á otra. Si el viento es demasiado fuerte, estos volátiles se elevan en el aire, casi perpendicularmente, hasta llegar tomo iu.

i la región en que la atmósfera está menos agitada, y entonces continúan su rumbo; jamás vuelan con el viento que perjudicaría á sus largas plumas, sino por el contrario, se encaminan via reta en dirección opuesta, huyendo de los chubascos que los echarían á tierra.» Estos mismos detalles los habia suministrado Helvigio.

Según los habitantes de las islas de Arú, la muda pone á esta ave muy enferma y esta incomodidad la siente durante medio año ó algo mas volviendo á parecer con sus galas después de las posturas; Buffon, dice, que en agosto; pero nosotros podemos asegurar que los Paradíseos muertos en julio, nos han ofrecido sus antiguos adornos, lo que obligaría á cambiar de opinión sobre esta pretendida muda, verificada todos los años durante muchos meses.

Lo que se encuentra en los libros de la Historia Natural respecto á su género de vida conviene bastante con nuestras propias observaciones. Helvigio afirma que los Paradíseos se alimentan de los frutos escamosos del Waringa ficus benjanmvas y Valentín habla de los frutos de un árbol llamado teampedoch; pero nosotros los hemos visto constantemenente el mes de julio comiendo los higos del amihu, las semillas de teck; y Linneo indica que comen además grandes mariposas habiendo nosotros observado que buscaban las blatas, y en general los Insectos. La opinión de Boncio referente á que dan caza á las avecillas para devorarlas, tiene menos fundamento por mas que los Paradíseos tengan todos los hábitos de los Cuervos, lo que por otra parte explicaría este apetito carnicero.

En suma, el Paradíseo pequeño esmeralda es omnívoro ó insectívoro, y frugívoro á un mismo tiempo. Habita la Nueva Guinea, donde recibe la denominación de Mambeforc; tiene las costumbres y el grito ronco que caracteriza á los Coráceos, y como ellos frecuenta los bosques; es vivaracho, bullicioso y no permanece mucho tiempo en un mismo punto.

La hembra posee una librea de las mas sencillas, no ostenta adornos en los costados ni hebras.en la cola , ni matices de esmeralda en la garganta ni la frente; exhala con poca diferencia el misino grito que el macho, es decir, articula las sílabas i'uac, vuac, dos ó tres veces seguidas. El ave que Levaillant presenta como hembra en la lám. V de sus Paradíseos, es un macho joven, que no tiene todavía los adornos de los costados ni las hebras de la cola.

La hembra es una tercera parte menor que el macho, tiene el pico azulado, los tarsos robustos, las alas de la misma forma, la cola mediana y compuesta de doce timoneras rectilíneas. Un castaño pardo guarnece el pico subiendo sobre la frente y cubriendo la garganta , un parduzco canela cubre el sincipucio y la parte superior del cuello donde se dibuja una especie de collar de un amarillo de paja muy claro. El manto, el lomo y la rabadilla, las alas y la cola son de un castaño canela uniforme, que propende mas ó menos al parduzco. La parte inferior del cuello hasta la región anal, es blancuzca, y está ligeramente teñida de bermejo muy claro sobre los costados. El Paradíseo pequeño esmeralda , cuando muy joven se parece en todo á la hembra, por lo que es imposible distinguirlos sin valerse para ello de la autopsia; sin embargo de que las formas de los jóvenes son poco mas largas. Por lo demás , tiene la misma coloración mate. Carecen igualmente de los atavíos que embellecen sus costados, de las hebras de la cola y del verde esmeralda que rodea el pico, porque su rostro y su cuello están teñidos de castalio, y tienen el pecho de un calor blanco-bermejizo.

Cuando los jóvenes van creciendo en edad, hacia el segundo año sin duda, se les ve engalanarse con las dos hebras delgadas de la cola y esta entonces se compone tan solo de diez timoneras normales, prolongándose dichas hebras á expensas de las dos timoneras de 21

 

Índice de páginas de Zoología Aves.

 



 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor cuentanoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.