Zoología. Aves. Página 318. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3. Museo pintoresco de Historia Natural.
Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 318. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



que vienen á Europa para hacer penachos, solo pueden dar una idea muy imperfecta de las proporciones abultadas y robustas que el ave posee cuando esta viva. Las plumas de la frente constituyen una franja de un verde esmeralda qHe pasa al verde de terciopelo con reflejos negros y cambiantes, coloración que se observa además en las plumas de la parte anterior del cuello, presentando un matiz todavía mas fresco. La región superior de la' cabeza, las partes laterales y la posterior del cuello, hasta el manto, son de un amarillo pálido, mientras que lo restante del dorso, así como las alas y la cola , son de un castaño claro que pasa á un pardo de canela en las partes inferidresdel cuerpo.

Elpicoestá cubierto de una lámina córnea, y blanca, sobre la cual domina una tinta azul; los tarsos son azulados, y los ojos, llenos de fuego y vivacidad, tienen el iris de un amarillo de oro. Las hebras son delgadas, de color castaño y están cubiertas, aunque solo por un lado, de tenues é imperceptibles barbillas. Los dos hacecillos de plumas que se advierten en los costados son de un amarillo brillante realzado por algunos trazos longitudinales de un castaño lustroso, y en su extremidad están lavados de blanco suave, delicado y como nebuloso.

El Paradíseo pequeño esmeralda tiene movimientos vivos y ágiles; y las mismas costumbres que se observa en la mayor parte de los Coracias. En las selvas que habita busca la copa de los mas corpulentos árboles, y cuando desciende á las ramas menos elevadas, es para proporcionarse el alimento ó para ponerse al abrigo del caluroso sol de medio dia que le incomoda, y por tanto busca con empeño la sombra que produce elfrondoso y tupido follaje de algunos gigantescos vegetales.

Rara vez abandona estos árboles en medio del dia, y solo por mañana y tarde se le ve atender á su alimento. Ordinariamente cuando se cree solo, exhala un grito penetrante que repite con frecuencia, y expresa con exactitud las sílabas vuac, vuac, vuac, ftwrte-meote articuladas. Durante nuestra permanencia en la Nueva-Guinea, por el mes de julio, estos gritos nos parecieron ser un excitativo para las hembras que cacarean agrupadas por veintenas en los próximos árboles obedeciendo así á la voz del amor.

Jamás entre esta serie de hembras vimos mas que un macho contoneándose lleno de orgullo y luciendo sus galas suntuosas en medio de ellas, cuyo sencillo traje desprovisto de elegancia, contrastaba violentamente á la par del que lucia aquel riandy emplumado, cuya altivez no era inferior á la del Gallo cuando canta el himno de la victoria, después que consiguió vencer á su rival, conquistando así la soberanía de un gallinero.

El Paradíseo pequeño esmeralda ¿es por acaso polígamo ó bien el excesivo número de hembras que se reúnen en turno de él, dependerá de que los indígenas, en virtud de la incesante persecución que hacen á los machos, disminuyen su raza? Esto es lo que sucede , al paso que las hembras no hostigadas por el Hombre viven en paz sin temerle y sin que tengan que huir, á no ser de sus mortales enemigos las bestias montaraces.

En la caza de los Paradíseos, nada mas fácil que seguirles la pista y matar un considerable número de ellos, pues vuelan sin que, al parecer, piensen en otra cosa que en exhalar sus gritos de vuac, vuac. El primer individuo que se presentó á nuestra vista la encantó de tal modo con su bellísimo plumaje, que la escopeta quedó inmóvil en nuestras manos. ¡Tan protunda fue la admiración que hemos sentido! Caminábamos con precaución por los senderos que trazaran los puercos silvestres al través de los frondosos y umbríos bosques inmediatos á la ensenada de Dorey, cuan do un Paradíseo pequeño esmeralda que -veíamos volar sobre nosotros de una manera graciosa y llexi-

tas; los maclios nn se cuidan de su alimento, sino por la tarde y por la mañana, permaneciendo ocultos durante el dia entre el follaje; su grito es fuerte y sonoro. Solo nos liemos podido proporcionar algunos despojos del gran Paradíseo esmeralda, al llegar á Amboi-sea. Los traficantes malayos, no los reciben en esta metrópoli de las posesiones holandesas en las Indias orientales, sino por los corocoros de la isla de Ceram. Asi pues, esta especie parece con evidencia, que únicamente tiene por mansión las islas de Arú, y acaso se halle asimismo en la parte meridional de la isla de Ceram. Además de esto, si bien es indudable que nunca liemos visto Paradíseos esmeraldas en la isla de Wai-gin, los naturales de ella nos brindaron con pieles de Paradíseos rojos conservadas en bambúes, y como nosotros malamos allí la hembra que hicimos disecar para que ¡lustrase esta obra, debe designarse la isla de Waigín romo patria de esta magnífica especie.

Por último, la prodigiosa cantidad de pequeños esmeraldas mutilados para formar penachos, que nos vendieron los papúes del Norte y de la Nueva-Guinea, y el gran número de machos y hembras que matamos á las inmediaciones de la ensenada de Dorey, nos autorizan á considerar esta parte de la Papuasia como el país donde esta especie es extraordinariamente común permaneciendo estacionaria.

Los adornos del macho con plumaje completo se componen de penachos, ya de un amarillo delicado, vade un rojo admirable; una tinta acastañada mas ó menos oscura ó de un amarillo mas ó menos puro, colora el resto riel plumaje, y las remeras y timoneras sonde color castaño; una placa esmeralda forma sobre la garganta un alzacuello ó gola, y el pico, de un aspecto córneo, está guarnecido de verdinegro.

PARADÍSEO PEQUEÑO ESMERALDA.

Paradiso?a minor (Lin.)

El epíteto unido al nombre de Paradíseo esmeralda, hace presumir que los naturalistas reconocen una especie de mayor tamaño, aunque la mayor parte de ellos han pretendido que estas dos pudieran reputarse como variedades la una de la otra. En efecto, Linneo, Latham y Daudin han indicado el pequeño Paradíseo esmeralda como una variedad del que nosotros diseñaremos bajo el nombre de gran Paradíseo esmeralda.

Mr. Cuvier ha participado déla misma opinión, asegurando que estas dos aves pertenecían á la misma especie y que' á lo mas podian reconocerse dos razas, la una dé talla relativamente á la mayor que sirvió de tipo específico; pero Forster fue el primero que con justicia los separó en dos espacies perfectamente distintas por su tamaño y demás caracteres y observamos qna Shaw y Waglcr son de la misma opinión.

Aunque semejantes por la coloración de su plumaje, el pequeño Paradíseo esmeralda es de mayor talla, y aquel no vive como este en los mismos puntos de la Nueva-Guinea. Es mucho mas común y su menor talla no es la única particularidad de organización que le distingue. Su plumaje tiene matices mas'vivos, y sus miembros participan de. otras proporciones, ¿No vemos por otra parte reproducirse las mismas circunstancias en los caracteres de las Palomas magnífica y virgen? La primera que es de gran talla , habita en el Norte de la Nueva. Holanda, la segunda muy pequeña en sus proporciones, delicada y débil, vive por el contrario en la Nueva Irlanda en medio de sus frondosas selvas, y sin embargo, en estas dos especies hay una identidad absoluta en sus caracteres, no menos que en sus formas.

El pequeño Paradíseo esmeralda, es de una talla igual á la del Grajo de Francia, y no excede su longitud de doce á trece pulgadas sin comprender en ella las hebras de la cola.. Las pieles disecadas y contraídas

 

Índice de páginas de Zoología Aves.

 

 

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si crees que falta algo, o está confundido escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.