Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 308. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.



VARDIÓLA.

Seba la llamó Ave del Paraíso, como suele hacerlo con todas las extranjeras que tienen la cola larga; bajo cuyo respecto la Vardiola era digna de este nombre, porque su cola tiene doble longitud que todo su cuerpo, tomada desde la punta del pico basta el extremo opuesto. Sin embargo, es preciso confesar que su cola no está formada como la del Ave del Paraíso, supuesto que las rectrices están guarnecidas ó provistas de barbas en toda su longitud, y se ven en ellas otras muchas diferencias.

A pesar de ser blanco el color dominante de esta ave, tiene la cabeza y el cuello negros con reflejos purpúreos muy vivos; los pies de un rojo claro; las barbas de las plumas grandes de las alas negras, y las dos plumas del medio de la cola, que exceden mucho á las demás, son algo negras desde su base basta la mitad de su longitud.

Los ojos de la Vardiola son vivos y tienen un circulo blanco; la base de la mandíbula superior está guarnecida de plumitas negras parecidas á pelos, que se dirigen hacia adelante y cubren las narices; sus alas no llegan mas allá del nacimiento de la cola. En todo esto se aproxima á la Urraca; pero difiere de ella por la cortedad de los pies, que á proporción son la mitad mas cortos, lo que produce otras diferencias en su continente y en su marcha.

Encuéntrase en la isla de Papoe, según afirma Seba, cuya descripción, única original, comprende todo cuanto se sabe de esta ave.

SUB-GÉNERO GRAJO.

PyrfhocóraT (Cuv.)

Son notables por su pico comprimido, arqueado y escotado como el de los Mirlos; pero tienen las narices cubiertas de plumas aterciopeladas como los Cuervos. Buffon se ha ocupado muy detenidamente del Grajo de los Alpes, representado en la lám. LXXXI, que era no há mucho, la única especie de este género. Sin embargo, Mr. Cuvier le ha añadido el de Sicrisio,

que Levaillant ha estampado en la lám. LXXXII de sus aves de África; la que nos ocupa, es notable por los tres largos troncos encorvados y sin barbas, que nacen en la región auricular de cada lado de la cabeza, y que superan en longitud á toilo el cuerpo. Esle es pardo con plumas flojas y rojizas sobre el occipucio, tiene el pico amarillo y los tarsos negros. Se dice que vive en las Indias.

se sabe cuan equívoco y sujeto á errores está este método de juzgar. Es cierto que lo mismo dice el P. du Tertre; pero es mas verosímil que lo haya sacado de Aldrovando, cuya ornitologia le era bien conocida, supuesto que la cita a renglón seguido. Por otra parte solía hacer las descripciones de memoria, y esta necesita aun fio. En fin, su descripción de la liraca de las Antillas es quizas la única en que se hace inancio o de las plumas de la cola.

GRAJO COMÚN Ó DE EUROPA

Garrulus (Vieill.—Temm.)

Estas aves tienen mas rasgos de conformidad que de desemejanza con las Cornejas, y por esto es útil hacer de unas y otras una comparación no interrumpida y minuciosa, para aclarar mas y mas la historia de ambas.

En general los Grajos son mas pequeños que las Cornejas. Su grito, al menos el de los de Europa, únicos cuya historia conocemos perfectamente, es mas agrio y penetrante, y ha influirlo visiblemente en la mayor parle de los nombres que se le han dado en diferentes lenguas, tales como Choucas, Gracus, h'au, Klass, etc.; pero su voz no tiene una sola inflexión, pues me han asegurado que alguna vez se les oye gritar lian, Han, lian.

Dice Aldrovando que ambos grupos comen Insectos, granos, frutas, y rara vez carne; pero no se acercan á los muladares, ni suelen ir por las costas á saciar su apetito con los peces muertos y otros cadáveres arrojados á ellas por las olas; y aunque se parecen mas á la Corneja común ó de pico blanco y á la Encapotada, que á la Corbina, se aproximan á esta sin embargo por la costumbre de ir á caza dé huevos de Perdiz, y de destruir gran número.

Vuelan á bandadas como la Corneja calva; á imitación suya establecen una especie de colonias aun mas numerosas que aquellas, compuestas de multitud de nidos colocados unos cerca de otros, y como amontonados sobre un árbol, en un campanario, ó en la cima de castillos inhabitados. Una vez apareados 1 macho y hembra, se conservan el amor y fidelidad mas duraderos, y por consecuencia de esta mutua aficion, cada vez que la vuelta de la estación alegre da á los seres vivientes la señal de una nueva generación, se les ve buscarse con el mas ansioso anhelo y hablarse sin cesar; pues entonces el grito de los animales es un verdadero lenguaje, siempre bien hablado, y siempre bien entendido. Se les ve acariciarse de mil suertes, juntar sus picos como para besarse, probar todos los modos de unirse antes de entregarse á la verdadera unión, prepararse para cumplir con los deberes de la naturaleza con todos los grados del deseo, y con todos los vínculos de la ternura.

El Grajo es ave de paso, aunque no con tanto rigor como la Corneja calva y la Encapotada, porque siempre se quedan en el país un buen número de ellas durante el verano. En todos tiempos pueblan las torres de Vincenas, como también los edificios antiguos que les ofrecen la misma seguridad y las mismas comodidades: sin embargo, en Francia se ven en verano muchos menos que durante el invierno. Las que viajan se reúnen en grandes vuelos como las Cornejas, y algunas veces hasta llegar á formar con ellas una sola bandada, que bien se hace oir por donde pasa, con su continua gritería. Sus épocas no son las mismas en Francia que en Inglaterra, porque en otoño dejan juntamente con sus hijos la Alemania, por donde no parecen hasta la primavera, en que ya han pasado el invierno en nuestro país; y Frisch asegura con mucha razón, que durante su ausencia no empollan, ni á su vuelta traen los hijos; pues el Grajo tiene de común con las otras aves, que no hace puestas en invierno.

En cuanto á sus partes internas, notaré Solamente que exceden de las laterales en ocho ó diez pulgadas; y también por los colores, pues tiene el pico y los pies rojos; el cuello azul con un collar blanco; la cabeza azul con una mancha blanca salpicada de negro, que se extiende desde el nacimiento de la mandíbula superior hasta el origen del cuello; la espalda de color de tabaco; la rabadilla pajiza; las dos plumas largas de la cola azules con un poco blanco al extremo, y el tronco blanco; las otras plumas de la cola rayadas de blanco y azul; las del ala mezcladas de azul y verde; y la parte inferior del cuerpo blanco.

Comparando la descripción de la Urraca de las Antillas hecha por el P. du Tertre, con la que hizo Aldrovando de la de las Indias con cola larga, no puede dudarse que ambas son de una ave de la misma especie, é indígenas de América, como lo asegura dicho du Tertre, que la observó en Guadalupe; y no del Japón, según dice Aldrovando, á no suponer que se hava extendido hacia el Norte, y pasado por allí de uno á otro continente.

Índice de páginas de Zoología Aves.

 



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Actualiza la información que consideres obsoleta comunicasnoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.